Noticias de Israel
Las noticias de Israel, en español, 24 horas en directo.

Las tensiones entre Estados Unidos e Irán eclipsan la agenda hutí en la guerra de Yemen

Por: Brian M. Perkins

REUTERS
0

Las continuas tensiones entre Estados Unidos e Irán han comenzado a tener efectos secundarios en la guerra de Yemen. La guerra se caracterizó originalmente, en cierto modo erróneamente, como una guerra indirecta con Irán, pero el conflicto corre ahora más riesgo de ser conducido en esa dirección que nunca antes. Mientras que muchos de los recientes ataques hutíes e incidentes de seguridad en Yemen han coincidido con las tensiones actuales, responder a ellas simplemente a través de la lente del títere iraní corre el riesgo de una mayor escalada y enredo extranjero en Yemen, lo que podría hacer que la descripción de la “guerra de proxys” sea mucho más acertada y que cualquier solución política sea aún más difícil de alcanzar. Sin embargo, la escalada de los ataques hutíes indica un aumento de la capacidad operacional y de la capacidad del grupo para mantener las ofensivas prolongadas. Sin embargo, los objetivos políticos de los hutíes siguen siendo propios.

Entre los acontecimientos recientes más notables directamente relacionados con los actores en Yemen se encuentran el derribo por parte de los hutíes de un dron Reaper MQ-9 de Estados Unidos, un ataque con misiles de crucero contra el aeropuerto de Abha y otras infraestructuras saudíes, y ataques esporádicos con aviones no tripulados. El nivel de participación iraní en la planificación y ejecución de estos ataques no es objeto de debate debido a que cada uno de ellos demuestra un nivel cada vez mayor de sofisticación, así como la capacidad del grupo para mantener una campaña de operaciones militares contra Arabia Saudita, algo que los hutíes no podrían haber logrado por sí solos sin el financiamiento de la República Islámica.

Estos ataques siguen una tendencia relativamente estable en cuanto a la progresión de la selección de objetivos y la evolución de la planificación y las tácticas que ha sido evidente durante el último año o más. Los hutíes han disparado innumerables misiles balísticos contra la infraestructura saudí en los últimos años, con diferentes grados de éxito, y su uso de aviones no tripulados ha sido bien documentado desde hace bastante tiempo. El primer ataque al aeropuerto de Abha el 12 de junio, sin embargo, fue presuntamente un misil de crucero, probablemente el iraní Soumar, una versión modificada del misil de crucero ruso Kh-55 lanzado desde el aire. El ataque marcó sólo la segunda vez conocida que los hutíes han utilizado un misil de crucero, siendo el primer intento de ataque a una planta nuclear en los Emiratos Árabes Unidos. Del mismo modo, el derribo del dron el 6 de junio demuestra que las capacidades de defensa aérea en general están por encima de lo que se ha visto durante la guerra. Los MQ-9 vuelan a una altitud mucho mayor que las otras aeronaves que los hutíes han derribado con éxito en el pasado. La combinación de tácticas ilustra la variedad de herramientas y métodos que los Hutíes pueden utilizar para atacar persistentemente a Arabia Saudí.

Los ataques muestran un mayor nivel de sofisticación. La frecuencia con la que se han producido los ataques en los últimos tiempos, y aunque resulta alarmante por el momento, no es totalmente inédita, ya que sus ataques se han producido en oleadas similares en el pasado y en respuesta directa a los esfuerzos de la guerra saudí y a los acontecimientos que rodean la asediada ciudad portuaria de Hodeidah. Del mismo modo, su selección de objetivos no es del todo nueva y no debe considerarse exclusiva del programa del Irán. Por ejemplo, los hutíes han intentado antes atacar aeropuertos, incluido el Rey Khaled International en Riad, e infraestructuras críticas como la planta desalinizadora de Jazán, que ha sido el lugar más atacado en términos de ataques con misiles hutíes. La intención de los hutíes de alcanzar tales objetivos es continuar presionando al país y demostrar los costos económicos y humanos que enfrenta Arabia Saudita con la esperanza de empujar al país a darse cuenta de lo insostenible que es continuar la guerra.

En la actualidad, no se puede negar que Irán ha proporcionado apoyo material y técnico a los hutíes y que la mejora de las capacidades está vinculada a la tecnología iraní, pero sigue siendo un nombre erróneo etiquetar a Yemen como una guerra de aproximación a gran escala y pocos analistas creen que Irán ha estado realmente moviendo los hilos de los hutíes. El aumento de los ataques podría deberse al estancamiento de los esfuerzos de paz y a los continuos enfrentamientos en Hodeidah durante los meses de mayo y junio, así como a las operaciones de “ojo por ojo” de Arabia Saudita y sus aliados en otras partes de Yemen, como señalaron los funcionarios hutíes como la razón de los ataques. La escalada también podría ser fácilmente la decisión del propio grupo de explotar las tensiones en curso al advertir que una mayor participación extranjera en la región corre el riesgo de sufrir represalias y un conflicto más amplio y perjudicial para todas las partes, en particular Arabia Saudí y los Emiratos Árabes Unidos. De hecho, los Emiratos Árabes Unidos han comenzado a retirar un número sustancial de tropas y equipo militar de Yemen, potencialmente para comenzar a eliminarse de la ecuación de Yemen, al tiempo que refuerza su presencia de tropas en el país.

Es fácil ver cómo los recientes acontecimientos, vistos en el contexto de los ataques a los petroleros en el Golfo de Omán y el derribo por parte de Irán de un dron de vigilancia Global Hawk de Estados Unidos cerca de su costa, podrían pintar un cuadro diferente de la conexión de los hutíes con Irán. Sin embargo, es importante mantener una perspectiva clara sobre la agenda y los objetivos locales de los hutíes. Existe un riesgo real de que estos ataques, si se consideran únicamente dirigidos por Teherán, alteren el cálculo estratégico de la coalición saudí y de los Estados Unidos y conduzcan a una escalada más amplia o a un error de cálculo militar en Yemen.

En la actualidad, es muy improbable que los Hutíes tomen una dirección de Teherán que no beneficie sus intereses o que no se ajuste a sus tácticas anteriores. La escalada de los enfrentamientos en torno a Hodeidah y otros lugares que se han producido simultáneamente al aumento de las tensiones no puede reducirse razonablemente a la participación iraní, ya que algunos de ellos han sido iniciados por las fuerzas saudíes. Si las tensiones actuales llevan a los políticos estadounidenses a malinterpretar la influencia de Irán sobre los Hutíes y a responder militarmente en Yemen, el riesgo más probable es que Irán duplique su apoyo al grupo e intente influir en su toma de decisiones. No hay evidencia significativa que demuestre que Teherán haya tenido éxito en la dirección de los Hutíes en el pasado. Sin embargo, la duplicación exacerbará aún más la guerra en Yemen y hará que el conflicto sea aún más intratable. Un ataque contra Irán, que ya no parece inminente dada la cancelación por parte del presidente Trump de los planes de atacar objetivos dentro del país, sería más probable que manifestara ataques por parte de proxys en otros países sobre los que Irán tiene un control más estricto, a diferencia de los Hutíes.

Lo que es más probable es que un ataque contra Irán sea una respuesta de Estados Unidos a los Hutíes debido a la percepción de que Teherán ha dirigido la escalada de ataques. La respuesta podría venir a través de la acción directa o a través de un apoyo adicional a Arabia Saudita. Un ataque a los Hutíes o un apoyo reforzado al Reino endurecería su posición contra Estados Unidos y secaría la voluntad previamente declarada del grupo de comprometerse con los políticos estadounidenses, aunque los Hutíes podrían no tomar instrucciones a nivel de campo desde Teherán a su propio costo, sin duda estarían aceptando un aumento en las transferencias de armas y tecnología impulsadas por tal acción. Una afluencia de armas se utilizaría sin duda para promover el objetivo del grupo de atacar a Arabia Saudita, que a su vez castiga a Estados Unidos y continúa el ciclo.

La mayoría de los analistas coinciden en que actualmente no existe una solución militar viable en Yemen que no cause más estragos en un país que ya se considera el desastre humanitario más importante del mundo en la actualidad. Los Hutíes se han beneficiado de las armas iraníes, pero incluso si Teherán dejara de enviar cargamentos hoy, podrían mantener el conflicto en un futuro previsible con lo que queda en sus reservas. Es poco probable que la coalición de Estados Unidos o Arabia Saudita pueda forzar el fin del apoyo material de Irán a través de operaciones militares o de seguridad. Al parecer, los lazos de los hutíes con Irán siempre se han centrado más en mantener sus operaciones militares para lograr los propios objetivos políticos del grupo que en cumplir la agenda iraní. La manera más viable de prevenir una conexión iraní más profunda es a través de una solución política que termine en las necesidades militares de los hutíes. Como tal, es crítico que las tensiones entre Estados Unidos e Irán no eclipsen la dinámica local única del conflicto y empujen el conflicto a un territorio más profundo y a los Hutíes más cerca de Irán. En cambio, es necesario reducir la tensión en la región y continuar los esfuerzos para alcanzar una solución política.

Vía Jamestown

Deja una respuesta

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More