Antisemitismo soviético en un disfraz británico

Por: Ben Cohen

Dado el número de ocasiones en que el líder del Partido Laborista británico, Jeremy Corbyn, defendió públicamente al régimen soviético, era claramente consciente de la postura de Moscú sobre los asuntos internacionales clave de la época.

AFP

A lo que me refiero es a un fenómeno bastante desconocido para las nuevas generaciones de judíos en términos de su experiencia directa, pero será recordado claramente por personas que vivieron la Guerra Fría, y particularmente aquellos judíos, en los Estados Unidos y en todo el mundo, que hicieron campaña por sus hermanos encarcelados en la Unión Soviética.

El antisemitismo soviético, una forma de odio a los judíos, cuyas características distintivas lo distinguen de otras formas de antisemitismo, fue la política de Estado en la URSS, posiblemente desde la Revolución Bolchevique de 1917 en adelante, pero indudablemente en el posterior período a la Segunda Guerra Mundial.

A algunas personas les resulta difícil calcular que la misma URSS cuyo Ejército Rojo liberó Auschwitz en 1945 también practicaba políticas antisemitas utilizando la clasificación oficial de los judíos como una “nacionalidad constituyente” para luego discriminarlos en el empleo, la educación y los derechos de emigración, a acosarlos en su observancia de la religión judía y llevar a cabo una campaña de propaganda masiva en contra de los “sionistas”.

Por la misma razón, es difícil para la gente entender cómo el Partido Laborista británico, muchos de cuyos activistas y líderes lucharon contra el fascismo británico en la década de 1930, ahora mismo se ha visto inmerso en el antisemitismo bajo la dirección de Jeremy Corbyn, quien pasó a una mayor proporción de su carrera política usando la palabra “sionista” como peyorativo, palabra que los portavoces oficiales de la URSS solían usar.

Tristemente, así como el antisemitismo nazi no desapareció por completo después de la guerra, el antisemitismo soviético sobrevivió a los escombros del Muro de Berlín. De modo que quizás sea apropiado que resurja en las páginas de un periódico que lamentó la caída de ese mismo muro y el colapso de la tiranía del Partido Comunista, como una tragedia de proporciones históricas mundiales.

Durante gran parte de su existencia, The Morning Star, el periódico comunista británico, era un esclavo de la Unión Soviética. Los viejos hábitos mueren duro, parece, un editorial en el periódico esta semana que atacó al “establecimiento judío” por supuestamente maquinar para derribar a Corbyn era una reminiscencia horrible del tipo de maldiciones sobre “sionistas” que una vez fueron forraje diario en la prensa soviética.

Aquí hay un sabor de lo que se dijo y cómo se expresó. Para empezar, la frase “la comunidad judía” se publicó entre comillas, lo que indica que, a diferencia de otras comunidades en Gran Bretaña, de alguna manera es artificial o inorgánica. Esto se hizo para subrayar que los cuerpos comunales judíos británicos enumerados posteriormente en la pieza, desde la Junta de Diputados hasta los Amigos Laboristas de Israel, son en realidad agencias no representativas y corruptas que funcionan como un “lobby pro-Israel … más preocupado por silenciar a los críticos de Israel que combatir el antisemitismo”.

El artículo continuaba acusando a Margaret Hodge, una parlamentaria judía laborista y acérrima opositora de Corbyn, de “menospreciar” las experiencias de su propio padre como refugiada de los nazis; citó a un izquierdista judío que se atrevió con toda seriedad a que los líderes judíos británicos se comprometieran a “censurar y prohibir puntos de vista distintos del suyo” y advirtió que incluso si los laboristas adoptaran la definición de antiramitismo de la IHRA sin calificación: la fuente de la actual fila: la implacable campaña contra Corbyn continuaría.

“Los enemigos del Laborismo, incluida su quinta columna más amarga, han probado la sangre”, concluyó el artículo, “y no terminará sus ataques hasta que Corbyn pase el rato en seco”.

¿Cómo se parecen estas acusaciones y denuncias al antisemitismo soviético? Por poner un ejemplo, en enero de 1977, la televisión soviética emitió un “documental” titulado “Traders of Souls” (Comerciantes de almas). En esa película de una hora, señaló el investigador estadounidense William Korey, “la imagen del judío como cambiador de dinero se extendió por la de “comerciante de almas”.

Korey continuó describiendo la película de la siguiente manera: “Imágenes de televisión de Israel retrataron escenas de campos de batalla sembrados de cadáveres horriblemente deformados y niños árabes vendados. Se mostró a activistas judíos soviéticos abrazando a atletas israelíes mientras el comentarista preguntaba: ‘¿Cómo puede ser que se permita que se formen cuadros sionistas dentro de la URSS?’ “La transmisión fue seguida por una serie de artículos periodísticos con titulares como “El espionaje del sionismo”, repletos de disparatadas afirmaciones que probablemente serán familiares para muchos activistas de medios sociales del Partido Laborista británico, por ejemplo, que las compañías petroleras estadounidenses “son directamente controlado por capital pro sionista”.

Sobre todo, estaba la práctica soviética de expulsar a los “ciudadanos de nacionalidad judía” para denunciar el sionismo como una herramienta “racista” del “imperialismo”. En marzo de 1983, la agencia de noticias soviética TASS incluso publicó una definición de sionismo redactada por el “Comité antisionista judío” dirigido por el Estado que decía lo siguiente:

“En su esencia, el sionismo es una concentración de nacionalismo extremo, chovinismo e intolerancia racial, justificación de la apropiación y anexión territorial, aventurerismo armado, un culto de arbitrariedad política e impunidad, demagogia y sabotaje ideológico, maniobras sórdidas y perfidia”.

En mi opinión, la pregunta más obvia aquí para Jeremy Corbyn, la estrella de la mañana y los de un pedigrí similar, es esta: ¿hay algo en esta definición soviética del sionismo con el que no estés de acuerdo? No se equivoquen, la respuesta es críticamente importante, porque es exactamente esta caracterización del sionismo lo que basó la persecución interna de la URSS de su comunidad judía, y su alineamiento internacional con los regímenes árabes y los grupos terroristas.

Si la respuesta es estar en desacuerdo con esta formulación, muy improbable, dado que Corbyn estuvo presente en docenas de reuniones políticas de izquierda durante los años 70 y 80 donde se distribuyó literatura antisemita soviética y árabe, entonces es poco sincera. Porque cuando Corbyn y los que están en su partido hablan y escriben sobre el triángulo de judíos, sionismo e Israel, estos son los términos en los que piensan y siempre han pensado.

Es por eso que el diario de la casa de Corbyn usa términos como “quinta columna amarga” para describir a los oponentes judíos de su líder, también usado por Valery Emelyanov, un ideólogo oficial soviético, en 1978 para describir el “peligro interno” que representaban los judíos soviéticos. Es por eso que no tienen reparos en decir que los líderes judíos que se oponen a Corbyn han “probado la sangre”, a pesar de las asociaciones con el libelo de sangre antisemita que esa metáfora desencadena; nuevamente, Vladimir Begun, un antisemita soviético particularmente tóxico, escribió con gran entusiasmo sobre la “sed de sangre” que era inherente al “gangsterismo sionista”.

Dado el número de ocasiones en que Corbyn defendió públicamente al régimen soviético: “La Unión Soviética ofrece disposiciones de crianza mucho mayores que este país” (1984), “no creo que la URSS haya tenido la intención de invadir Europa occidental” (1990).  Corbyn era claramente consciente de la postura de Moscú sobre todos los asuntos internacionales clave de la época, así como sus prácticas de propaganda. Eso no lo convierte en un espía, pero sí lo convierte en un compañero de viaje ideológico. Y como la Estrella de la Mañana ha demostrado defendiendo a Corbyn con un feo asalto retórico a los judíos británicos, ese viaje de inspiración soviética continúa.

Vía JNS
Comentarios