Noticias de Israel en español 24 horas en directo

Para finales de este siglo, el verano en Israel será 49% más largo y caluroso

Por: Jonathan Aikhenbaum / En: Jpost / Traducción de Noticias de Israel

©780AM

El calor extremo que hemos experimentado esta semana nos da un vistazo triste de cómo será la vida para las generaciones futuras en Israel. Todos podemos sentir el calor aquí. Lo sentimos al principio del verano, en nuestra carne y en nuestras facturas de electricidad, cada vez más altas. Sin embargo, más allá de los sentidos, los recuerdos y la temperatura inusual que aparece en el termómetro, debemos mirar los registros del servicio meteorológico para tener una buena visión del cambio climático en el país.

Los hallazgos de los servicios meteorológicos verifican la tendencia global: Mientras que las temperaturas globales han aumentado en un promedio de un grado centígrado en los últimos cien años, en nuestra región, el aumento es de 1,5°,  50% más que el promedio mundial. Esta tendencia particularmente grave en la cuenca del Mediterráneo oriental nos ha hecho merecedores del título de «punto caliente del cambio climático». En sólo los últimos 30 años, la temperatura media en Israel ha aumentado entre 0,5° y 0,65°. Durante un período más largo (1850-2016), el aumento oscila entre 0,14° y 0,20° por década. Estas tres tendencias se complementan básicamente entre sí: la aceleración del calentamiento global, el empeoramiento del cambio climático y el empeoramiento particular de nuestra región: la cuenca del Mediterráneo oriental.

La explicación de la aceleración del calentamiento global es compleja, pero bien entendida y descifrada por la comunidad científica: Cada vez quemamos más combustibles fósiles (gas natural, petróleo y carbón), que son responsables de aproximadamente dos tercios de las emisiones de gases de efecto invernadero de los seres humanos. Por si fuera poco, la gente también está acelerando la destrucción de sistemas ecológicos esenciales en el mundo, como la tala de grandes bosques para industrias explotadoras que utilizan la tierra para la cría de ganado o la fabricación de aceite de palma. El resultado de la deforestación es que nuestro mundo está reabsorbiendo mucho más dióxido de carbono de lo que solía hacerlo.

La aceleración del calentamiento global va acompañada de un empeoramiento del cambio climático por una razón muy simple. La mayor parte del calor excedente en el cambio climático es absorbido por los océanos, que modifican las corrientes de aire y agua y, en términos generales, toda la máquina climática. El resultado es que hay más días de calor extremo y más sequías.

Un estudio reciente realizado por un grupo de investigadores israelíes advierte que si no empezamos a trabajar ahora para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, en Israel y en todo el mundo, podemos esperar que hacia finales del siglo XXI, el verano en Israel dure un 49% más, mientras que el invierno será un 56% más corto. Este aumento del número de días calurosos en comparación con la disminución del número de días fríos exacerbará la gravedad de la sequía y los peligros de los incendios forestales y la contaminación del aire. Se trata de una tendencia en la que las temperaturas medias de otoño e invierno serán 2,5° superiores a las actuales, y en la que la temperatura media mínima también aumentará significativamente.

Debido a que nuestra región es particularmente sensible al cambio climático, un cambio en la política de Israel no sólo es posible, sino necesario. Es esencial porque la lucha por salvar el clima no depende del peso relativo de cada país, sino de una respuesta a la siguiente pregunta: ¿Cuál de los dos bandos, los realistas del clima o los escépticos del clima, logrará crear una dinámica más fuerte, que creará normas internacionales claras que convenzan a toda la comunidad internacional? Dentro de diez años, podríamos estar en una situación en la que no haya nuevas perforaciones de petróleo o gas en ninguna parte del mundo, o en una carrera sin precedentes para voltear cada roca y encontrar el combustible fósil que hay debajo de ella.

Vía Jpost

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More