Noticias de Israel en español 24 horas en directo

Israel y Jordania miran a EE. UU. para impedir que Hezbolá se afiance en el sur de Siria

Por: Taylor Luck

Reuters

Con la creciente presión de Estados Unidos sobre Irán, aumenta la preocupación de que el sur de Siria podría ser un punto de inflamación de las crecientes tensiones entre Irán y Estados Unidos, Israel y el mundo árabe.

En 2018 quedó claro que el presidente de Siria, respaldado por Rusia e Irán, Bashar al-Assad, había salido victorioso en la guerra civil de su país. Y Rusia, la principal potencia, prometió tanto a Israel como a Jordania que los acuerdos de seguridad para el sur de Siria mantendrían a las fuerzas iraníes a 70 u 80 kilómetros (43 a 50 millas) de sus fronteras.

Israel y Jordania asumieron esa promesa para incluir a los representantes de Irán, especialmente al grupo militante libanés chiíta Hezbolá.

Pero un año después, las pruebas demuestran que Hezbolá se ha atrincherado cada vez más en la zona, y Rusia parece ahora incapaz o no dispuesta a cumplir su promesa.

Con la diplomacia estadounidense también notablemente disminuida en Siria, crece la preocupación entre Israel, Jordania y los analistas regionales de que una escalada no intencionada y potencialmente “devastadora” podría estar a la vuelta de la esquina en la que nadie podría echarse atrás.

Rusia prometió que los iraníes y las milicias serían expulsados del sur de Siria, y Rusia no entregó los bienes”, dice Ely Karmon, investigador principal del Instituto Internacional de Lucha contra el Terrorismo en Herzliya, Israel.

¿La supuesta respuesta rusa a Israel? El acuerdo se refería a las fuerzas iraníes, no a sus agentes.

Ojo por ojo

Después de que Hezbolá enviara a miles de combatientes en 2013 para apuntalar al presidente Assad, Israel inició una campaña de ataques quirúrgicos contra Hezbolá y las instalaciones militares iraníes y sus líderes cerca de los Altos del Golán y los convoyes de armas que se dirigen hacia el Líbano.

Al no estar dispuesto a tomar partido en la guerra civil, Israel se abstuvo de atacar a las fuerzas del régimen sirio y se centró en impedir que Hezbolá y la Guardia Revolucionaria iraní establecieran un segundo frente septentrional en el Golán.

Irán y sus milicias, consumidas por el refuerzo de las fuerzas en decadencia de Assad, se abstuvieron de responder con la fuerza.

Era un tatuaje de bajo nivel: Israel atacaría bases iraníes o un convoy de misiles; Hezbolá dispararía contra patrullas militares israelíes o bases en el Golán.

“Los israelíes han sido cuidadosos con sus objetivos y han llegado a la conclusión de que ahora no es el momento de retroceder”, dice Jon Alterman, vicepresidente senior del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales (CSIS, por sus siglas en inglés) en Washington.

La contención había funcionado. Hasta ahora.

Hezbolá consolida su presencia

La política de contención de Israel está llegando ahora a sus límites, con Hezbolá y los representantes iraníes, según se informa, incrustados en el sur de Siria.

Según fuentes de seguridad y analistas, Hezbolá tiene de 7.000 a 10.000 fuerzas en toda Siria, con otros 8.000 a 12.000 combatientes chiítas leales a Irán procedentes de Irak, Afganistán y Yemen que coordinan con el grupo libanés.

Pero mientras Assad consolidaba su control sobre el país en el último año, las fuentes de seguridad dicen que la presencia de Hezbolá en el sur de Siria ha crecido dramáticamente, con 1.000 combatientes en la región de Daraa, cerca de Jordania, y en Quneitra, enfrentándose a las fuerzas israelíes en el Golán.

Los antiguos rebeldes del Ejército Sirio Libre que han regresado a sus pueblos natales en el sur de Siria después de un acuerdo de amnistía con el régimen dicen que Hezbolá está efectivamente “gobernando” varias ciudades y pueblos.

Hezbolá y las milicias chiíes patrullan zonas vestidas como fuerzas uniformadas del régimen sirio para evitar ser golpeadas por los ataques aéreos israelíes, dicen, o, con mayor frecuencia, despliegan a ex combatientes rebeldes para patrullar zonas y proporcionar información de inteligencia directamente al grupo paramilitar respaldado por Irán.

“O respondes ante Hezbolá, o te vas”, dice Abu Mohammed, un antiguo rebelde que había vivido anteriormente en Jordania y no quería usar su nombre real.

Acerca de estos anuncios

Las afirmaciones, al igual que la mayoría de los avances en la Siria controlada por el régimen, son difíciles de verificar.

Pero muchos sirios también informan que sus hogares y barrios enteros han sido tomados por las milicias chiítas y sus familias, lo que forma parte de un “cambio demográfico” planeado en el sur.

Más preocupante para Israel es el hecho de que Hezbolá ha adquirido experiencia en guerra urbana a partir de la guerra civil, conocimientos de planificación táctica a partir de la coordinación con los rusos e iraníes, y un amplio arsenal de misiles balísticos, misiles guiados y aviones teledirigidos armados.

El periódico israelí Haaretz afirmaba que Irán estaba transformando pueblos del sur de Siria en “fortalezas”, lo que indicaba que, desde el acuerdo con Rusia, “Hezbolá era en realidad más activo en la región, y la organización estaba reestableciendo sus redes de terror en el sur de Siria”.

Temores de escalada

Con el aumento de la presión económica y militar de Estados Unidos sobre Irán, crece el temor en Ammán y en el sistema de seguridad israelí de que Teherán pueda activar a Hezbolá para que responda al ataque.

Los anteriores brotes en Siria han estado vinculados a la presión sobre Irán: El 8 de mayo de 2018, el mismo día en que el presidente Donald Trump anunció la retirada de Estados Unidos del acuerdo nuclear con Irán, los ataques israelíes alcanzaron objetivos iraníes en una base militar en las afueras de Damasco.

Dos días después, milicias apoyadas por Irán lanzaron 20 cohetes contra bases militares israelíes en los Altos del Golán, lo que llevó a Israel a atacar de nuevo varias instalaciones iraníes en todo el país.

Moscú, que está tratando de reducir su presencia física en Siria al tiempo que asegura el beneficio económico de su participación en forma de reservas de gas natural y contratos de reconstrucción de Siria, está tratando de evitar el conflicto.

Pero Rusia ha demostrado ser ineficaz a la hora de reducir la participación y la actividad militar iraní en Siria, dicen los expertos en seguridad árabes e israelíes.

En cambio, Moscú ha dado a Israel una “luz verde” para alejar lentamente a Hezbolá y a las milicias iraníes de la frontera sin encender un conflicto abierto, negándose a desplegar sus sistemas de defensa antimisiles en Siria contra los ataques aéreos israelíes.

Los expertos en seguridad regional han llamado al acuerdo “descuidado” por parte de Moscú y “jugando a la ruleta”.

Jordania también teme otro conflicto en sus fronteras, y el golpe que supondría para una economía que acaba de empezar a recuperarse de las consecuencias de la guerra de Siria.

Pero una presencia a largo plazo de Hezbolá en sus fronteras también es vista como “inaceptable”, por la creencia de que la milicia será un obstáculo para las relaciones y el comercio entre Jordania y Siria, y puede intentar contrabandear armas y drogas hacia el reino.

A la incertidumbre se suman las elecciones israelíes.

“Siempre hay riesgos de errores de cálculo, y sin duda los hay cuando Israel participa en una campaña electoral”, dice Alterman, del CSIS. “No quieres ser absorbido por una guerra que no se puede ganar, pero tampoco quieres parecer impotente ante la confrontación”.

Se busca: una rampa de salida

Todos coinciden en que el liderazgo estadounidense podría ser uno de los pocos factores que podrían ayudar a impedir que la presencia de Irán en Siria encienda un polvorín regional.

Se dice que funcionarios estadounidenses y turcos están cerca de un acuerdo que evitaría hostilidades en la frontera norte de Siria, cerca de donde están desplegadas las fuerzas estadounidenses. Pero según los diplomáticos regionales, falta la diplomacia estadounidense en casi todo lo relacionado con Siria.

Esta es la cuestión central: ni Estados Unidos, ni Israel, ni los iraníes, ni siquiera Hezbolá saben lo que sucederá si se produce una provocación involuntaria en términos de consecuencias y causalidades”, dice el Sr. Karmon, investigador israelí.

“Es un juego de riesgo en el que puedes perder el control”.

Mientras tanto, una retirada militar estadounidense de Siria permitiría a Irán controlar un corredor terrestre directo que atraviesa Irak y entra en Siria hacia el Golán, lo que alimentaría aún más el potencial de conflicto.

Queremos que Estados Unidos mantenga una presencia en Siria, pero también que ofrezca diplomacia para que todos tengan una salida”, dijo un diplomático árabe, que no estaba autorizado a hablar con la prensa.

“Si los EE.UU. no crean esa rampa, no sabemos quién puede”.

Vía csmonitor

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More