Noticias de Israel en español 24 horas en directo

Líderes judíos polacos instan al dialogo tras la crisis diplomática entre Israel y Polonia

AP / Czarek Sokolowski

A raíz de la crisis diplomática entre Israel y Polonia centrada en torno al Holocausto y el antisemitismo, los líderes judíos polacos instan a un mayor diálogo y entendimiento entre judíos y polacos.

La jefa de la organización judía comunal de Polonia, Monika Krawczyk, ha llamado a aumentar las oportunidades para que jóvenes judíos y polacos se encuentren, mientras que tanto ella como el rabino jefe de Polonia, Michael Schudrich, han dicho que la retórica hostil de ambos lados debe ser atenuada.

Schudrich agregó que, a pesar de una reciente serie de comentarios antisemitas y noticias en los medios polacos, los judíos todavía están a salvo en Polonia. Ella dice que los judíos pueden usar los símbolos judíos en público sin temor a ser atacados o acosados, señalando que este no es el caso en algunos países de Europa occidental.

En los últimos tiempos se ha expresado preocupación por una serie de incidentes antisemitas en los medios de comunicación polacos, así como por una erupción de retórica antisemita en línea. Krawczyk y Schudrich dijeron que, aunque son conscientes de este fenómeno, debe ponerse en contexto, y que la indignación por los comentarios del Ministro de Relaciones Exteriores, Yisrael Katz, así como los del Primer Ministro Benjamin Netanyahu, deben entenderse adecuadamente.

Schudrich argumenta que ha habido cierta condena a las recientes declaraciones antisemitas, y también apunta al aumento del antisemitismo en Europa como evidencia de que Polonia no es única en sufrir una recurrencia del fenómeno.

Y señala que muchos polacos fueron «genuinamente heridos» por los comentarios de Katz.

«Básicamente, Katz estaba diciendo que todos los polacos son antisemitas, lo cual es doloroso, innecesario, incorrecto y falso«, dijo Schudrich a The Jerusalem Post.

«Mientras luchamos contra el antisemitismo, debemos mirarnos a nosotros mismos y pensar sobre qué debemos ser sensibles y qué decimos, y si lo hacemos, tenemos la posibilidad de hacer un cambio positivo».

Schudrich dijo, sin embargo, que, en el clima político actual, aquellos que tienen creencias antisemitas de larga data ahora se sienten libres de expresarlas en público. Señaló los eventos en otros países, como la marcha neonazi en Charlottesville, Virginia, en 2017 como evidencia de la naturaleza más amplia de este problema.

Pero insiste en que la vida de los judíos polacos sigue siendo buena y que los judíos pueden andar usando símbolos judíos públicamente sin temor a ser atacados, algo que dice que no se puede decir de los judíos en Francia y Bélgica, por ejemplo.

«Lo llamo la prueba de la kipá: ¿Puedes caminar a salvo con una kipá? Es una medida cruda de antisemitismo, pero en Varsovia y Cracovia no tenemos problemas. ¿Se puede decir lo mismo de caminar con una kipá en Bélgica y Francia?

El docotr Rafal Pankowski, profesor asociado en Collegium Civitas y cofundador de la Asociación Nunca Más, no es tan optimista, y señala varios ejemplos severos de antisemitismo en los medios de comunicación polacos, diciendo que constituyen “una ola de discurso antisemita que No se ha visto desde hace muchos años”.

En febrero, después de los comentarios de Katz, Jacek Bartyzel, profesor de ciencias sociales en la Universidad Nicolaus Copernicus de Torun, dijo en Facebook que: “No puedo enojarme por el hecho de que los judíos nos odian y nos escupen. ¿Qué puedes esperar de esa tribu viperina llena de arrogancia, veneno y enojo?”.

El influyente sitio web de noticias de derecha wPolityce.pl le otorgó a Bartyzel una halagadora entrevista en la que se mantuvo junto a sus comentarios, y le dio a otro académico de la misma universidad una plataforma para defender a Bartyzel también.

Dos días después de los comentarios de Katz, el periodista político y comentarista Artur Wróblewski dijo en una estación de radio pública que «si no hubiera antisemitismo, quizás Israel lo inventaría«.

Y un día después de que Netanyahu dijo en Varsovia que «los polacos colaboraron con los nazis», el periodista y autor Rafal Ziemkiewicz acusó al Secretario de Estado de los Estados Unidos, Mike Pompeo, de ser «un representante de ventas de la industria del Holocausto«, después de que Pompeo declarara durante una visita a Polonia que el país tuvo que abordar las preocupaciones sobre la restitución de la propiedad para los sobrevivientes del Holocausto.

Mientras tanto, el periódico de derecha Gazeta Warszawska publicó una portada en febrero con el titular «Así es como los judíos asesinaron a los polacos«, que destacó los antecedentes judíos de algunos jueces y funcionarios de la era comunista que condenaron a muerte a los polacos de alto rango Después de la Segunda Guerra Mundial.

Y apenas la semana pasada, el periódico semanal de derecha Tylko Polska publicó una edición con un titular en la portada que dice a los lectores «Cómo reconocer a un judío«, incluso por «Nombres, características antropológicas, expresiones, apariencias, rasgos de carácter, métodos de operación» y «actividades de desinformación», informó el miércoles el sitio web de noticias Polsat.

El artículo añade «¿Cómo derrotarlos? ¡Esto no puede continuar!”. El propio periódico estaba disponible para su compra en un quiosco en el parlamento polaco.

Pero Krawczyk, jefe de la Unión de Comunidades Judías en Polonia es, como Schudrich, más cauteloso al discutir estos incidentes recientes.

Ella también dice que los comentarios de Katz fueron profundamente inútiles y señaló, como Pankowski, que los políticos en Polonia están utilizando la disputa diplomática con Israel para conseguir apoyo, aunque ella acusa a los políticos israelíes de lo mismo.

Krawczyk también subraya el contexto histórico y social de estos debates, señalando que Polonia fue devastada por la Segunda Guerra Mundial y ocupada tanto por el régimen nazi como por la Unión Soviética, pero nunca estableció un gobierno títere que colaborara con cualquiera de las partes.

Por lo tanto, los polacos se consideran a sí mismos como no responsables del Holocausto, explica, porque no hubo una colaboración formal a nivel estatal.

Krawczyk, sin embargo, admite que el reciente estallido de la retórica antisemita es preocupante y que debe abordarse.

“Me preocupa, porque si proviene de personas con educación superior y académicos que están copiando la retórica de los grupos de derecha de antes de la guerra que fueron responsables de actos de antisemitismo físico, [entonces] tenemos una razón para estar preocupados sobre eso”, dice ella.

Krawczyk dijo que ahora es necesario promover iniciativas educativas en Polonia en el nivel más fundamental para subrayar la toxicidad del antisemitismo y que el gobierno polaco debería asociarse en tales proyectos.

También sugirió ampliar la interacción de los alumnos de secundaria judíos e israelíes que visitan Polonia para reunirse con sus pares polacos, como lo han hecho algunos grupos, a fin de aumentar la comprensión.

“Esto debe ser alentado y desarrollado. Si decimos que todos los polacos son antisemitas, y el otro lado dice que los judíos son ingratos, codiciosos y conspiran, entonces la posibilidad de diálogo está completamente cerrada y no hay nada de qué hablar”.

Krawczyk, sin embargo, admite que el reciente estallido de la retórica antisemita es preocupante y que debe abordarse.

Vía Jerusalem Post

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More