El legado de Angela Merkel y los judíos de Alemania

Por: Manfred Gerstenfeld

A medida que su mandato en el timón de Alemania está llegando a su fin, los medios de comunicación han comenzado a analizar su desempeño y especular sobre su legado.

REUTERS

El puesto de Angela Merkel como Canciller de Alemania está llegando a su fin.

Si bien siempre ha mostrado una gran empatía por los judíos de Alemania, su decisión de 2015 de abrir las puertas del país a los migrantes llevó a la afluencia de aproximadamente un millón y medio de personas (hasta ahora), principalmente de los países musulmanes, lo que, a su vez, ha fortalecido el antisemitismo de larga data en Alemania. Helmut Kohl, que fue canciller de la CDU (Unión Cristiana Demócrata) entre 1982 y 1998, permitió el fortalecimiento de la comunidad judía alemana a través de una importante inmigración de Rusia. El legado de Merkel, por el contrario, bien puede distinguirse por una disminución sustancial de la comunidad judía alemana a través de la emigración.

Hace unas semanas, la canciller alemana, Angela Merkel, ya no es la presidenta del Partido Demócrata Cristiano (CDU), y no se presentará a la cancillería, un cargo que ha ocupado desde 2005, después de las próximas elecciones. A medida que finaliza su mandato en el timón de Alemania, los medios de comunicación han comenzado a analizar su desempeño y especular sobre su legado.

Por lo tanto, este es un buen momento para comenzar a analizar el legado de Merkel con respecto a los judíos de Alemania. El líder anterior de la CDU, Helmut Kohl, quien se desempeñó como canciller entre 1982 y 1998, permitió que unos 170.000 judíos rusos emigraran a Alemania. Como resultado de esa política, Alemania una vez más tiene una importante comunidad judía. La comunidad judía organizada del país tiene actualmente cerca de 100.000 miembros (lo cual es, sin embargo, apenas más del 0.1% de la población de Alemania).

En términos de retórica, Merkel siempre ha apoyado a los judíos de Alemania. En noviembre de 2018, habló en la gran sinagoga de la Rykestrasse de Berlín con motivo del 80 aniversario de la Kristallnacht (Noche de los Cristales Rotos), y dijo: “La vida judía está floreciendo nuevamente en Alemania. Un regalo inesperado para nosotros después de la Shoah … pero también estamos presenciando un preocupante antisemitismo que amenaza la vida judía en nuestro país”. Agregó, significativamente, que la violencia contra los judíos cometida por militantes de extrema derecha o musulmanes estaba aumentando en Alemania.

Hace un año, Merkel no habría mencionado a los musulmanes entre los culpables de actos antisemitas, aunque, de hecho, han sido responsables de una proporción sustancial de ellos durante años. Eso cambió en diciembre de 2017, cuando los musulmanes quemaron una bandera israelí casera en Berlín. El video dio la vuelta al mundo y creó asociaciones con las quemas de libros mucho más graves que tuvieron lugar bajo el Gobierno de Hitler.

Varios políticos comenzaron a reconocer el antisemitismo musulmán, y después de un tiempo, Merkel tuvo que hacer lo mismo. Aun así, las estadísticas alemanas sobre incidentes antisemitas siguen siendo fuertemente manipuladas. Los actos antisemitas cometidos por individuos no identificados se atribuyen rutinariamente, y con frecuencia de manera incorrecta, a la extrema derecha.

A fines de 2018, la Agencia de Derechos Fundamentales (FRA) publicó un estudio titulado Experiencias y percepciones del antisemitismo. El estudio proporcionó datos sobre cómo los judíos autodefinidos en 12 países de la Unión Europea ven y experimentan el odio a los judíos. El informe proporciona datos relativos importantes, aunque en términos absolutos no es estadísticamente significativo. Aunque un poco detrás de Francia en este tema, Alemania fue uno de los cinco países donde la gran mayoría de los entrevistados consideraron el antisemitismo como un gran problema.

En comparación con un estudio anterior de FRA (Agencia de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea) en 2012, una proporción mucho mayor de judíos ahora ve el antisemitismo como un problema, y ​​todos los entrevistados dicen que ha aumentado en los últimos cinco años. Alemania también se encuentra entre los países de Europa donde las expresiones de hostilidad hacia los judíos en la calle y en otros espacios públicos se consideran un problema muy grande o bastante grande.

La mayoría de los encuestados alemanes dijeron que escuchan regularmente la declaración “los israelíes se comportan como nazis con los palestinos“. Un número significativo también ha escuchado declaraciones negativas sobre los judíos en eventos políticos o sociales. Alemania también se encuentra entre los países con el nivel más alto de judíos familiarizados con incidentes antisemitas, ya sea como testigos o a través de su círculo de familiares y amigos cercanos.

La mayoría de los judíos alemanes dicen que les preocupan los insultos verbales y el posible acoso en el futuro, o que un miembro de la familia o un amigo cercano pueden ser objeto de insultos o acoso. Muchos judíos alemanes evitan ciertos lugares en su área local o vecindario, al menos ocasionalmente, porque no se sienten seguros allí como judíos. En Hungría, Bélgica, Francia y Alemania, una gran minoría de los encuestados indica que han considerado emigrar en los últimos cinco años porque no se sienten seguros en casa como judíos.

En diciembre, el comisionado de antisemitismo de la comunidad judía de Berlín,  Sigmount Königsberg, dijo que el tema de la emigración aparece cada vez más en las decisiones de la comunidad judía. Añadió que todos los rincones de Berlín se han vuelto potencialmente peligrosos para los judíos.

Desde un punto de vista administrativo y político, Merkel gobernó bien a Alemania hasta 2015. El país soportó los grandes desafíos de la crisis económica mundial de 2008 sin grandes problemas. Bajo su cancillería, el dominio de Alemania en la Unión Europea aumentó. Ella logró que su candidato, el ex primer ministro luxemburgués Jean-Claude Juncker, pasara a ser presidente de la Comisión de la Unión Europea.

Sin embargo, su legado puede estar fuertemente influenciado por una única decisión fatídica: abrir las fronteras de Alemania a los migrantes en septiembre de 2015. Desde entonces, aproximadamente un millón y medio de migrantes han ingresado al país. Muchos vinieron de países musulmanes, en particular de Afganistán, Irak y Siria. Merkel juzgó mal el alcance de los problemas que tantos no europeos traería consigo y la capacidad de absorción de la población alemana.

La contabilidad oficial es que hay tres o cuatro incidentes antisemitas por día en Alemania. Probablemente hay más, sin embargo, porque muchas víctimas no los denuncian. Los judíos alemanes se sienten cada vez más afectados por dos fenómenos amenazadores: la gran proporción de antisemitas entre los inmigrantes musulmanes y sus descendientes, y la revitalización de la extrema derecha antisemita. Incluso si la situación no empeora, ya es mala y es poco probable que mejore.

La Fundación Hanns-Seidel estudió las actitudes de los migrantes en el Estado federal alemán de Baviera. Encontró que más de la mitad de los de Siria, Irak y Afganistán creen que los judíos tienen “demasiada influencia” en el mundo.

El director de Berlín de la organización, Deidre Berger, resumió un estudio del historiador Gunther Jikeli sobre los migrantes sirios e iraquíes en Alemania, encargado por el Comité Judío Americano: “Hasta ahora, los informes de que muchos de los recién llegados a Alemania que defienden el antisemitismo han sido en gran parte anecdótico. Pero este nuevo análisis científico muestra que el problema está muy extendido en las comunidades de refugiados de Siria e Irak. Las actitudes antisemitas, los estereotipos y las teorías de conspiración son comunes, así como un rechazo categórico por parte del Estado de Israel”.

El recién nombrado comisionado de antisemitismo de Alemania, Felix Klein, ha dicho que no le sorprende que muchos judíos alemanes estén debatiendo si irse. Esto lleva a una pregunta preocupante: mientras que el canciller Kohl permitió la construcción de una comunidad judía enormemente incrementada a través de la inmigración, ¿será el legado de la canciller Merkel una comunidad judía que disminuye sustancialmente a través de la emigración?

Vía JNS
Comentarios

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More