Noticias de Israel en español 24 horas en directo

Un grave problema financiero se avecina al Pentágono

Por Robert Hale | En: Defence News | Traduce: Noticias de Israel

(Mandel Ngan / AFP a través de Getty Images)

El ex secretario de Defensa Jim Mattis enumeró las reformas empresariales en el Departamento de Defensa como una de sus tres prioridades principales. El secretario interino Pat Shanahan ha apoyado este enfoque en la reforma, incluida la reforma financiera. Sin embargo, los cambios recientes en los negocios amenazan con crear un grave problema financiero en el DoD.

El problema es la reprogramación. La reprogramación es un conjunto de reglas informales acordadas por el Congreso y el DoD que permiten al departamento transferir fondos a diferentes programas durante el año en que se gastan esos fondos. Los movimientos deben ser «suma cero», es decir, cualquier aumento en la reprogramación debe compensarse con recortes. También hay restricciones en el tamaño y la naturaleza de los movimientos. Pero bajo las reglas informales existentes, los cambios de fondos no requieren la promulgación de una ley, que generalmente requeriría mucho tiempo para ser efectiva como herramienta de gestión. Los turnos solo requieren la aprobación de los comités de defensa, en particular el presidente y los miembros minoritarios de mayor rango de esos comités.

Las reglas de reprogramación siguen siendo informales porque si estuvieran codificadas por ley, permitirían a una cámara del Congreso prohibir el cambio de fondos. Eso violaría la prohibición constitucional contra el veto de una sola cámara de la legislación.

Hace unas semanas, el Departamento de Defensa ignoró estas reglas informales y transfirió fondos del orden de mil millones de dólares de los fondos del personal militar del Ejército para el año fiscal 2019 al Cuerpo de Ingenieros para usarlos en la construcción de una parte del muro fronterizo sur. (Esa financiación ya no es necesaria porque las fortalezas finales del Ejército son más bajas de lo esperado).

La medida fue específicamente denegada por al menos dos comités de defensa del Congreso. Sin embargo, debido a que las reglas informales no son legalmente vinculantes, el DoD procedió con la transferencia.

A menos que intervengan los tribunales, el Congreso probablemente reaccionará a esta violación de las reglas restringiendo o incluso eliminando la autoridad de reprogramación del DoD. Si el Congreso no reacciona, renunciará a gran parte de su autoridad constitucional para controlar la asignación de fondos.

Los republicanos deberían preocuparse tanto como los demócratas acerca de que el Departamento de Defensa mueva dinero sin aprobación. Hoy, los movimientos están destinados a financiar un muro fronterizo. En el futuro, un presidente demócrata puede usar los fondos del Departamento de Defensa para pagar los programas que él o ella considera una crisis nacional.

La restricción o eliminación de la reprogramación dañaría significativamente la capacidad del Departamento de Defensa para administrar su dinero para satisfacer las necesidades de seguridad nacional de manera efectiva. Para cumplir con los plazos del Congreso, el DoD debe formular sus presupuestos dos o más años antes de que se comprometan todos los fondos.

Inevitablemente, las necesidades cambian, creando prioridades más altas para algunos proyectos y reduciéndolas para otros. En estos casos, la reprogramación permite una gestión eficaz. En diferentes circunstancias, la reprogramación puede evitar crisis.

Mientras trabajaba como subsecretario de defensa (contralor), presidí la administración financiera del Departamento de Defensa durante los días oscuros de 2013, cuando el secuestro redujo los fondos para la preparación militar. Utilizamos la reprogramación para mitigar los efectos adversos del secuestro sobre la capacidad del DoD para luchar y ganar guerras. Sé por experiencia personal que la reprogramación es un proceso arcano y tedioso. También sé que el DoD debe tener autoridad de reprogramación para satisfacer las necesidades de seguridad nacional de manera efectiva.

Durante los últimos dos años, el Departamento de Defensa ha puesto énfasis en temas de reforma financiera, tales como auditorías de estados financieros, y el departamento debe ser elogiado por esos y otros esfuerzos. Pero si esta violación de las reglas informales lleva a una severa restricción o eliminación de la autoridad de reprogramación, los problemas resultantes podrían eclipsar sus esfuerzos de reforma.

Fuente Defense News

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More