Noticias de Israel
Las noticias de Israel, en español, 24 horas en directo.

Israel no puede confiar en Rusia para combatir el terrorismo

Por: Kyle Orton y Oved Lobel

Cuando los funcionarios de defensa de Rusia, Estados Unidos e Israel se reunieron recientemente en Jerusalem para una cumbre trilateral sin precedentes, fue en gran medida otro intento del presidente estadounidense Donald Trump y del primer ministro israelí Benjamín Netanyahu de poner en práctica su creencia desde hace mucho tiempo de que Rusia les ayudará a tratar con Irán y tal vez otros asuntos antiterroristas en Siria.

Como de costumbre, los rusos se negaron, esta vez en un lenguaje bastante directo, rechazando a bocajarro la idea de que Irán es “la principal amenaza a la seguridad regional”, declarando más bien que estaba “contribuyendo mucho a la lucha contra los terroristas”, alabando su efecto “estabilizador” en Siria y reiterando que Teherán “era y sigue siendo nuestro aliado y socio”.

Su bofetada no parece haber hecho ninguna diferencia, a juzgar por la afirmación posterior de que todas las partes siguen comprometidas a encontrar “una manera de hacer que [la salida de Irán de Siria] ocurra”. Netanyahu declaró que “la cooperación en materia de seguridad entre Rusia e Israel ya ha contribuido en gran medida a la seguridad y estabilidad de nuestra región”.

Encontrar intereses comunes con el Kremlin sobre la lucha antiterrorista es una noción recurrente en la política occidental, y una idea que se escucha con frecuencia en estos días, especialmente en las declaraciones oficiales israelíes. Pero los acontecimientos de la semana pasada en un tribunal de Moscú subrayaron por qué el régimen de Vladimir Putin nunca será un socio fiable.

Un caso en un tribunal ruso se refiere a un atentado terrorista en el metro de San Petersburgo el 3 de abril de 2017, en el que murieron 14 personas y otras 50 resultaron heridas.

Según el testimonio de la comisión investigadora, que informó al día siguiente de la atrocidad, se trataba de un ataque suicida de un uzbeko de 22 años de edad llamado Akbarzhon Dzhalilov, que se había trasladado a Petersburgo en 2011 desde la ciudad de Osh en Kirguistán. Las imágenes de vídeovigilancia entregadas a la prensa “muestran a un joven con una parka roja… que lleva una mochila caminando a través de una estación de metro”, que según Moscú es Dzhalilov.

Nueve sospechosos, dos células de hombres de Asia Central (siete en Petersburgo; dos en Moscú), fueron arrestados a mediados de abril de 2017. Un total de 11 personas serían juzgadas en última instancia en relación con el atentado.

El caso de la fiscalía es que uno de los hombres arrestados inicialmente en Moscú, Abror Azimov, al igual que Dzhalilov, un ruso naturalizado de Kirguistán, dirigió la célula de ataque, entrenando a Dzhalilov en técnicas terroristas. Esta formación fue financiada por el otro sospechoso detenido en Moscú, Akram, hermano de Abror, que recibió dinero de un grupo de Al-Qaeda en Siria, que entregó el dinero en efectivo a Akram en Turquía. Se dice que la célula dirigida por Azimov estaba planeando un ataque de seguimiento en algún lugar de Rusia.

El grupo de Al-Qaeda en cuestión fue denominado Katibat Tawhid wal-Jihad (KTJ), una unidad jihadista uzbeka dentro del derivado de Al-Qaeda Hay’at Tahrir al-Sham (HTS). Se dice que el ataque de Petersburgo fue dirigido por el emir sirio de la KTJ, Sirozhidin Mukhtarov, más conocido como Abu Saloh al-Uzbeki.

Al-Nusra/HTS ha estado implicado en la planificación de varios ataques extranjeros. Parece que permite a Al-Qaeda operar sin obstáculos en el territorio que controla. Al-Qaeda reclamó oficialmente el ataque de Petersburgo el 25 de abril de 2017.

Combatientes de la coalición vinculada a Al Qaeda conocida como Hay'at Tahrir al-Sham, entrenando en la provincia de Idlib, Siria. 20 de agosto de 2018. AP
Combatientes de la coalición vinculada a Al Qaeda conocida como Hay’at Tahrir al-Sham, entrenando en la provincia de Idlib, Siria. 20 de agosto de 2018. AP

Pero hay un problema.

En los dos años transcurridos desde el atentado, se han puesto en tela de juicio todos y cada uno de los detalles ofrecidos por la fiscalía, incluida la identidad del terrorista suicida, o incluso si hubo un atentado suicida.

En primer lugar, la aparente reivindicación de responsabilidad de Al-Qaeda es, como señaló The New York Times en su momento, claramente extraña. Se afirmó en nombre del “Batallón Imam Shamil”, una facción nunca antes escuchada de Al-Qaeda, y la declaración se publicó en la Agencia Nouakchott d’Information (ANI), “un sitio web…asociado con las sucursales de Al-Qaeda en África [que] no es un lugar normal para las reivindicaciones de responsabilidad del grupo terrorista de otras partes del mundo”, como explicó el Times.

Además, la reclamación estaba fechada el 18 de abril, pero una semana después no había sido recogida por el ecosistema mediático jihadista.

Además, el Estado Islámico ha insinuado en dos ocasiones que es responsable del atentado de Petersburgo. Los ataques guiados de ISIS en Rusia no son desconocidos, y, con un pequeño puñado de excepciones desde finales de 2017, los puntos de venta de ISIS han sido esencialmente honestos en cuanto a los ataques de los que el grupo es responsable. Curiosamente, las autoridades le dijeron al hermano menor de Dzhalilov que su hermano mayor era sospechoso de tener vínculos con ISIS.

Víctimas de la explosión se encuentran cerca de un tren subterráneo atropellado por una explosión en una estación de metro en San Petersburgo, Rusia, el 3 de abril de 2017.
Víctimas de la explosión se encuentran cerca de un tren subterráneo atropellado por una explosión en una estación de metro en San Petersburgo, Rusia, el 3 de abril de 2017. AP

Luego están las primeras declaraciones de Abror Azimov de que él “estuvo involucrado, pero no directamente” en el ataque al metro. Al negar la afirmación del Estado de que había confesado haber organizado el ataque, Abror reconoció que se le habían “dado órdenes” en una aplicación cifrada, pero dijo: “No entendía que estaba participando en una actividad terrorista”.

La familia Azimov insistió al Washington Post que los hermanos han sido creados por el FSB, la agencia de inteligencia nacional de Rusia. Según cuentan, Akram fue secuestrado en un hospital del sur de Kirguistán, maltratado y llevado a Moscú, donde fue arrestado.

(Mukhamadyusup Ermatov, que según el FSB tenía explosivos en su casa de Moscú, afirma que fue detenido en San Petersburgo poco después del atentado, torturado en un sótano durante varias semanas y llevado a Moscú en mayo de 2017, donde fue detenido).

La madre de otro acusado, Makhamadyusuf Mirzaalimov, también negó categóricamente su participación en el tribunal, diciendo que había soñado con unirse al ejército ruso, que ni siquiera era lo suficientemente religioso como para saber cómo rezar correctamente, y que estaba de acuerdo con él después del atentado que quienquiera que lo hubiera cometido debería ser condenado.

Se espera que las familias digan esto, pero están respaldadas por Arkady Dubnov, un analista independiente de Asia Central que no tiene ninguna relación con el caso, y que tiene su sede en Moscú, donde sus opiniones tienen sus riesgos. Por lo tanto, cuando Dubnov le dice al Post que sólo hay “detalles falsos de una investigación y arrestos organizados” para vincular a cualquiera de los hombres en custodia con el terrorismo, hay que tomarlo en serio.

Diez de los acusados negaron haber participado en el ataque de Petersburgo cuando presentaron sus alegatos en abril de 2019, y Shokhista Karimov, la única mujer detenida, afirmó que las autoridades habían colocado una granada en su bolso.

Por muy inverosímil que esto pueda parecer, ha ocurrido algo peor en los Estados occidentales con un grado mucho mayor de transparencia e independencia judicial que en Rusia, especialmente con el infame caso de los Seis Croatas en Australia, cuando las agencias de inteligencia malévolas se combinan con las autoridades estatales para asegurarse de inculpar a los sospechosos que quieren.

Oficiales de las fuerzas especiales rusas se reúnen mientras el Servicio Federal de Seguridad (FSB) arresta a presuntos insurgentes islámicos en un bloque de apartamentos a las afueras de San Petersburgo, Rusia. 17 de agosto de 2016Sergei Konkov,AP / סרגיי ק
Oficiales de las fuerzas especiales rusas se reúnen mientras el Servicio Federal de Seguridad (FSB) arresta a presuntos insurgentes islámicos en un bloque de apartamentos a las afueras de San Petersburgo, Rusia. 17 de agosto de 2016Sergei Konkov,AP / סרגיי ק

Todo ello nos lleva a los procedimientos de un tribunal militar de distrito en Moscú el martes 2 de julio.

Las rarezas comenzaron con la logística. Tres agentes del FSB, supuestamente los implicados en la detención de los sospechosos y en la recogida de pruebas, no se encontraban en el tribunal y ni siquiera eran visibles en el enlace de vídeo; el juez desestimó las solicitudes de la defensa para que se probara la identidad de los hombres.

Cuando la defensa estaba interrogando al primer oficial del FSB, Maxim Ivanov, observó que Ivanov estaba respondiendo palabra por palabra del expediente del caso, cuando afirmó que estaba dando su propio testimonio de improviso. El abogado defensor le preguntó sobre un crujido, claramente papeles de los que Ivanov estaba leyendo. Inmediatamente, el fiscal exigió que la pregunta fuera eliminada del acta, lo cual fue confirmado por el juez.

Quizás el momento más extraño fue cuando un abogado defensor le hizo a Ivanov una pregunta que ha surgido desde abril de 2017: “¿Sigue vivo Dzhalilov?” La respuesta de Ivanov fue sorprendente: “No puedo responder a esa pregunta.”

El siguiente oficial del FSB en el estrado fue Alexey Voronin, encargado de traer a Ermatov. Voronin afirmó que no podía recordar esencialmente nada, desde cuando Ermatov fue arrestado hasta cómo estaba el clima ese día.

El juez rechazó las apelaciones de la defensa para hacer cumplir alguna orden, ya que estas alegaciones de falta de memoria se convirtieron en una burla a los procedimientos, aunque el juez se lanzó a la acción para plantear una pregunta burlona sobre la necesidad de que Voronin fuera evaluado por amnesia.

El último hombre del FSB interrogado fue Pavel Muskatov, aparentemente el funcionario responsable de la detención de los hermanos Azimov. Su memoria era mucho mejor, hasta que le preguntaron sobre las afirmaciones de que Akram había sido arrestado antes, en Osh y no en Moscú, retenido durante semanas en un sótano donde fue torturado, y luego trasladado en avión a la capital rusa.

Parecía sorprendido por la existencia de cualquier “cárcel secreta” rusa, lo que provocó la risa del fiscal. El juez no presionó para obtener una respuesta más completa.

El presidente ruso Vladimir Putin da la mano a Alexander Bortnikov, jefe del Servicio Federal de Seguridad (FSB), segundo a la izquierda, en el Kremlin de Moscú, Rusia. 11 de abril de 2019 - Alexei Nikolsky,AP
El presidente ruso Vladimir Putin da la mano a Alexander Bortnikov, jefe del Servicio Federal de Seguridad (FSB), segundo a la izquierda, en el Kremlin de Moscú, Rusia. 11 de abril de 2019 – Alexei Nikolsky,AP

El juicio se ha interrumpido varias veces, una vez después de que Karimov cayera enfermo el 10 de julio, lo que llevó al tribunal a llamar a una ambulancia, y antes, cuando Ermatov se enfermó en el banquillo de los testigos después de haber estado presuntamente recluido en régimen de incomunicación, aplazando las actuaciones cuando una ambulancia fue llamada al lugar de los hechos.

Es indiscutible que algo no está bien con la versión de los acontecimientos del Estado ruso, y cuanto más se mira más parece concebible que todo no esté bien. Entonces, ¿qué está pasando?

Hay que reconocer que la independencia de los tribunales rusos está altamente cualificada, y esto es especialmente cierto en los casos en los que intervienen los dirigentes políticos o cualquier cosa que tenga que ver con el terrorismo. Como tal, los acontecimientos en la sala de audiencias en tales casos se orientan hacia los imperativos del Kremlin, en lugar de llegar a la verdad.

Aunque es imposible discernir exactamente cuáles son estos intereses, los servicios de seguridad rusos son un libro notoriamente cerrado, se pueden vislumbrar algunas líneas de tendencia.

La demonización de los migrantes centroasiáticos en medio de la recesión económica sirvió a su propio propósito de reunir sentimientos en torno al gobierno ruso. Pero el uso de los migrantes para presentar una conspiración lo más grande posible, extendiéndose más allá de las fronteras de Rusia, sirvió también para varios otros propósitos.

Un motivo político inmediato para la rápida aparición de la afirmación de que KTJ guió la trama desde el extranjero a través de aplicaciones cifradas fue la complicidad en la campaña de la FSB para restringir la independencia del espacio en línea. El reclamo del Kremlin llegó días después de que el creador de Telegram se burló de las amenazas del gobierno ruso de bloquear su programa.

La dimensión KTJ es también muy útil para Moscú en su esfuerzo por dar forma a una narrativa en la que su intervención en Siria pueda ser presentada como una medida antiterrorista prudente, en lugar de un acto de agresión que provoque lo que se llamaría un “retroceso” terrorista si le hubiera ocurrido a un país de la OTAN.

 

Hay entonces factores más generales. Las detenciones rápidas, sobre todo en un complot aparentemente tan vasto, ayudan a que los servicios de seguridad parezcan capaces. Al mismo tiempo, estas detenciones y el alcance públicamente anunciado de los diseños de los terroristas ayudan a fomentar un sentido de inestabilidad y amenaza, particularmente cuando están teñidos de elementos extranjeros que buscan justificar ante los rusos las tácticas domésticas más duras del gobierno.

El primer ministro, Benjamin Netanyahu, estrechando lazos con el presidente ruso Vladimir Putin. (Crédito de la foto: AMOS BEN GERSHOM, GPO)

En vista de lo anterior, el argumento del gobierno ruso de que es un socio natural de Occidente en la lucha contra el terrorismo es profundamente preocupante.

El jefe de la lucha antiterrorista de la CIA después del 11-S señaló que Moscú está “siempre en el “modo de recibir” … “pero que generalmente se muestra reacio a ofrecer mucho a cambio” cuando se trata de terrorismo. Este problema ha persistido, como lo demostró el comportamiento de Rusia en torno al atentado de la Maratón de Boston, en el que ocultó todo tipo de información sobre uno de los principales perpetradores a pesar de las peticiones activas de Estados Unidos.

Pero lo que es más importante, si se quiere que haya lo que Netanyahu llama “cooperación en materia de seguridad”, para promover, en lugar de socavar, los intereses de seguridad nacional de Occidente, es la capacidad básica de confiar en la poca información que proporciona el Kremlin.

Evidentemente, esto es imposible, como demuestran, entre otros muchos ejemplos, los procedimientos kafkianos en el caso de Petersburgo.

Vía Haaretz

Deja una respuesta

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More