Noticias de Israel en español 24 horas en directo

¿Por qué Irán se arriesga a una escalada importante con Israel?

Noticias de Israel

El plan de Irán de lanzar un enjambre de “aviones no tripulados asesinos” hacia objetivos israelíes desde Siria, que fue frustrado por las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) el sábado por la noche, no fue exactamente sin precedentes.

En los últimos diecinueve meses, ha habido al menos cuatro intentos por parte de Irán, o de milicias que trabajan en su nombre, de lanzar drones de ataque o misiles hacia Israel, comenzando con el vehículo aéreo no tripulado derribado por un helicóptero israelí Apache momentos después de cruzar la frontera en febrero de 2018.

Lo que es diferente en esta última escalada es que el nivel de preparación de los iraníes parece más alto que en el pasado. La decisión tomada por el alto mando de la Guardia Revolucionaria Islámica de Irán de lanzar el ataque puede estar directamente relacionada con su deseo de tomar represalias por los ataques aéreos de Israel contra las milicias apoyadas por Irán en Irak.

Lo que también es nuevo es la rapidez con que Israel reconoce estos ataques en particular, tanto en las exposiciones informativas detalladas de la Unidad del Portavoz de las FDI como en las declaraciones simultáneas del Primer Ministro Benjamin Netanyahu. Aunque la mayoría de los ataques no reivindicados estaban dirigidos contra amenazas futuras, las FDI dijeron que el último ataque impedía un ataque inmediato contra Israel.

Y por supuesto, también está el hecho quizás coincidente de que Netanyahu se enfrenta a unas elecciones cruciales en tres semanas (antes de las elecciones de abril, mostró una voluntad similar de reclamar ataques en Siria).

A pesar de su enemistad jurada con el Estado judío durante casi cuatro décadas, la dirección revolucionaria islámica de Irán evitó la confrontación militar directa con Israel; en su lugar, utilizó a sus diversos proxys.

El cambio estratégico de febrero de 2018 hacia la participación activa de la Fuerza de al-Quds del IRGC en los ataques es el resultado de varios factores, algunos de los cuales provienen de la política interna iraní y del deseo de conseguir victorias propagandísticas. Si algunos de los aviones no tripulados hubieran logrado atacar a Israel, los daños habrían sido relativamente menores, ya que sólo pueden transportar unos pocos kilogramos de explosivos. Pero el efecto sobre la conciencia pública israelí e iraní habría sido enorme.

Otra razón por la que el IRGC está dispuesto a asumir un mayor riesgo y a comprometerse a una mayor escalada con Israel es su frustración por el éxito de la interdicción por parte de Israel de su plan de establecer una presencia militar permanente en Siria, incluida la amenaza que supone dicha presencia para el corazón de Israel. Israel ha logrado un éxito considerable, tanto a nivel de inteligencia en la detección de los intentos de Irán como a nivel operativo en el ataque y la destrucción de los activos iraníes en Siria en cientos de ataques, la mayoría de los cuales no han sido reconocidos. Pero también debe permanecer en perspectiva.

Israel ha logrado frustrar los planes de ataque iraníes e impedir el establecimiento de bases a largo plazo en territorio sirio, pero no ha alcanzado el objetivo general de poner fin a toda la presencia militar iraní en el país. Esto se lograría en parte gracias a la presión de Rusia (y de los Estados Unidos), pero como ha demostrado el presidente ruso Vladimir Putin, está jugando un partido mucho más complicado en Siria.

Desde el despliegue de Rusia en Siria, se ha asociado con Irán para apoyar al régimen de Bashar al-Assad. Al mismo tiempo, no ha actuado para impedir que Israel ataque los activos iraníes allí. El pacto no declarado entre Netanyahu y Putin es que Israel puede ir tras las capacidades ofensivas de Irán cuando éstas amenazan a Israel.

Pero las fuerzas acumuladas por Irán en Siria, principalmente los combatientes de Hezbolá y los miembros de la milicia chiíta afgana, iraquí y pakistaní, entrenados en Irán, han permanecido intactas. Rusia quiere botas chiítas en el terreno, para no tener que arriesgar a muchos de sus propios soldados. En otras palabras, Irán ha producido la carne de cañón.

En varios momentos de la guerra en Siria, desde que estalló el levantamiento original en 2011, ha habido quienes, dentro del sistema de seguridad israelí, han pedido ataques contra las fuerzas del régimen de Assad que mataron a cientos de miles de personas y desarraigaron a millones de civiles sirios. Netanyahu limitó intencionadamente el alcance de las operaciones de Israel en Siria, atacando sólo objetivos que podrían suponer una amenaza directa para Israel. Esta política se hizo aún más rígida una vez que las fuerzas rusas llegaron a Siria.

Esencialmente, Israel e Irán se encuentran en un punto muerto en Siria. Irán ha mantenido a Assad en el poder, pero sus planes de convertir a Siria en otra base para sus operaciones de representación, como ha hecho en Líbano, Irak y Yemen, han sido frustrados hasta ahora. Sin embargo, hay decenas de miles de combatientes chiítas en Siria, bajo el control directo de Irán. Como lo demuestran los acontecimientos del sábado por la noche, seguirán intentando utilizar a Siria como plataforma de lanzamiento de ataques contra Israel.

 

Por: Anshel Pfeffer  / Vía: Haaretz
Vía Haaretz

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More