Noticias de Israel
Las noticias de Israel, en español, 24 horas en directo.

El ardiente deseo de la izquierda de replicar Gaza en Judea y Samaria

Por: Dror eydar | En: Israel Hayom | Traduce: Noticias de Israel

Amnón Abramovich, experto de Hadashot 12, el último adherente a la doctrina obsoleta que pide un “Estado palestino”, estaba en el estudio comentando la última escalada.

Era como si no estuviera al tanto de los 25 años sangrientos que han resultado de esa doctrina. Incluso sugirió vincular a Judea y Samaria con la Franja de Gaza al poner a la Autoridad Palestina a cargo del enclave costero, asfixiando a los residentes del sur de Israel en un movimiento de tenazas. También sugirió desarraigar a las comunidades israelíes y aplastar a Hamas con la sangre de nuestros soldados. Así es como le gustaría asegurar la paz en nuestro tiempo.

Israel se retiró de Gaza y satisfizo el apetito de los que odiaban la empresa de la construcción de comunidades. Después de destruir las comunidades judías de Gaza, ¿qué obtuvimos a cambio? Sangre, fuego, y oleadas de humo.

En Judea y Samaria, en marcado contraste con lo que hicimos en la Franja de Gaza, reafirmamos el control, con las FDI defendiendo con éxito a Israel del terrorismo palestino y protegiendo a la población árabe local de Hamas mientras planea apoderarse de sus ciudades.

Por lo tanto, tenemos dos modelos para enfrentar el conflicto: el que utilizamos en Gaza y el de Judea y Samaria. Y he aquí que, a diferencia de lo que Abramovich y sus compañeros falsos profetas han predicho, el modelo problemático resultó ser el modelo de Gaza, que produjo un foco de terrorismo.

Lo que guía a nuestro enemigo en Gaza no es el pensamiento racional o el bienestar de sus súbditos (esto también es válido para el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas, que se ha negado a aceptar fondos porque Israel ha estado deduciendo los salarios utilizados para pagar a los terroristas). La lógica no convencerá a nuestro enemigo, ni tampoco las conversaciones de paz. No debemos derramar la sangre de nuestros hijos solo para poder entregar Gaza a Abbas, que no ha podido gobernar Ramallah, y mucho menos a la Autoridad Palestina.

Cualquier intento de analizar a Hamas y otros grupos terroristas utilizando herramientas occidentales, como si fueran entidades normativas, es inútil. Hamas no ha podido apoderarse de las áreas controladas por la Autoridad Palestina debido a la presencia de Israel. Si queremos aplastar a Hamas, como han sugerido algunos de los expertos, es posible que tengamos que reconquistar la Franja de Gaza y conducirla nosotros mismos, porque la Autoridad Palestina no hará el trabajo sucio por nosotros. Es incapaz

El islam, la lealtad al clan y el tribalismo en la sociedad palestina son más fuertes que cualquier forma de nacionalismo artificial y laico. Solo mire cómo se está deshaciendo el Medio Oriente, sin usar el nacionalismo de camisa de fuerza impuesto por occidente que se obtuvo después de la Primera Guerra Mundial.

Ahora está volviendo a un mosaico de tribus y clanes. La carta de Hamas de 1988, redactada por el fundador Ahmad Yassin, a quien Israel mató en un ataque selectivo, presenta una descripción más precisa de nuestro enemigo que cualquier pedazo de papel sin sentido que firme. Es un documento que todos deben leer, ya que muestra cómo los que hablan de un Estado palestino y laico carecen de buen juicio.

La carta incluye una cita atribuida a Hassan Al-Bana, el fundador de la Hermandad Musulmana, una organización que utiliza a Hamas como su órgano. Al-Bana dijo que “Israel surgirá y continuará existiendo hasta que el Islam lo borre, ya que eliminó lo que sucedió antes”. La carta dice que los objetivos de Hamas incluyen: “Una guerra a muerte… hasta la restitución de un Estado islámico”.

¿Están esos objetivos limitados a Gaza? Bueno, la carta estipula que “la tierra de Palestina es una dotación religiosa islámica [waqf] para todos los musulmanes hasta el Día de la Resurrección. Está prohibido renunciar a ella o a cualquier parte de ella”.

El artículo 13 de la carta señala que las conversaciones de paz son inútiles: “No hay solución al problema palestino, excepto la jihad. Con respecto a las iniciativas internacionales, sugerencias y conferencias, son una pérdida de tiempo y un completo disparate”. La carta continúa diciendo que Jihad es “la única forma de liberar [Palestina]. No hay duda sobre la verdadera prueba de la historia”.

Al leer estos pasajes, queda claro que cualquier conversación sobre una oportunidad perdida de lograr un acuerdo con Hamas suena como una charla irresponsable.

Deja una respuesta

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More