La guerra que está librando Israel entre las guerras

Por: Amod Yadlin

El péndulo entre las amenazas militares del norte y del sur de Israel continúa oscilando. Después de que el enfrentamiento con Hamas en Gaza fuera el centro del verano, los eventos de los primeros días del verano volvieron a incluir la arena del norte en la agenda y sirvieron como recordatorio de que los desafíos de seguridad allí son significativamente más graves y peligrosos que en cualquier otro frente.

La pausa en las actividades israelíes llevadas a cabo en Siria fue el resultado de un intento de dar espacio a los rusos mientras intentaban encontrar una fórmula para mediar entre los intereses en conflicto de Israel e Irán. Los esfuerzos no dieron fruto. De hecho, un alto cargo militar esta semana describió el alcance de las actividades militares israelíes en Siria durante el último año y medio en su esfuerzo por evitar que Irán se establezca en el país devastado por la guerra. Además, aviones de combate atacaron blancos en el campo Hama de Siria, dijo el martes la agencia de noticias estatal siria, SANA, en un ataque que Siria atribuyó rápidamente a Israel. El ataque tuvo lugar no lejos de las fuerzas del régimen sirio que preparan sus fuerzas para avanzar en la provincia de Idlib, el último bastión rebelde.

Bombardeo israelí en Siria (Foto: AP)
Bombardeo israelí en Siria (Foto: AP)

A principios de semana se informó de un ataque contra un depósito de armas en la frontera entre Irak y Siria. También se dijo que el ataque había sido lanzado contra los misiles suministrados por Irán a las milicias chiítas en Iraq y los componentes avanzados de armas que se destinaron a Hezbolá. Para Israel, es correcto enfocarse en dos eventos interrelacionados. En el futuro inmediato, los ojos deben centrarse en la batalla prevista en Idlib y, en principio, se deben tomar medidas en nombre del objetivo estratégico supremo: evitar el afianzamiento de Irán en Siria y el Líbano.

Unos 100.000 combatientes del grupo salafista y jihadista Tahrir al-Sham (anteriormente conocido como el Frente Al-Nusra) se concentran en Idlib. El grupo está afiliado a al-Qaeda. También hay grupos sunitas opositores junto a ellos, que están sujetos a la influencia de Turquía. La provincia es hogar de unos 2,5 millones de civiles, incluidos miles de refugiados que llegaron de áreas destruidas por el régimen de Assad, Irán y Rusia.

Esta confrontación tiene el potencial de una colisión entre las dos potencias principales y de la ruptura de la “alianza impía” entre Turquía, Irán y Rusia. El presidente Trump, que hasta ahora ha restringido la participación de Estados Unidos a las respuestas a los ataques con armas químicas, advirtió que cientos de miles perecerían en la embestida de Assad en Idlib y que los Estados Unidos “se enojarían mucho” si acontece una “matanza” en la provincia de Idlib. Obviamente, un tweet no es un plan militar, pero a la luz de la supuesta intención de Trump de asesinar a Assad, sus advertencias no pueden ser ignoradas.

Tres dilemas se presentan ante Trump: primero, ¿debería delinear las líneas rojas más allá del uso de armas químicas? Segundo, ¿debería atacar a otras fuerzas que no están claramente afiliadas con el régimen de Assad, como Hezbolá? En tercer lugar, y más importante que cualquier otra cosa, ¿cómo funcionarán los mecanismos anti-escalada entre Rusia y EE. UU.?

Escena del presunto ataque de la IAF en Hama a principios de esta semana
Escena del presunto ataque de la IAF en Hama a principios de esta semana

Los rusos, que ya comenzaron su bombardeo, probablemente intensificarán su campaña aérea después de una reunión que tuvo lugar el viernes en Teherán entre funcionarios rusos, iraníes y turcos. Israel está observando desde lejos lo que está ocurriendo en Idlib mientras continúa su política de no intervención en la guerra civil siria desde hace mucho tiempo, incluso mientras continúa la crisis humanitaria. Esta política es quizás correcta dentro de los parámetros de la realpolitik, pero es importante señalar que deja una mancha indeleble en la reputación moral de Israel.

A nivel operativo, Israel continuará y avanzará en su campaña de entreguerras que está llevando a cabo contra los intentos de Irán de construir una fuerza militar avanzada en Siria, Líbano y quizás también en Iraq. La campaña tiene dos objetivos: prevenir e intensificar las hostilidades mientras se dañan las capacidades avanzadas y las armas avanzadas, y retrasar la guerra de las noticias mediante una estrategia de disuasión.

Hasta ahora, Israel ha logrado golpear componentes militares importantes que pertenecen a los iraníes sin caer en un conflicto más amplio. La campaña israelí, que se basa en inteligencia de calidad y una fuerza aérea impecable, solo está en su primera fase. Es vital examinar continuamente si la construcción de la fuerza iraní ha sido seriamente dañada, y recordar que la cantidad de bombas arrojadas no es importante, sino si es conducente a la estrategia de disuasión. A pesar de eso, debemos preguntarnos si la próxima guerra se está alejando o si nos estamos acercando aceleradamente hacia ella.

Maj. Gen. (res.) Amos Yadlin es el director ejecutivo del Instituto de Estudios de Seguridad Nacional de la Universidad de Tel Aviv (INSS). Es un ex general de la Fuerza Aérea de Israel, agregado militar de las FDI en Washington, DC y fue director de la Dirección de Inteligencia Militar de las FDI.

Comentarios