Noticias de Israel
Las noticias de Israel, en español, 24 horas en directo.

Israel tendría misiles con la capacidad de llegar más allá de Irán

Por: Yossi Melman

AFP
0

El viernes pasado, el Ministerio de Defensa de Israel anunció lacónicamente que había llevado a cabo una prueba de lanzamiento de un “sistema de propulsión de cohetes”.

Los informes extranjeros afirmaban que el ensayo se refería a un misil Jericó superficie a superficie. Aunque el Ministerio de Defensa dijo que la prueba fue planeada con anticipación, fue difícil ignorar el momento y no interpretarla como una advertencia y una amenaza dirigida a Irán. De hecho, su ministro de Asuntos Exteriores, Javad Zarif, se quejó en un tweet de que mientras las democracias occidentales acusan a su país de intenciones secretas de desarrollar armas nucleares y misiles para lanzarlas, Israel es en realidad el único país en “Asia Occidental” (en sus palabras) que posee armas nucleares y desarrolla misiles para lanzarlas En el fondo hay informes de que Irán ha desplegado misiles en Irak, a 400 kilómetros de Israel, y Yemen, a 2.000 kilómetros de distancia. Una carta enviada por Alemania, Francia y el Reino Unido al secretario general de la ONU acusaba a Irán de tener la capacidad de desarrollar misiles equipados con ojivas nucleares en violación del Régimen de Control de Tecnología de Misiles.   Según la carta, se produce una brecha en el Centro de Control de Armas Estratégicas cuando un misil puede transportar una ojiva de 500 kilogramos con un alcance de 300 kilómetros.  El pasado mes de abril, Irán fue visto probando el misil Shahab-3, que se ajusta a esa definición.  Pero Jericó tiene capacidades similares, basadas en informes extranjeros.

Israel tiene un arsenal de cohetes y misiles marítimos, aéreos y terrestres con fines de interceptación y ofensivos, cuya existencia reconoce. Por el bien de este artículo, enfoquémonos sólo en su arsenal terrestre. Tiene cohetes de corto alcance (hasta 50 kilómetros) como el Tamuz, que se han utilizado ocasionalmente contra objetivos en Siria y el Líbano.

El ex ministro de Defensa Avigdor Liberman abogó por la creación de un comando de misiles destinado a ampliar el alcance de los proyectiles tierra-tierra a 200 kilómetros, con el fin de mejorar la potencia de fuego de los militares y dotar a la Fuerza Aérea de una herramienta adicional. Pero los militares, incluido el ex Jefe de Estado Mayor Gadi Eisenkot, se opusieron a la idea y mataron la iniciativa. Los militares tienen una larga tradición de rechazar las nuevas ideas y el pensamiento “fuera de la caja”. Así, por ejemplo, los militares, y especialmente la fuerza aérea, se opusieron a la creación de sistemas para proteger la infraestructura civil, incluido el sistema de la Cúpula de Hierro.

Los militares tienen los misiles de interceptación de la Cúpula de Hierro (con un alcance de hasta 70 km), la Honda de David (hasta 200 km, aunque sus capacidades operativas siguen siendo defectuosas), los misiles Patriot de Estados Unidos (hasta 80 km), y los Arrow 2 y 3 (más de 300 km). Se ha informado de que se está elaborando un modelo de Arrow 4, que utiliza varias ojivas. El Arrow 3 es un misil que vuela por encima de la atmósfera (según informes extranjeros, a una altura de más de 100 kilómetros) y está hecho para interceptar misiles balísticos lejos de las fronteras de Israel.

Sin embargo, Israel nunca ha admitido que posee misiles Jericó. Según informes extranjeros, estos misiles fueron desarrollados a partir de un tipo de misil de fabricación francesa. En 1957, Shimon Peres, entonces alto funcionario del Ministerio de Defensa, estuvo presente cuando Francia realizó un ensayo de misiles nucleares en Argelia.

Desde entonces, según esos informes, Israel ha ampliado el alcance de Jericó y le ha dado la capacidad de transportar ojivas nucleares. Según se informa, Jericó tiene ahora un alcance de 4.000 kilómetros. Por lo tanto, es el único misil balístico que tiene Israel. También tiene el lanzamisiles Shavit, que envía satélites (principalmente de reconocimiento) al espacio.

Una de las preguntas más interesantes es por qué Israel nunca ha lanzado la Jericó durante las operaciones militares. Según se informa, esta posibilidad se planteó al menos dos veces. La primera vez fue a principios de la Guerra de Yom Kipur, cuando el Ministro de Defensa Moshe Dayan y algunos de sus generales, incluyendo a Rehavam Zeevi, se asustaron y hablaron en términos apocalípticos de la “destrucción del Tercer Templo”. Debatieron la posibilidad, rechazada rotundamente por otros generales y políticos, de amenazar con usar un arma nuclear. Se informó de que Israel había armado y desplegado misiles Jericó con puntas nucleares estacionados en silos subterráneos.

La segunda ocasión, según informes extranjeros, fue durante la Guerra del Golfo, en enero de 1991, la primera noche en que Saddam Hussein ordenó el lanzamiento de misiles Scud contra Tel Aviv y Haifa.

Temiendo que Israel tomara represalias feroces y saboteara la guerra de coalición liderada por Estados Unidos, el secretario de Defensa Dick Cheney sugirió a Israel que respondiera en medida lanzando misiles convencionales de Jericó contra Irak. Cheney usó la comparación bíblica de “ojo por ojo”, es decir, un misil por misil. Pero los funcionarios israelíes, encabezados por el Primer Ministro Yitzhak Shamir, rechazaron la idea de que los sistemas amerindios explicaban que en ese momento el alcance de Jericó era insuficiente para alcanzar Bagdad u otros objetivos iraquíes importantes.

Pero, según los informes extranjeros, la principal razón por la que se rechazó la idea fue porque los misiles de Jericó están destinados a servir como armas estratégicas (similares a los submarinos) como último recurso nuclear. Tal suposición tiene sentido. Los expertos extranjeros estiman que un misil Jericó, sin su ojiva, cuesta 10 millones de dólares. Es un misil muy caro, y los expertos creen que Israel tiene docenas, o incluso hasta 100, de esos misiles. Suponiendo que un misil Jericó pueda transportar una ojiva convencional de una tonelada, parece inútil “desperdiciar” cuando un caza de combate puede transportar una carga útil ocho veces más pesada.

Así, asumiendo que Israel nunca utilizará las armas nucleares que la mayoría del mundo cree que tiene (tal uso también significaría la desaparición del país), está claro que el único propósito de los misiles de Jericó es la disuasión, sobre todo contra Irán, pero también contra Pakistán, situado a unos 4.000 kilómetros de distancia, que es el alcance exacto de Jericó. No es que los líderes de Israel piensen así. El principal enemigo de Pakistán es la India. Pero a los ojos de Israel, Pakistán es el único país que tiene una “bomba islámica”.

En el pasado, Israel estaba muy preocupado por Pakistán. Libia, bajo Muammar Gadhafi, dio millones de dólares para ayudar a Pakistán a construir la bomba. El Pakistán hizo caso omiso de la solicitud. Sin embargo, el Dr. Abdul Khader Khan, el “padre de la bomba pakistaní”, fue también el proliferador nuclear número uno que ayudó a Libia e Irán a obtener conocimientos y tecnología nucleares. La preocupación por Pakistán sigue siendo el núcleo de la asociación estratégica entre Israel y la India, que incluye la inteligencia militar. También se informó en el pasado que el Mossad estaba monitoreando las capacidades nucleares de Pakistán. Es razonable que después de Irán, las capacidades de Pakistán tengan una alta prioridad en las consideraciones de seguridad israelíes.

Vía Haaretz

Deja una respuesta

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More