No hay espacio para las concesiones estadounidenses sobre los objetivos nucleares de Irán

Por: Jacob Nagel

Washington debería volver a su política anterior de prevenir los avances civiles.

The National Interest

El gobierno de Trump, luego de restablecer las sanciones al régimen iraní el lunes, ahora intenta transmitir que hay más presión en camino. Pero el mensaje de los funcionarios estadounidenses ha sido mixto, dejando algunas dudas sobre a dónde va la política de Washington hacia Irán desde aquí.

Por ejemplo, no estaba claro hasta hace solo unos días si Irán sería expulsado de SWIFT, el servicio de mensajería financiera con sede en Bélgica que es crucial para mantener al banco central de Irán conectado al sistema bancario internacional. La mayoría de los bancos iraníes ahora están programados para desconectarse del sistema de comunicación bancario, dejando solo a unos pocos a que permanezcan conectados para transacciones humanitarias.

Sin embargo, los bancos conectados pueden ser fácilmente explotados, lo que requiere una estricta supervisión. Y aún no está claro cómo Washington planea monitorear su actividad.

La administración intentó transmitir una línea mucho más dura el lunes cuando el Departamento del Tesoro de los Estados Unidos desató un tramo de sanciones masivas de setecientas entidades re-designadas, además de otras trescientas nuevas. Pero incluso entonces, parecía haber cierta indulgencia para el régimen iraní. Específicamente, la administración otorgó exenciones para la cooperación nuclear civil en tres proyectos iraníes separados, en las ahora infames instalaciones de Arak, Fordow y Bushehr.

El deseo de ayudar a Irán a mantener el acceso a la tecnología nuclear occidental avanzada y los conocimientos técnicos es curioso. Por un lado, si el objetivo es aplicar la máxima presión sobre Irán, no debe limitarse a las sanciones petroleras y financieras, incluso si son los componentes más importantes de una campaña de presión financiera. Si el objetivo es aislar a Irán, el conocimiento nuclear también debería estar prohibido.

La decisión también es extraña porque ahora sabemos lo que Irán pretende hacer con su programa nuclear civil, gracias a las vastas cantidades de documentos que el Mossad extrajo de un almacén nuclear secreto en Teherán a principios de este año. Esos archivos dejaron en claro que Irán busca aplicar su conocimiento nuclear civil a su búsqueda ilícita de armas nucleares.

Finalmente, hay un argumento legalista directo contra la cooperación nuclear civil estadounidense con Irán, a saber, que una vez que Estados Unidos abandonó el acuerdo nuclear, ya no era posible mantenerlo. Con la reimposición de sanciones, docenas de funcionarios nucleares de la Agencia de Energía Atómica de Irán, el Ministerio de Defensa y el Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica ya se han agregado a la lista negra del Departamento del Tesoro de Estados Unidos.

Los europeos, en su tenaz intento de salvar lo que queda del acuerdo nuclear, argumentan que proporcionar a Irán el acceso abierto a la tecnología nuclear bajo la supervisión occidental es mejor que Irán haciendo avances en secreto sin supervisión. Esta es una línea también repetida por los think tanks en Washington. Pero esta no es una ecuación binaria. Irán seguramente perseguiría a ambos. Y si el objetivo es evitar que Irán acumule el conocimiento nuclear, por temor a que se produzca una carrera hacia la bomba en una fecha posterior, proporcionar asistencia parece imprudente, por decirlo suavemente.

Por ahora, parece que el gobierno de Trump ha adoptado el punto de vista europeo, tal vez como una concesión para obligar efectivamente a los europeos a reincorporarse al régimen de sanciones estadounidense. Pero en lugar de cimentar esta política, Washington debería aprovechar la oportunidad para imponer una política más restrictiva. Esto debería incluir una supervisión más rigurosa y una responsabilidad real para los países vendedores de productos de doble uso para garantizar la verificación del usuario final. E incluso si se alcanza algún compromiso, no debería haber ninguna contratación para las instalaciones nucleares de Arak, Fordow o Bushehr.

Para obstaculizar la continua búsqueda de armas nucleares por parte de Irán, las líneas rojas deben ser claras: no hay uranio natural y enriquecido, no hay instalaciones de conversión y enriquecimiento, no hay reactores nucleares con potencial de producción de plutonio de grado de armas, no hay capacidad de reprocesamiento y no funcionará el sistema de armamento ni misiles capaz de llevar ojivas nucleares.

Pero debemos ser igualmente claros acerca de la búsqueda de Irán de experiencia nuclear. Washington debería volver a su política anterior de prevenir los avances civiles. Esto debería incluir evitar que las universidades e instituciones de investigación, tanto en los Estados Unidos como en todo el mundo, enseñen, entrenen o empleen estudiantes e investigadores iraníes en los campos de la física nuclear o campos relacionados. Los Estados Unidos deben solicitar además que el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) ponga fin a las inversiones y la asistencia técnica para los proyectos nucleares iraníes y que también finalice los seminarios y conferencias organizados por el OIEA en Irán. De hecho, hasta que el comportamiento iraní cambie, el objetivo debería ser evitar que Irán desarrolle una nueva generación de científicos nucleares e ingenieros de misiles.

Hasta que Irán no pueda cumplir con los doce puntos del Secretario de Estado Mike Pompeo (renunciar al terrorismo, la violencia política, las violaciones de derechos humanos y otras actividades malignas), se requiere la máxima presión en todos los ámbitos. No hay espacio para concesiones, especialmente no nucleares.

Vía The National Interest
Comentarios