X

Estados Unidos ya no es un vasallo

Seré perfectamente honesto: tampoco me gustan sus tweets. Pero hay mucho más en la presidencia de Donald Trump que esa grandilocuencia que a menudo resulta embarazosa. También hay mucho más que la conmutación oportuna, edificante y placentera de la injusta pena de prisión de Sholom Rubashkin. Un año después de la presidencia de uno de los presidentes más impopulares en la historia moderna, deberíamos ser un poco más honestos al evaluar lo que el presidente Trump ha llevado a la Casa Blanca.

Esta semana, el presidente abordó una de las promesas de la campaña que llevó a cabo inicialmente: el proceso de paz en Oriente Medio. El presidente Trump denunció que la Autoridad Palestina recibía «cientos de millones de dólares» en ayuda de los Estados Unidos mientras nos mostraba cero «aprecio o respeto». En una alucinante ─ pero no sorprendente ─ respuesta, los críticos de extrema izquierda del presidente dicen que su las críticas a la Autoridad Palestina probablemente intensificarán las tensiones en Oriente Medio, pero yo encontré el tono del presidente, justo, honesto y refrescante.

«Con los palestinos que ya no están dispuestos a hablar de paz, ¿por qué deberíamos hacerles estos pagos masivos en el futuro?», Preguntó el presidente. De hecho, ¿Por qué? Estados Unidos no solo está aquí para distribuir nuestros dólares de impuestos a entidades extranjeras, especialmente cuando no hay beneficio para nuestro país. El presidente Trump no le quita el ojo a la pelota, al mismo tiempo que aborda su mayor promesa de campaña, y muestra que ya no es un negocio habitual en Washington. La ayuda a la Autoridad Palestina -más de $ 5 mil millones desde mediados de la década de 1990- no debería venir sin un compromiso de ellos con con la paz. Pero en lugar de avanzar hacia la paz, los palestinos continúan enseñando a sus hijos a odiar a los israelíes; continúan recompensando a los terroristas y glorificando el terrorismo. ¿Qué han hecho con nuestro dinero? Co-patrocinaron dos intifadas: levantamientos violentos que destruyeron las vidas de numerosos hombres, mujeres y niños en ambos lados del conflicto.

Las únicas personas que se me ocurren en el mapa que han sido consideradas refugiados por más de medio siglo son los palestinos. Esto, a pesar de la ayuda extranjera y estadounidense; a pesar de la entrega de Gaza; a pesar de todos los esfuerzos del vecino Israel para ayudarlos a recibir agua potable y electricidad vital. Los palestinos siguen siendo «refugiados» porque es políticamente conveniente jugar la carta de víctima. Si los palestinos invirtieran en programas sociales en lugar de en túneles terroristas, el estigma de los refugiados dejaría de existir.

Las políticas exteriores del presidente Trump han sido excepcionales, sobre todo cuando se las compara con las de la administración Obama, que erosionó nuestra posición de liderazgo en el escenario mundial. Por supuesto, deberíamos vender armas defensivas a los ucranianos, a quienes Obama casi ignoró. Por supuesto, debemos hacer frente a las repugnantes, hipócritas y racistas condenas hacia Israel de las Naciones Unidas. Por supuesto, deberíamos apoyar a los disidentes políticos en Irán y ayudar a que esa nación emerja de la dictadura totalitaria de fanáticos extremistas.

El primer año de Donald Trump en el cargo puede que no haya hecho a Estados Unidos tan grandioso como lo fue antes, ni tan grande como sabemos que puede ser, pero en cuanto a la política exterior, ha permitido que Estados Unidos demuestre liderazgo y vuelva a tomar una actitud  pragmática y de altura moral. Tener que soportar la vergüenza de una fuente de tweets que mejor se dejan sin twittear es un pequeño precio a pagar por dicho liderazgo.

Por: Dov Hikind | En: The Times of Israel | Traduce: © israelnoticias.com

Categorías: Opinión
Etiquetas: Editorial

Ver comentarios (1)

  • De acuerdo con el articulo,pero en desacuerdo con lo referente a Rubansky merecia una pena mayor y no ser indultado. El uso de indocumentados de forma irracional y la evasion de impuestos merecen una pena mayor y no ser indultado. Gracias al yerno de Trump y sus influencias como lubavitcher permitio este acto.