X

Israel lidera la batalla contra el coronavirus

Imagen: Enlab.com

El Primer Ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, que ha calificado al coronavirus como “la peor epidemia en cien años”, anunció por primera vez la semana pasada que la cuarentena obligatoria (catorce días) reservada hasta ahora a los turistas y ciudadanos llegados de ciertos países europeos y asiáticos se había extendido “a todo el mundo”.

Ahora, como se anunció anoche, la Agencia de Seguridad de Israel (Shin Bet) rastreará a los pacientes de coronavirus y la ruta que tomaron hasta que entraron en aislamiento u hospitalización. La tecnología permitirá al Shin Bet identificar a las personas que se encontraban al alcance del paciente y se podrá informar a los que estuvieron expuestos al virus, directamente a sus teléfonos, de que deben entrar en aislamiento o ser sometidos a pruebas.

Aunque “sólo” hay unos 300 casos de coronavirus en Israel hasta la fecha, decenas de miles de israelíes están en autocuarentena.

Israel tiene nueve millones de habitantes. Italia, que tiene 60 millones, ha visto hasta ahora sólo 2.000 auto-aislamientos. La población israelí estaba lista para “quedarse en casa”.

El mundo no se acabará, si no podemos vencerlo viviremos con el coronavirus, dijo Eyal Waldman, el CEO de la compañía Mellanox, también en cuarentena. Este optimismo también pertenece al modelo israelí. Boaz Lev, que dirige la unidad de epidemias del Ministerio de Salud, dijo que la cuarentena depende del hecho de que los israelíes “actúan como ciudadanos modelo”. Lo contrario ocurrió en Italia.

Eyal Zimlichman, el médico que supervisa el aislamiento en el Centro Médico de Sheba, el noveno mejor hospital del mundo, dijo que Israel “es como un laboratorio vivo” en respuesta a la epidemia.

Los pacientes que se sospecha que están infectados pueden llevar los dispositivos de la start-up israelí TytoCare, que permite a los médicos escuchar a distancia su corazón y sus pulmones. Un sistema de sensores de la empresa israelí EarlySense monitoriza también su respiración. Los tejidos desarrollados por Sonovia, en teoría para pacientes de quimioterapia, se han transformado en máscaras que podrían eliminar, no sólo bloquear, el coronavirus. Los laboratorios en China están probando este modelo, inventado por dos profesores de química de la Universidad de Bar-Ilan y que infunde mecánicamente nanopartículas antivirales y antimicrobianas en los tejidos para las máscaras y otros productos protectores.

Y el Instituto de Investigación de Migal Galilee rápidamente comenzó a trabajar en una vacuna contra el coronavirus. Independientemente de si la vacuna de Migal tiene éxito o no, el gran esfuerzo es emblemático de la actitud de Israel hacia las crisis. Es una mezcla de evaluación sobria, ciencia y autodeterminación. Dado que el 30 por ciento de los trabajadores sanitarios de Wuhan contrajo la enfermedad por contacto con los pacientes, los hospitales del sudeste asiático, incluidos los de China, Japón, Corea y Hong Kong, están utilizando otro invento israelí, el robot Temi, para minimizar el contacto con los pacientes.

Israel se ha estado preparando para este tipo de evento durante muchos años sin definirlo. Y “puede ser el único país occidental que no ha tenido infecciones injustificadas”, – hasta ahora – dijo Tomer Hertz del Departamento de Microbiología, Inmunología y Genética de la Universidad Shraga Segun.

En Israel hay muchos centros médicos capaces de duplicar el número de camas de cuidados intensivos mediante la conversión de sus sótanos. Empezaron a pensar en ello cuando Galilea terminó bajo los cohetes Katiuscia de Hezbolá. El hospital subterráneo más avanzado del mundo, con 2000 camas, está situado a 17 metros bajo tierra en el Rambam de Haifa, que fue atacado durante un mes en 2006. En ese momento, los pacientes terminaron en sótanos y pasillos. Se decidió que también debía funcionar en tiempos de guerra. Y esta guerra también se combate con microscopios y medicinas.

Israel, una guarnición-democracia de soldados y premios Nobel, siempre ha hecho de la necesidad una virtud.

Relacionado