Noticias de Israel en español 24 horas en directo

Para Hamas, la reelección de Netanyahu ofrece perspectivas de acuerdo a largo plazo

Por: AVI ISSACHAROFF

(AP Photo / Adel Hana)

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Israel Noticias.

Varios Estados árabes y otros actores de Medio Oriente sin duda dieron un suspiro de alivio esta semana cuando el resultado de las elecciones nacionales de Israel se hizo evidente.

Un observador casual pudo haber asumido que los líderes árabes preferirían que el líder de Azul y Blanco, Benny Gantz, prevaleciera en las urnas, ya que Gantz es percibido como más moderado y quizás más propenso a avanzar en las conversaciones de paz con los palestinos.

Pero la verdad es que Arabia Saudita, Egipto y las naciones del Golfo, todos tienen estrechos vínculos con el Primer Ministro Benjamin Netanyahu. Para ellos, la cuestión de Palestina es baja en la agenda, mientras que cualquier cambio de liderazgo en Israel significaría incertidumbre y ambigüedad, y una posible inestabilidad para el statu quo regional.

Y hay otro jugador que, tal vez sorprendentemente, está bastante satisfecho con los resultados de las elecciones: Hamas.

En las últimas semanas, el liderazgo del grupo en la Franja de Gaza emprendió importantes pasos estratégicos para frenar las manifestaciones semanales en la frontera entre Gaza e Israel, unidas a una clara promesa para los residentes del enclave palestino de un futuro mejor a la vuelta de la esquina. En el 31 de marzo, aniversario de las manifestaciones de la “Marcha del Retorno”, las fuerzas de Hamas impidieron que los manifestantes alcanzaran la cerca de la frontera y causaran una grave conflagración. Al final, Hamas hizo casi todo lo posible para dejarle claro a Israel que no quería la guerra.

Y es seguro asumir que su recompensa vendrá después de la formación del próximo gobierno encabezado por Netanyahu.

La elección de Hamas de buscar un posible acuerdo con Israel no es particularmente sorprendente. Es un movimiento que desde que comenzaron las manifestaciones, los líderes de Hamas, Yahya Sinwar e Ismail Haniyeh, esperaban mejorar las condiciones de la población civil hasta el punto de que el grupo terrorista pueda estabilizar su dominio sobre el enclave costero y sus habitantes.

El 12 de octubre de 2018, terroristas palestinos se reúnen en el humo que se alza al quemar llantas cuando las fuerzas israelíes lanzan botes de gas lacrimógeno a la frontera entre Israel y Gaza, al este de la ciudad de Gaza. (Foto de SAID KHATIB / AFP)
El 12 de octubre de 2018, Islamistas palestinos se reúnen en el humo que se alza al quemar llantas cuando las fuerzas israelíes lanzan botes de gas lacrimógeno a la frontera entre Israel y Gaza, al este de la ciudad de Gaza. (Foto de SAID KHATIB / AFP)

Pero por sus esfuerzos, Hamás ha recibido hasta ahora pocos gestos recíprocos significativos de Israel. Los mediadores egipcios dejaron en claro a los jefes de Hamas que un cambio dramático en las relaciones entre Israel y Gaza no estaba sobre la mesa antes de las elecciones israelíes, pero que luego, suponiendo que Netanyahu ganara, sería posible llegar a un acuerdo que le permita a Gaza espacio para respirar.

Israel, por su parte, ha señalado al menos a Hamas hacia dónde podría dirigirse, con la expansión del área de pesca permitida frente a las costas de Gaza a 15 millas náuticas, la reanudación de las operaciones de los cruces fronterizos y la transferencia de fondos para los pobres de Gaza a través de NACIONES UNIDAS.

En cierto sentido, Israel está dispuesto a dedicarse en los próximos meses a estabilizar y fortalecer el gobierno de Hamas sobre Gaza, mientras le otorga legitimidad a los ojos del público palestino. A cambio, Hamas garantizará la calma en el sur.

Tal escenario hubiera parecido fantástico hace unos pocos años. Sin embargo, al final, es ventajoso que ambas partes trabajen juntas, aunque sea de manera indirecta.

Un empleado del gobierno designado por Hamas en Gaza firma un documento para recibir el 50 por ciento de su salario atrasado de los fondos donados por Qatar, mientras que otros esperan en la cola, en la oficina principal de correos de Gaza, en la ciudad de Gaza, el 7 de diciembre de 2018. (Foto AP / Adel Hana)

Y, sin embargo, a pesar del cauteloso optimismo en el frente de Hamas-Israel, hay bastantes factores que podrían alterar completamente la ecuación.

En primer lugar, existe el potencial de una acción de base que conduzca a un cambio estratégico no deseado: solo se necesitaría un grupo descarriado de palestinos demasiado entusiastas que intentan romper la barrera fronteriza y que se les dispare para que los lados vuelvan a la senda de la escalada renovada.

En segundo lugar, existe la Jihad Islámica Palestina. La organización terrorista prueba constantemente los límites de la calma y, a veces, incluso aparece en sus acciones en busca de una guerra total. Su nuevo líder, Ziad al-Nakhala, todavía no es del todo entendido por Hamas o Egipto. Él tiene sus propias consideraciones y presiones internas para tratar. Los intereses de Hamas, principalmente vinculados ahora a mantener la calma con Israel, son irrelevantes para él.

Combatientes de las Brigadas Al-Quds, el ala militar del grupo terrorista Jihad Islámico, participan en una marcha militar en la ciudad de Rafah en el sur de la Franja de Gaza el 15 de noviembre de 2018. (Abed Rahim Khatib / Flash 90)

En tercer lugar, está la Autoridad Palestina. Si bien Israel y Egipto se esfuerzan por establecer la calma con Hamas, está claro que la Autoridad Palestina no está interesada en tal acuerdo, que fortalece y normaliza el gobierno de Hamas. No está claro cuál será la respuesta de la AP a un acuerdo. Pero si, por ejemplo, opta por recortar los fondos que regularmente transfiere a Gaza, como el presidente Abbas de la Autoridad Palestina ha considerado, esto podría conducir fácilmente a un nuevo malestar.

El factor final es el propio Hamas. Si en algún momento siente que el arreglo no va a su manera, se puede asumir que las restricciones que impuso en la frontera se descartarán rápidamente.

En resumen, Hamas e Israel bajo Netanyahu están bien encaminados hacia una calma muy deseada, y simplemente se alejan de un brote fuera de control.

Esto es, después de todo, el Medio Oriente.

Vía The Times of Israel

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More