Noticias de Israel en español 24 horas en directo

La nueva amenaza terrorista en los frentes norte y sur de Israel – Análisis

Por: Yoav Limor

Moshe Shai

La agitación en el sur de Israel durante el fin de semana augura lo siguiente: Es probable que los próximos días sean violentos e Israel se enfrentará de nuevo a los conocidos dilemas sobre cuánta fuerza utilizar contra los grupos terroristas en Gaza.

La razón principal de las hostilidades de este fin de semana son las próximas elecciones israelíes. La sensación en Gaza es que Israel quiere evitar un choque y, por lo tanto, es más susceptible a la presión. Antes de las elecciones anteriores de abril, los grupos armados de Gaza también intensificaron sus ataques y aparentemente lo están haciendo de nuevo.

En abril, Israel finalmente respondió enérgicamente, lo que atenuó los ataques. Ahora, sin embargo, está optando por una respuesta más mesurada. Hay tres razones principales para ello: La primera es que los ataques terroristas, incluidos los perpetrados el viernes y el sábado, fueron frustrados o interceptados y no causaron daños ni víctimas. Este enfoque de responder a las consecuencias del ataque no es justo para los residentes del sur de Israel, ciertamente no cuando Israel responde a la intención del ataque y no a su resultado cuando trata con Hezbolá e Irán en el norte.

La segunda razón es la situación en el norte. Aunque los altos niveles de alerta a lo largo de la frontera se redujeron gradualmente la semana pasada tras el ataque con misiles antitanque de Hezbolá en Avivim, la promesa de Hassan Nasrallah de volver a atacar, al parecer por vía aérea, para vengar el presunto ataque israelí con drones en el sur de Beirut, sigue en juego y obliga a las FDI a permanecer muy vigilantes.

La tercera razón es la situación dentro de la propia Gaza. Hamas no quiere pelear con Israel. Al parecer, esto es lo que transmite a través de todos los mensajes y debates que mantiene con los mediadores egipcios y de las Naciones Unidas, y que llegan a oídos israelíes. El problema de Hamás en este momento es interno: la última serie de ataques, dirigidos contra policías de Hamás, pintó a la organización como un colaborador israelí, lo que la obligó a frenar un poco su campaña contra sus rivales en la Franja.

El resultado fue más violencia de lo habitual en la frontera el viernes. Las FDI se vieron obligadas a responder con disparos de francotiradores, lo que provocó la muerte de dos palestinos. La Jihad Islámica Palestina, que busca constantemente razones para perturbar la calma, ya sea por aburrimiento o en nombre de su patrón iraní, disparó cohetes contra Sderot, las FDI atacaron en represalia y la Jihad Islámica Palestina lanzó un dron contra un vehículo blindado de las FDI que patrullaba la frontera, lo que a su vez dio lugar a los ataques aéreos israelíes en Gaza el sábado por la noche.

Este intercambio de golpes está actualmente en una llama baja, pero podría fácilmente salirse de control. El reto al que se enfrentan Israel y Hamas es evitarlo, sobre todo en los próximos días antes y después de las elecciones, durante las fiestas. Esto significa que las FDI también estarán en alerta máxima en el sur, principalmente contra las amenazas desde el aire, para derribar cohetes y frustrar cualquier intento de ataque con drones.

El ataque con drones el sábado fue el segundo de su tipo que intentó de la Jihad Islámica Palestina. En la primera, la organización intentó lanzar una granada de mortero sobre un tanque. El sábado, el grupo aparentemente utilizó un pequeño artefacto explosivo o una granada improvisada. Por lo tanto, a pesar de las estrictas restricciones impuestas a los bienes que se permiten entrar en Gaza, las organizaciones terroristas de ese país todavía han podido introducir de contrabando drones y convertirlos en armas (y, en el supuesto de que lo hagan, en instrumentos para reunir información de inteligencia).

Podemos esperar que esta amenaza se intensifique a corto plazo. Estos pequeños drones se pueden comprar baratos en cualquier parte del mundo; son fáciles de operar y dirigen hacia cualquier objetivo con precisión, y son difíciles de detectar e interceptar. Esto los convierte en el arma ideal para los grupos terroristas de todos los sectores. En agosto, la tarea de neutralizar la amenaza de los aviones no tripulados se asignó a la fuerza aérea, que ahora está estableciendo sistemas y métodos específicos para hacer frente al desafío. Como parte de estos esfuerzos, la fuerza aérea está probando varias tecnologías civiles para interceptar o hackear drones, y pronto podría integrarlas operativamente.

Vía Israel Hayom

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More