Noticias de Israel en español 24 horas en directo

Guardia Revolucionaria Islámica, tentáculos de Irán en Oriente Medio

Después de la revolución islámica en 1979, el nuevo régimen de ayatolás de Irán necesitaba una fuerza ideológica leal que la protegiera de sus oponentes y fuera la columna vertebral del régimen que reemplazó a la monarquía de Shah. La Guardia Revolucionaria Islámica surgió como una milicia interna, y con el paso de los años se convirtieron en un ejército paralelo con sus brazos extendidos por todo el Medio Oriente y con grandes porciones de la economía de la República Islámica.

La Guardia Revolucionaria Islámica, bajo el mando directo del Líder Supremo, fueron llamados a la bandera solo un año después de su establecimiento, cuando comenzó la larga guerra con el vecino Irak. Cuando la guerra terminó ocho años después, el poder ideológico, económico y de seguridad de la fuerza fue grande.

Las estimaciones sugieren que la Guardia Revolucionaria Islámica, cuyo estatus está anclado en la constitución de la República Islámica, tiene 125,000 a 150,000 miembros hoy en día, Pero no está claro cuántos de ellos pertenecen a la Fuerza Quds, la unidad de élite bajo el mando de Qassem Soleimani, responsable de las actividades de la Guardia Revolucionaria fuera del territorio iraní.

La fuerza es responsable del programa de misiles de Irán y también participó en el desarrollo de su programa nuclear. Continuó experimentando con misiles balísticos incluso después del acuerdo firmado en 2015 entre Teherán y las superpotencias. Si bien el acuerdo no prohíbe específicamente tales experimentos, Estados Unidos dice que violan el espíritu del acuerdo al que renunció el presidente Donald Trump en mayo del año pasado y reintrodujo las sanciones económicas contra Irán.

Negocios de la Guardia Revolucionaria Islámica

Además, los Guardias Revolucionarios están dirigiendo una gran empresa de construcción, Hatem al-Anbiya, que tiene aproximadamente 135,000 empleados responsables del desarrollo civil, la industria petrolera y los problemas de seguridad. Los Guardias Revolucionarios también han enviado equipos de rescate a áreas afectadas en las últimas semanas por las inundaciones masivas en todo el país.

El líder supremo de Irán, Ali Jamenei, ordenó el año pasado a la Guardia Revolucionaria Islámica que liberara su control sobre la economía y privatizara parte de sus posesiones. Sin embargo el presidente Hassan Rouhani intentó sin éxito restringir aún más los amplios poderes de la organización en casa.

Los Guardias Revolucionarios reclutan y equipan a miles de combatientes fuera de Irán a través de la Fuerza Quds, encabezada por Soleimani, una figura misteriosa pero prominente cuyos combatientes lucharon junto a las fuerzas del dictador sirio Bashar Assad contra los combatientes del Estado Islámico que ven a los chiítas como infieles. Los funcionarios estadounidenses dicen que bajo el liderazgo de Soleimani, los Guardias Revolucionarios capacitó a los insurgentes iraquíes para producir y usar bombas letales en las carreteras contra las fuerzas estadounidenses después de la invasión de Irak en 2003, una afirmación que Irán niega.

La Guardia Revolucionaria Islámica también es responsable de la milicia Basij, una fuerza voluntaria de varios millones de jóvenes pobres y sin educación, reclutados en el campo y en los suburbios. El modelo de Basij también se replica en el extranjero con el reclutamiento de decenas de miles de chiítas de Afganistán, Pakistán, Líbano e Irak que han sido enviados para luchar contra las guerras de poder de Teherán en Siria y en otras partes de la región.

La fuerza más antigua y más poderosa de la Guardia Revolucionaria es Hezbolá, Que se estableció después de la primera guerra de Líbano en 1982 y que es dirigida por Hassan Nasrallah, ha enviado a sus combatientes a respaldar a Assad desde 2013. Las Guardias Revolucionarias también han desplegado milicias afganas, pakistaníes e iraquíes en Siria, y también tienen vínculos con los hutíes chiitas yemeníes que luchan contra la coalición saudí.

La decisión del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de definir a la Guardia Revolucionaria como una organización terrorista ha provocado una respuesta de Irán, que ha definido a las fuerzas estadounidenses en la región como terroristas. La República Islámica advierte sobre las implicaciones de la medida, a la que también se opuso el establecimiento de defensa estadounidense. Los funcionarios estadounidenses advirtieron que la decisión podría dañar a las fuerzas militares en el Medio Oriente y dificultar la tarea de los aliados estadounidenses.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More