Tribunal búlgaro condena a dos terroristas de Hezbollah a cadena perpetua por ataque de 2012 en Burgas

Un tribunal búlgaro condenó el lunes a dos terroristas vinculados a Hezbollah e Irán a cadena perpetua por un mortal atentado con bomba en un autobús en 2012 contra turistas israelíes en el aeropuerto de Burgas.

La juez Adelina Ivanova condenó a los dos hombres – que huyeron de Bulgaria y fueron juzgados en rebeldía – a “cadena perpetua sin libertad condicional”.

El ataque en julio de 2012 mató a cinco israelíes, entre ellos una mujer embarazada, su conductor de autobús búlgaro y el franco-libanés que llevaba el explosivo, y dejó más de 35 personas heridas.

Fue el ataque terrorista más mortífero contra los israelíes en el extranjero desde 2004.

Las autoridades búlgaras e israelíes culparon del atentado al grupo terrorista chiíta libanés Hezbollah, lo que contribuyó a la posterior decisión de la Unión Europea de incluir en la lista negra al ala militar de Hezbollah.

La juez Adelina Ivanova condenó a los dos hombres -que huyeron de Bulgaria y fueron juzgados en ausencia- a “cadena perpetua sin libertad condicional”, declarándolos culpables de terrorismo y homicidio.

Los dos terroristas fueron identificados como Meliad Farah, australiano de 31 años en el momento del ataque, y Hassan El Hajj Hassan, canadiense de 24 años, y fueron acusados a mediados de 2016 de ser cómplices del terrorista.

Un análisis de ADN identificó al bombardero como Mohamad Hassan El-Husseini, de 23 años, de nacionalidad franco-libanesa.

Las imágenes de las cámaras del aeropuerto lo mostraban deambulando por el vestíbulo de llegadas del aeropuerto con una mochila a la espalda poco antes de la explosión que destrozó un autobús fuera de la terminal que se dirigía a Sunny Beach, un popular destino veraniego en el Mar Negro.

Según los relatos de los testigos, trataba de meter su mochila en el compartimiento de equipaje del autobús lleno de israelíes cuando explotó.

Los turistas que murieron tenían todos unos 20 años, excepto una mujer embarazada de 42 años.

Los fiscales no pudieron determinar si el explosivo había sido detonado por el terrorista o detonado a distancia por uno de los dos hombres, que también le había ayudado a montar el artefacto explosivo.

Vínculo con Hezbollah

La fiscal Evgenia Shtarkelova dijo a los periodistas la semana pasada que “abogó por el castigo más severo porque considero que este acto terrorista merece ser castigado de la manera más severa posible”.

Los dos hombres fueron juzgados en ausencia en enero de 2018 por un ataque terrorista y homicidio, pero nunca fueron localizados.

Según una investigación sobre el atentado, llegaron a Bulgaria desde Rumania en junio de 2012 y se fueron de nuevo la noche siguiente al atentado.

Un defensor público de Hassan, la abogada Zhanet Zhelyazkova, refutó que las pruebas de la presunta complicidad de su cliente con el atentado eran “sólo circunstanciales”.

Sin embargo, Shtarkelova dijo que la naturaleza del artefacto explosivo, las licencias de conducir estadounidenses falsas utilizadas por los dos hombres, su ascendencia libanesa y algunos lazos familiares “vinculan a ambos acusados (…) y el ataque a la organización terrorista Hezbollah”.

La investigación del atentado determinó que las licencias falsas fueron hechas por la misma imprenta en una universidad del Líbano. También dijo que los sospechosos recibieron dinero de personas vinculadas a Hezbollah.

En comentarios recientes sobre el caso, el fiscal jefe de Bulgaria, Ivan Geshev, subrayó que Hezbollah estaba detrás del atentado “en términos de logística y financiación”.

La fiscalía confirmó que no tenía ninguna pista sobre el paradero de los dos hombres y que se les sigue buscando en una notificación roja de la Interpol.

El fallo del tribunal sigue siendo apelable ante un tribunal superior.