X

Ensayo de vacuna rusa mostró que el 100% de los participantes desarrollaron anticuerpos

© israelnoticias.com

La vacuna rusa “Sputnik-V” contra el COVID-19 produjo una respuesta de anticuerpos en todos los participantes de las primeras etapas de los ensayos, según los resultados publicados el viernes por la revista médica The Lancet que fueron aclamados por Moscú como respuesta a sus críticos.

Los resultados de los dos ensayos, realizados en junio-julio de este año y con 76 participantes, mostraron que el 100% de los participantes desarrollaron anticuerpos contra el nuevo coronavirus y no hubo efectos secundarios graves, dijo The Lancet.

Rusia autorizó la aplicación en dos tiempos para uso doméstico en agosto, el primer país en hacerlo y antes de que se publicaran datos o se iniciara un ensayo a gran escala.

“Los dos ensayos de 42 días, que incluyeron 38 adultos sanos cada uno, no encontraron ningún efecto adverso grave entre los participantes y confirmaron que las candidatas a la vacuna provocan una respuesta de anticuerpos”, dijo The Lancet.

“Se necesitan ensayos a gran escala y a largo plazo, incluyendo una comparación con un placebo, y una mayor supervisión para establecer la seguridad y la eficacia a largo plazo de la vacuna para prevenir la infección por COVID-19”, dijo.

La vacuna se llama Sputnik-V en homenaje al primer satélite del mundo, lanzado por la Unión Soviética. Algunos expertos occidentales han advertido contra su uso hasta que se hayan realizado todas las pruebas aprobadas internacionalmente y se hayan tomado las medidas reglamentarias.

Pero con los resultados ahora publicados por primera vez en una revista internacional revisada por pares, y con un ensayo de etapa posterior de 40.000 personas lanzado la semana pasada, un alto funcionario ruso dijo que Moscú había enfrentado a sus críticos en el extranjero.

“Con esta (publicación) respondemos a todas las preguntas de Occidente que se han hecho diligentemente en las últimas tres semanas, francamente con el claro objetivo de empañar la vacuna rusa”, dijo Kirill Dmitriev, el jefe del Fondo Ruso de Inversión Directa (RDIF), el fondo soberano de Rusia, que ha respaldado la vacuna.

“Todas las casillas están marcadas”, dijo a Reuters. “Ahora… empezaremos a hacer preguntas sobre algunas de las vacunas occidentales”.

Dmitriev dijo que al menos 3.000 personas ya habían sido reclutadas para el ensayo a gran escala de la vacuna Sputnik-V lanzado la semana pasada, y que los resultados iniciales se esperaban para octubre o noviembre de este año.

Al comentar los resultados de las primeras etapas del ensayo, el autor principal, el Dr. Naor Bar-Zeev, del Centro de Acceso Internacional a las Vacunas de la Escuela de Salud Pública Bloomberg de la Universidad Johns Hopkins de los Estados Unidos, dijo que los estudios eran “alentadores pero pequeños”.

Bar-Zeev, que no participó en el estudio, dijo que “la eficacia clínica de cualquier vacuna COVID-19 no se ha demostrado todavía”.

CARRERA PARA DESARROLLAR LA VACUNA

Los gobiernos y las grandes empresas farmacéuticas se apresuran a desarrollar una vacuna para poner fin a la pandemia de COVID-19, que ha matado a más de 850.000 personas en todo el mundo y ha infectado a unos 26 millones.

Más de media docena de fabricantes de medicamentos ya están llevando a cabo ensayos clínicos avanzados, cada uno con decenas de miles de participantes y varios, entre ellos el británico AstraZeneca y los estadounidenses Moderna y Pfizer, esperan saber si sus vacunas contra el COVID-19 funcionan y son seguras para finales de este año.

The Lancet dijo que las primeras etapas de los ensayos sugirieron que la vacuna Sputnik-V produjo una respuesta en un componente del sistema inmunológico conocido como células T.

Los científicos han estado examinando el papel que desempeñan las células T en la lucha contra la infección por coronavirus, y los últimos hallazgos muestran que estas células pueden proporcionar una protección a más largo plazo que los anticuerpos.

La vacuna, desarrollada por el Instituto Gamaleya de Moscú, se administra en dos dosis, cada una de ellas basada en un vector diferente que normalmente causa el resfriado común: los adenovirus humanos Ad5 y Ad26.

Algunos expertos han dicho que el uso de este mecanismo de administración podría hacer que la vacuna contra el COVID-19 sea menos eficaz, ya que muchas personas ya han estado expuestas al adenovirus Ad5 y han desarrollado inmunidad a él.

En China y los Estados Unidos, alrededor del 40% de las personas tienen altos niveles de anticuerpos por una exposición previa a Ad5. En África, puede ser que tengan altos niveles de hasta el 80%, según los expertos.

Denis Logunov, uno de los desarrolladores de la vacuna en el Instituto Gamaleya, dijo a Reuters que la vacuna utiliza una dosis suficientemente fuerte de Ad5 para superar cualquier inmunidad anterior, sin comprometer la seguridad.

La dosis de refuerzo, basada en el adenovirus Ad26, que es más raro, proporciona más apoyo porque la probabilidad de una inmunidad generalizada a ambos tipos en la población es mínima, dijo.

Rusia ha dicho que espera producir entre 1,5 y 2 millones de dosis mensuales de su potencial vacuna COVID-19 para finales de año, aumentando gradualmente la producción a 6 millones de dosis mensuales.

Relacionado