Noticias de Israel
Las noticias de Israel, en español, 24 horas en directo.

Antisemitismo disfrazado de derechos humanos

Por: Liora Henig-Cohen

La creciente ola de antisemitismo en todo el mundo es innegable, ya sea que surja de los márgenes radicales de la derecha o de la izquierda, o que se extienda a través de las diversas corrientes del islam y del cristianismo. En 2016, en el marco de la lucha contra esta tendencia, la Alianza Internacional para la Memoria del Holocausto, que agrupa a más de 30 gobiernos, adoptó una “definición práctica” del fenómeno: Además del reconocimiento del antisemitismo clásico, la definición también reconocía la deslegitimación del Estado de Israel como una nueva forma de antisemitismo. Entre otras cosas, la IHRA también incluyó en su definición fenómenos como la negación del derecho del pueblo judío a la autodeterminación, la comparación de las políticas actuales de Israel con las de los nazis, la aplicación de un doble rasero moral hacia Israel y otros.

Mientras que países como Reino Unido y Alemania, y organismos internacionales como la Unión Europea adoptaron la definición, varios organismos todavía la rechazan. Uno de ellos es el Consejo Mundial de Iglesias (CMI), una organización de unas 350 iglesias no católicas de todo el mundo, que también está formada por organizaciones de ayuda de base eclesiástica que representan la mayor parte de las operaciones de ayuda humanitaria extranjera en Israel. Durante años el CMI ha sido criticado por su uso de motivos antisemitas, y en una conferencia reciente, el Consejo dijo que rechaza la definición de la IHRA.

El CMI opera el Programa Ecuménico de Acompañamiento en Palestina e Israel, que recluta activistas en el extranjero, los envía a Israel durante tres meses y los capacita para dirigir campañas contra Israel. Esta actividad a menudo se ve respaldada por expresiones de antisemitismo por parte de altos funcionarios del CMI y activistas de programas, lo que, junto con su difusión de la teología antisemita, viola la definición de la IHRA.

Altos funcionarios del CMI consideran a Israel como el único responsable de las “dificultades a las que se enfrentan los cristianos en Tierra Santa”, al tiempo que hacen la vista gorda ante las numerosas dificultades a las que se enfrentan los cristianos en la Autoridad Palestina. Rechazan el vínculo entre Israel y el pueblo judío y utilizan terminología religiosa para combatir el apoyo cristiano a Israel. El secretario general del CMI, Olav Fykse Tveit, de la Iglesia de Noruega, comparó la lucha contra el apartheid en Sudáfrica con la “crisis en Israel y Palestina”. El CMI también promueve el documento “Kairos Palestina”, que postula que Occidente está compensando a los judíos por su sufrimiento en Europa a expensas de los palestinos. Las raíces del terror, según el documento, están en la injusticia humana causada por los “males de la ocupación”. En respuesta a la huelga de hambre de los prisioneros de seguridad palestinos en Israel, entre ellos el cerebro terrorista Marwan Barghouti, Tveit declaró que “la gran mayoría de los prisioneros palestinos en las cárceles israelíes son prisioneros políticos, y como cristianos, debemos recordar que Jesús se identificó con los prisioneros y pidió su liberación”.

Incluso ignorando el rechazo del CMI a la definición de antisemitismo de la IHRA, la organización cruzó la línea roja hace mucho tiempo. En esencia, no es diferente de muchas de las otras organizaciones extremistas centradas en deslegitimar a Israel bajo el disfraz de causas de derechos humanos. Sin embargo, el CMI no es cualquier otra organización; es uno de los organismos más importantes del mundo cristiano, sus representantes religiosos trabajan en Israel, y sus reivindicaciones contra el Estado judío van acompañadas de retórica religiosa.

El CMI refleja la tendencia compartida por muchos grupos internacionales de ayuda a envolver sus reivindicaciones contra Israel en retórica antisemita, y al hacerlo contribuyen a exacerbar el fenómeno. Un cambio real sólo puede producirse cuando quienes pretenden promover los derechos humanos interiorizan la importancia de la definición de la IHRA y la adoptan.

Vía Israel Hayom
1 comentario
  1. […] ministra de Noruega encargada del programa, Mónica Maeland, dijo en una audiencia que la lucha contra el antisemitismo y el sentimiento antisemita requiere un esfuerzo a largo plazo que no se […]

Deja una respuesta

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More