Noticias de Israel en español 24 horas en directo

Enviados de la Unión Europea acuden a Israel por ayuda para hacer frente a la crisis migratoria

Por: Alex Traiman

Getty Images

Esta semana, embajadores de toda Europa se reunieron en Tel Aviv con expertos israelíes en seguridad y derecho para aprender a hacer frente a la crisis migratoria que ha golpeado duramente a Europa durante la última década.

El evento fue organizado por el Centro de Asuntos Públicos de Jerusalem, que presentó su reciente estudio sobre las implicaciones legales, de seguridad y culturales de la crisis, titulado “La ola migratoria en Europa: Un dilema existencial”.

La presidenta de la sesión, Fiamma Nierenstein, editora del estudio, dijo al Sindicato de Noticias Judías que “la crisis existe en Europa y por eso los embajadores buscan respuestas”. El Estado judío, dijo, “resuelve muchos de los mismos problemas, pero al mismo tiempo prevalece en el mantenimiento de una clara identidad nacional”, al tiempo que garantiza sus propios intereses de seguridad.

Nierenstein, un ex diputado italiano que emigró a Israel en 2013 y que actualmente es un alto funcionario de la JCPA, dijo: “Israel ha demostrado que puede exportar sus conocimientos sobre cómo abordar cuestiones complejas como el terrorismo. Los europeos reconocen esto y ahora tienden a escuchar si Israel puede proporcionar una visión útil de este nuevo problema, que amenaza la naturaleza misma de Europa como un continente con ideales occidentales”.

El debate en el evento fue amplio pero tranquilo, lo que no es habitual en un tema que se ha saturado demasiado en toda la Unión Europea. El General de Brigada Yossi Kuperwasser, director del Proyecto de Eventos Regionales en Oriente Medio de la JCPA y ex jefe del departamento de investigación de la Dirección de Inteligencia Militar de las FDI, habló sobre las implicaciones para la seguridad de la ola de inmigración.

Kuperwasser instó a los gobiernos europeos a no combatir a las organizaciones extremistas que ya operan en sus países, señalando que el adoctrinamiento contra el extremismo violento está muy extendido en la educación islámica en Europa, en el sistema penitenciario europeo y entre los nuevos conversos al islam.

Tenemos que mejorar nuestros métodos de inteligencia y de lucha contra el terrorismo”, dijo, “pero ya se ha hecho mucho al respecto”.

Kuperwasser también advirtió en contra de hacer la vista gorda a lo que él llamó radicalismo “suave”. Según él, las cuestiones, que ahora pueden parecer menos problemáticas, pueden llegar a ser mucho más apremiantes en el futuro.

“Europa debe decir que rechaza toda forma de radicalismo, ya sea el terrorismo o formas más suaves de radicalismo”, dijo el experto en Oriente Medio. Como ejemplo, Kuperwasser señaló que muchos musulmanes se adhieren a la doctrina islámica, apelando a ser menos agresivos, viviendo bajo la soberanía de no musulmanes y creyendo que se convertirán en gobernantes en el futuro.

“El hecho de que ahora vivan en Europa como una minoría”, dijo, “no significa que los musulmanes hayan abandonado la idea de que el islam se convierta algún día en mayoría”.

Principios éticos en juego

El Dr. Lars-Uwe Kettner, asesor jurídico de la Embajada de Alemania en Israel, dijo que la política abierta de Alemania en materia de inmigración se basa en consideraciones humanitarias. “Adoptamos una postura firme en favor de la dignidad humana”, dijo. Sin embargo, señaló que los desafíos que implica el enfoque de Alemania hacen que sea “muy importante que sigamos discutiendo entre nosotros sobre estos temas”.

Alemania ha sido uno de los países europeos más liberales en su enfoque de la inmigración y ha animado a otros países europeos a compartir la carga de la inmigración. Esta política ha enfurecido a muchas naciones, en particular a las de Europa del Este, que han estado menos dispuestas a abrir sus fronteras, y ha provocado una reacción política negativa.

El embajador húngaro en Israel, Levente Benkő, señaló que este fenómeno se puede ver en toda Europa.

Aunque es difícil mantener un “discurso políticamente correcto sobre este tema”, dijo, la incapacidad de los gobiernos europeos para dar respuestas adecuadas está dando lugar al extremismo político en Europa. Este, dijo, ha sido uno de los subproductos inesperados del problema de la inmigración.

“Hay partidos que salen de la nada con respuestas controvertidas que no contribuyen positivamente a este problema. Si la corriente dominante es incapaz de tratar este tema, eso dará lugar a partidos de extrema izquierda y extrema derecha”, dijo Benkő

El embajador de la República Checa, Martin Stropnicky, dijo que el problema está surgiendo en gran parte no sólo por el número de migrantes, sino porque “la mayoría de las personas que están emigrando [a Europa] ahora no quieren aceptar nuestro medio cultural, sino que quieren que aceptemos el suyo”, dijo. “Y eso no es aceptable”.

Según la profesora Asa Kasher, ganadora del Premio Israel, coautora del Código de Ética de la FDI y becaria de la JCPA, hay un principio ético en juego cuando se trata de la preservación de la identidad nacional.

Kasher abordó la necesidad de mantener la “proporcionalidad” al decidir cuántos migrantes aceptar. Insistió en que nadie debe ser “indiferente al sufrimiento humano”, incluyendo el sufrimiento de los migrantes, pero al mismo tiempo, dijo que los Estados tienen una identidad nacional, cultural y a veces religiosa que debe ser preservada.

“Los Estados tienen derecho a mantener su identidad”, dijo Kasher. “Eso significa que tienen derecho a impedir que otros tomen medidas que pongan en peligro esa identidad”.

Dado que los países europeos no pueden absorber un número ilimitado de refugiados sin poner en peligro su propia identidad, Kasher sugirió que un enfoque humanitario más apropiado podría ser invertir esfuerzos y dinero en los países que los migrantes están huyendo.

“Podemos gastar mucho dinero en las fuerzas navales para evitar que vengan a Europa”, dijo, “pero quizá sea más eficaz gastar el dinero en construir un hospital o una escuela que ayude a animar a los que sufren a quedarse y no a emigrar”.

Vía Israel Hayom

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More