Noticias de Israel
Las noticias de Israel, en español, 24 horas en directo.

El bajo desempleo en Israel no es el único indicador de su mercado laboral – Análisis

La tasa de desempleo israelí continuó su descenso hasta un mínimo histórico en octubre, alcanzando sólo el 3.4%, el nivel más bajo registrado por la Oficina Central de Estadística (CBS) desde 1978.

Alabando las nuevas cifras publicadas el lunes, el Ministro de Finanzas Moshe Kahlon enfatizó que el bajo desempleo indica tanto una “economía fuerte como, no menos importante, una sociedad fuerte”.

Aunque la caída del desempleo, una medida clave de la subutilización laboral, es ciertamente una buena noticia, la tasa en sí misma no pinta el cuadro completo del mercado laboral israelí. De acuerdo con las normas aceptadas internacionalmente, para ser registrado como empleado de la CBS se requiere trabajar en un trabajo remunerado de tan sólo una hora a la semana.

Sin embargo, la medida no tiene en cuenta a todas las personas que no forman parte de la fuerza laboral, ya sea porque no están en condiciones de trabajar, porque viven sólo de las prestaciones, porque son voluntarios o porque viven de una pensión o de otras fuentes de ingresos privados. También ignora la calidad y las condiciones de empleo de las personas registradas como trabajadores.

En lugar de más del 96% de los israelíes que se dirigen a trabajar, como la tasa de desempleo podría sugerir a primera vista, la tasa de desempleo del 3.4% sólo se refiere a los 140.500 israelíes desempleados que buscan trabajo activamente.

De hecho, los datos de la CBS mostraron que la proporción de todos los israelíes de 15 años o más en el empleo descendió del 61.2% en septiembre al 60.6% en octubre. Un total de 64.6% de hombres y 56.9% de mujeres fueron registrados por la CBS como empleados actuales.

Entre los israelíes de 25 a 64 años, la fuerza laboral clave de la nación, la tasa de participación disminuyó del 78,2% en septiembre al 77,8% en octubre.

En cuanto a la calidad del empleo, los datos del tercer trimestre de 2019 muestran una tendencia al aumento del trabajo a tiempo parcial y a la disminución del trabajo a tiempo completo (más de 35 horas semanales) entre los empleados israelíes.

Entre julio y septiembre, el número de personas empleadas a tiempo completo disminuyó un 0.6% (o 18.000 trabajadores) en comparación con los tres meses anteriores. Durante el mismo período, el empleo a tiempo parcial aumentó un 2.5% (o sea, 21.000 trabajadores).

Aunque muchos empleados potenciales buscan trabajo a tiempo parcial, las cifras de los últimos meses pueden sugerir que los solicitantes de empleo optan por trabajar a tiempo parcial debido a su mayor disponibilidad y, en consecuencia, ganan salarios inferiores a los deseados.

En octubre, el número de vacantes de empleo en todo el país era de 98.200, es decir, el 3.46% de todos los puestos de trabajo. A pesar de un ligero aumento desde septiembre, la cantidad de posiciones vacantes ha disminuido un 0.3% en los últimos 12 meses. Los sectores con el mayor número de puestos vacantes de julio a septiembre incluyeron ingeniería (9.079 vacantes), ventas (7.854) y desarrollo de software (6.572).

Según un informe publicado por el Ministerio de Trabajo a principios de este año, siguen existiendo obstáculos considerables para la integración de las mujeres árabes y los hombres haredi (ultraortodoxos) en la fuerza laboral nacional.

Mientras que el empleo entre las mujeres y los hombres árabes ultra ortodoxos ha aumentado significativamente en los últimos años hasta aproximadamente el 76%, justo por debajo de la alta media nacional, sólo el 38.2% de las mujeres árabes y el 50.2% de los hombres ultra ortodoxos están empleados.

Existen grandes diferencias salariales entre los diferentes grupos de población y géneros. El promedio de hombres judíos no ultra ortodoxos gana 15.372 NIS por mes, en comparación con los 9.928 NIS de las mujeres, según el informe. Los hombres árabes ganan 8.552 NSI, frente a los 5.791 NSI de las mujeres árabes. El salario medio de los hombres ultraortodoxos es de 8.467 NSI, frente a los 7.527 NSI de las mujeres ultraortodoxas.

La continua falta de participación en la fuerza laboral y la disparidad salarial entre las poblaciones ultraortodoxa y árabe ha dejado una gran brecha en el PIB per cápita entre Israel y las naciones desarrolladas del mundo, según un informe reciente de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

Enfrentando una mayor desigualdad en la distribución del ingreso que la mayoría de las economías avanzadas, la brecha en el PIB per cápita entre Israel y la mitad superior de los países de la OCDE se ha mantenido en aproximadamente el 30% durante casi una década.

Mientras que el PIB per cápita de Israel aumentó un 2.3% anual entre 2002 y 2008, según datos de la OCDE, entre 2012 y 2018 creció un promedio de sólo un 1.7%.

Las desigualdades han disminuido desde 2007, gracias al aumento de las tasas de empleo entre los árabes israelíes y los haredim (ultraortodoxos), pero la pobreza sigue estando muy extendida entre estos grupos desfavorecidos”, señalan los autores del informe.

“La mejora de las cualificaciones y de las oportunidades de empleo de los grupos desfavorecidos, la mejora de la infraestructura de transporte y la continuación de las reformas del mercado de productos, así como el aumento de la productividad, son cruciales para que el crecimiento sea más fuerte y más inclusivo”.

Vía Jerusalem Post

Deja una respuesta

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More