La guerra civil siria aparentemente está entrando en una nueva fase. Después de haber logrado numerosos éxitos militares en los últimos dos años, el régimen de Assad, con el apoyo aéreo ruso, se prepara para retomar el suroeste del país. Esta es un área con importancia simbólica (el levantamiento contra el presidente sirio Bashar Assad comenzó en Daraa en 2011), pero también de importancia práctica, ya que linda con Jordania e Israel.

La semana pasada, según los informes, helicópteros del régimen atacaron las zonas agrícolas al noreste de Daraa y arrojaron bombas de barril contra los rebeldes. También ha habido batallas campales, ya que el régimen está tratando de abrir una brecha entre dos áreas bajo control de los rebeldes.

El lunes se realizó el segundo ataque aéreo de la semana atribuido a Israel, esta vez cerca del aeropuerto de Damasco. Un grupo de oposición dijo que apuntaba a armas descargadas de un avión iraní que había aterrizado poco antes.

Un ataque aéreo de régimen en la región siria de Dera’a el lunes 25 de junio de 2018 ALAA AL-FAQIR (Reuters)

Sin embargo, el principal campo de batalla en Siria es diplomático, no militar. Mientras el régimen preparaba su ofensiva sureña, Rusia intentaba persuadir a los Estados Unidos para que firmaran un acuerdo diplomático.

Moscú quiere un acuerdo según el cual algunos de los rebeldes voluntariamente evacuarían partes del sur y serían reemplazados por las fuerzas de Assad. (Assad también se comprometería a retirar las tropas iraníes y las milicias chiítas de esas áreas). También quiere que Estados Unidos abandone la base de Al-Tanf cerca de la frontera iraquí, que la administración Trump hasta ahora se ha negado a dejar.

Los últimos movimientos militares en el sur de Siria se pueden ver más como actos de calentamiento y declaraciones de intenciones que como una ofensiva militar a gran escala.

Israel, por su parte, tiene sus propios intereses: frustrar el contrabando de armas a Hezbolá y continuar actuando contra la presencia militar de Irán en Siria.

El fin de semana pasado, Reuters informó que Washington había dicho a los rebeldes en el sur de Siria que no contarían con su ayuda si el régimen los atacaba. La otra gran pregunta es cómo reaccionaría Israel en tal caso.

Israel quiere estabilidad en su frontera. También ha denunciado con frecuencia al régimen de Assad por asesinar a sus propios ciudadanos y usar armas químicas. ¿Pero se opondría necesariamente al regreso del ejército sirio a su frontera en los Altos del Golán, si los iraníes fueran expulsados ​​del área al mismo tiempo?

Sirios que huyen de la región de Dara’a en junio de 2018 AP

En los últimos años, Israel ha dado comida, ropa y medicinas a los residentes de las aldeas sirias sunitas cerca de su frontera. Miles de sirios también han ingresado a Israel para recibir tratamiento médico. Los informes de los medios occidentales dicen que Israel también ha entregado a las milicias rebeldes en esas áreas armas y municiones. Israel niega esto, pero recientemente esas negaciones han sonado menos contundentes que en el pasado.

Además de luchar contra los rebeldes, el régimen de Assad ha asesinado sin piedad a los residentes de las ciudades bajo su control. En muchos casos, golpeó ciudades sitiadas con ataques aéreos y artillería hasta que se rindieron.

Por lo tanto, el liderazgo de Israel pronto enfrentará un dilema. En discusiones internas, algunos oficiales de defensa, incluidos oficiales del Comando Norte del ejército, han dicho que Israel tiene una obligación humanitaria con los residentes de estas aldeas fronterizas.

Sin embargo, es difícil imaginar que el público apoyaría arriesgar la vida de los soldados israelíes para salvar a los ciudadanos árabes de un país enemigo. Es más probable que Israel no intervenga directamente en la lucha, pero tratará de hacer que el regreso del régimen a la región fronteriza dependa de un acuerdo para eliminar de él a las fuerzas iraníes y las milicias chiítas.

También hay otro problema relacionado con los drusos. A lo largo de más de siete años de guerra, los drusos sirios han logrado mantenerse al margen del conflicto, aunque en algunas áreas cooperaron con el régimen.

Un ataque aéreo de régimen en la región siria de Dara’a el martes 26 de junio de 2018 MOHAMAD ABAZEED (AFP)

La ciudad de Sweida, en el corazón de la región de Jabal Druze, se encuentra cerca del área desde donde el régimen planea lanzar su ataque contra Daraa. Unos 50,000 residentes drusos en la región han evadido el reclutamiento sirio y se los considera desertores, pero hasta ahora el régimen ha optado por no enfrentarlos.

Pero la semana pasada, dicen los drusos israelíes, dos generales rusos llegaron a Sweida y exigieron que los líderes locales proporcionaran decenas de miles de soldados drusos para la ofensiva del régimen. Los generales amenazaron que si se niegan, el régimen considerará a Sweida como un área hostil y tratará a sus residentes como terroristas. Los drusos temen que Assad busque darle a esta etapa final del conflicto matices religiosos al poner a los drusos en contra de sus vecinos sunitas.

La tensión en Jabal Druze también afecta a los drusos en el Golán sirio. La aldea drusa de Khader, en el norte del Golán, está muy cerca de la línea del frente entre el régimen y los rebeldes. Ha mantenido contacto con el régimen durante años y, a veces, incluso se ha enfrentado directamente a las milicias sunitas que se oponen a Assad.

En noviembre pasado, los milicianos sunitas se acercaban a Khader. Su objetivo era expulsar a los soldados del régimen de un área vecina, pero de alguna manera los proyectiles de mortero también cayeron en el propio Khader.

Los drusos israelíes levantaron una protesta, temiendo que sus hermanos de la frontera fueran asesinados. “Cuando esa pandilla les diga que se detendrán durante un descanso de cinco minutos cerca de Khader, hay buenas posibilidades de que termine como Sabra y Chatila”, dijo una fuente refiriéndose a los campos de refugiados de Beirut donde las milicias cristianas libanesas masacraron a civiles palestinos en 1982.

Israel reaccionó rápidamente. El primer ministro Benjamin Netanyahu advirtió a los rebeldes, y el ministro de Defensa, Avigdor Lieberman, ordenó a las Fuerzas de Defensa de Israel que movieran los tanques más cerca de la frontera.

Entonces, los rebeldes fueron disuadidos. Pero ahora, los drusos en Khader pueden verse nuevamente atrapados en la batalla entre el régimen y los rebeldes, si se reanudan las luchas a gran escala en esta área.