Noticias de Israel en español 24 horas en directo

Irán intensifica sus esfuerzos para construir una máquina de guerra regional contra Israel

Por: Yaakov Lappin

© israelnoticias.com

Una guerra en las sombras entre el eje radical chiíta dirigido por los iraníes e Israel se ha hecho bastante pública en las últimas semanas. Este conflicto está impulsado por la determinación de Israel de impedir que Irán construya capacidades de ataque en Siria, Líbano e Irak.

Los agentes de la milicia chiíta bajo el mando de la Fuerza Quds de Irán dispararon cohetes hacia Israel a primera hora del lunes desde las afueras de Damasco, según las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI). Todos los proyectiles no pudieron cruzar a Israel y cayeron en Siria. La Fuerza Quds es la fuerza militar secreta de la Guardia Revolucionaria Islámica (IRGC) que opera en todo el mundo.

Ese ataque parece ser una respuesta a un ataque aéreo contra las posiciones de las milicias chiítas apoyadas por el Irán en el cruce fronterizo de Albukamal, que une Siria con Irak. El cruce fronterizo de Albukamal fue escenario de un ataque aéreo en mayo de 2018, atribuido por los medios de comunicación a Israel. Irán ha designado el cruce como un eslabón central de su proyecto de corredor terrestre, diseñado para permitir que Teherán inunde Siria y Líbano con convoyes terrestres que transportan misiles, cazas, logística y plataformas militares.

En su apuro por responder, la Fuerza Quds pareció lanzar un ineficaz ataque con cohetes, tal vez reflejando el hecho de que la campaña preventiva de Israel en Siria ha logrado negar a los iraníes la oportunidad de afianzarse militarmente en Siria.

Mientras tanto, el programa de mejora de misiles, dirigido por Hezbolá y su patrocinador iraní, se ha intensificado en los últimos años. Este mayor esfuerzo ha hecho que Hezbolá construya emplazamientos secretos de armas en todo el Líbano con el propósito de convertir cohetes inexactos de diversos alcances en misiles guiados de precisión, según la nueva información publicada por las FDI.

Este programa, si continúa sin interrupción, constituiría un nuevo nivel de amenaza para Israel, dando al eje radical chiíta dirigido por Irán la capacidad de enviar misiles precisos hacia los lugares estratégicos sensibles de Israel.

En efecto, significaría que Hezbolá podría atacar las centrales eléctricas, aeropuertos, puertos marítimos, bases militares y otros lugares críticos de Israel. Israel ha dejado claro, tanto en los hechos como en la acción, que no tolerará la creación de dicha capacidad, y las crecientes tensiones que rodean a este programa conllevan el riesgo de que se deteriore y se convierta en un conflicto regional.

Según informes de los medios de comunicación internacionales, a finales de agosto, drones militares israelíes atacaron una máquina iraní en el sur de Beirut que producía combustible de alta calidad para misiles balísticos de precisión. Hezbolá prometió responder derribando un dron israelí, una amenaza que, según dijo, cumplió el lunes por la mañana. Las FDI dijeron que el dron se había estrellado y que no había información delicada en peligro.

La decisión de Hezbolá el 1 de septiembre de disparar una ráfaga de misiles Kornet antitanque contra una base de las FDI cerca de la frontera libanesa, que por poco impacta contra un vehículo de las FDI, se produjo días después de que Israel golpeara una célula terrorista liderada por Irán en Siria en las etapas finales de preparación de un ataque con aviones no tripulados contra Israel.

En última instancia, estos incidentes reflejan una lucha más profunda en la que Israel está decidido a impedir que Irán y sus proxys del terrorismo acumulen niveles inaceptablemente peligrosos de armas de fuego que pondrían en grave peligro el frente civil de Israel.

Entre 2013 y 2015, informó la FDI, Irán comenzó a contrabandear misiles de precisión listos para su uso desde Irán, vía Siria, a Hezbolá en el Líbano.

La mayoría de estos esfuerzos se vieron frustrados por “ataques atribuidos a Israel”, dijo la FDI, y el proyecto iraní fracasó. Como resultado, en 2016, Irán y Hezbolá cambiaron sus tácticas. En lugar de transportar misiles guiados enteros, decidieron convertir los cohetes imprecisos existentes en misiles guiados, y hacerlo en suelo libanés.

El plan iraní consistía en producir cohetes no guiados en el Centro Sirio de Investigación Científica, conocido por sus siglas en francés SERS, un centro gubernamental de investigación y producción de armas en el noroeste de Siria. La segunda mitad del plan se basaba en el contrabando de componentes de precisión del Irán al Líbano.

En suelo libanés, las tropas debían convertir los cohetes en misiles de precisión, y Hezbolá se dispuso a establecer instalaciones de conversión en todo el Líbano, incluida la capital, Beirut.

Las FDI dieron el paso inusual de exponer al personal clave del programa iraní de misiles de precisión, nombrando al general de brigada Muhammad Hejazi comandante de la Fuerza Quds del Cuerpo Libanés, que trabaja directamente bajo el mando del jefe de la Fuerza Quds, Qassem Suleimani.

Hejazi comandó a dos oficiales superiores del IRGC: El Coronel Majid Nuab, gerente tecnológico del proyecto de precisión del IRGC, que se especializa en misiles tierra-tierra, y el General de Brigada Ali Nuruzi, jefe de logística del IRGC. Es responsable de la transferencia de componentes desde Irán, a través de Siria, a las instalaciones del proyecto en Líbano.

Fuad Shukr, un alto comandante de Hezbolá, fue nombrado comandante de la organización chiíta del proyecto de precisión. Shukr, asesor del Secretario General de Hezbolá, Hassan Nasrallah, y miembro del foro más importante, el Consejo de la Yihad, dirigió la planificación y ejecución del atentado con bomba de 1983 contra el cuartel de la Infantería de Marina de los Estados Unidos en Beirut, en el que murieron 241 estadounidenses. Está en la lista de los más buscados del Departamento de Estado.

Según las FDI, la Fuerza Quds utiliza tres canales principales para introducir de contrabando componentes de misiles de precisión en el Líbano. El primero es por tierra, utilizando cruces fronterizos oficiales, como el de Masnaa, Siria-Líbano. El segundo es a través de vuelos civiles procedentes de Irán que aterrizan en el Aeropuerto Internacional Rafiq Hariri de Beirut. El tercero es a través del mar, vía el Puerto Internacional de Beirut.

Sin embargo, a pesar de las nuevas tácticas, entre 2016 y 2018, el eje radical chiíta no cumplió sus objetivos. En los últimos meses, Israel ha observado un aumento de los esfuerzos de Irán y de Hezbolá por producir misiles de precisión en el Líbano. Este esfuerzo consistió en duplicar la construcción de instalaciones de producción y conversión de misiles en el Líbano.

Según las FDI, estas instalaciones consisten en el ensamblaje de estabilizadores de misiles, motores, componentes de control y guiado y ojivas explosivas para convertir cohetes imprecisos de diversos alcances en misiles de precisión.

El 3 de septiembre, las FDI expusieron una instalación de Hezbolá en el valle de Bekcá, en el Líbano oriental, para convertir y fabricar misiles de precisión. Establecido por Irán y Hezbolá, el sitio ha aumentado recientemente sus actividades. Cuenta con una “línea de ensamblaje dedicada a la fabricación de armas de precisión y a la transferencia de equipos sensibles”, dijo la FDI. La presencia de un centro de producción masiva de misiles guiados es el tipo de amenaza que Israel ha advertido que no tolerará.

El sitio de producción de misiles del Valle de Becá contiene máquinas para fabricar ojivas y motores de misiles, creando proyectiles con una tasa de precisión inferior a 10 metros, considerada altamente precisa en términos militares.

Para fabricar los misiles, Irán suministra máquinas especiales e instruye a los equipos de fabricación, además de una guía de apoyo continuo”, dijo la FDI.

Hezbolá, por temor a los ataques, evacuó equipo valioso del complejo a “lugares civiles en Beirut”, según el ejército israelí.

“Lo que estamos tratando en este escenario específico es el proyecto de munición guiada de Hezbolá en el Líbano, que hemos expuesto y no tenemos intención de permitir que exista debido a la gravedad de la amenaza”, dijo el portavoz de la prensa internacional de las FDI, el teniente coronel Jonathan Conricus, tras el ataque con misiles antitanque del 1 de septiembre de Hezbolá. “Ese es el contexto desde nuestro punto de vista”.

En respuesta al ataque israelí contra el escuadrón de aviones teledirigidos de la Fuerza Quds una semana antes, Conricus dijo: “Sé que Israel y las FDI están luchando desde dentro de Israel para defender a nuestros civiles y nuestra soberanía. Y sé que los iraníes están, en promedio, a una distancia de 600 a 1.000 kilómetros de sus fronteras. Están tratando de atacar a Israel. Entendemos que los iraníes tratarán de seguir atacando. Estamos listos, y preparándonos para tales operaciones. … Estamos preparados para un gran número de escenarios diferentes y tenemos los planes ofensivos necesarios para tomar represalias”.

Además de estos acontecimientos, ha aparecido nueva información sobre las actividades de la Fuerza Quds en Siria, tras la frustración por parte de Israel de un ataque con aviones no tripulados desde territorio sirio.

Anteriormente, las FDI identificaron a la Fuerza Quds como la entidad que organizó, entrenó y dirigió el escuadrón de aviones no tripulados, y las FDI identificaron a dos miembros chiítas libaneses del escuadrón por su nombre. Los operativos, Hasan Zbibi, de la ciudad libanesa de Nabatieh, y Yasir Dahir, de la aldea de Blida, murieron en el ataque de las FDI en su complejo al sur de Damasco. Anteriormente habían viajado a Irán en muchas ocasiones, dijeron las FDI, y agregaron que “se sometieron a entrenamiento” para operar vehículos aéreos no tripulados y aviones no tripulados y aviones no tripulados suicidas. Volaron a Irán a bordo de los vuelos civiles de Mahan Air para entrenamiento, dijeron las FDI, dando a conocer imágenes que parecen haber sido tomadas con uno de los teléfonos celulares de los operativos a bordo del vuelo.

En los días siguientes, nueva información reveló la identidad del Cuerpo de Siria de la Fuerza Quds. El Cuerpo está encabezado por un general iraní, Javad Ghaffari, que opera bajo el mando directo del jefe de la Fuerza Quds, Qassem Soleimani.

Ghaffari no sólo supervisó el escuadrón de ataque de los aviones no tripulados, sino que también comanda a decenas de miles de miembros de la milicia chiíta de varios países activos en toda Siria, incluyendo Damasco, Alepo y Siria oriental. Ghaffari reclutó a los miembros de la brigada de aviones no tripulados, cuatro hombres libaneses, que los entrenaron y supervisaron la ejecución del ataque, antes de que la brigada fuera destruida en un ataque aéreo israelí.

Vía Algemeiner

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More