Noticias de Israel en español 24 horas en directo

En muestra de solidaridad, Trump defiende y protege a Israel de la Corte Penal Internacional

Wikimedia Commons.

Los Estados Unidos ha dejado claro que ningún tribunal internacional, especialmente aquellos liderados por infractores de derechos humanos, lo amenazarán a él o a su personal militar. También ha dejado claro que Israel se encuentra a salvo bajo la protección estadounidense.

En lo que puede ser visto como una increíble muestra de apoyo a Israel, la administración de los Estados Unidos incluyó a Israel en sus esfuerzos por impedir que la Corte Penal Internacional investigue las denuncias de crímenes de guerra. En una declaración atribuida a Trump en la Casa Blanca dijo: “Desde la creación de la CPI, Estados Unidos se ha negado sistemáticamente a unirse a la corte debido a sus amplios e inexplicables poderes de enjuiciamiento; la amenaza que representa para la soberanía nacional estadounidense; y otras deficiencias que la hacen ilegítima. Cualquier intento de perseguir a personal estadounidense, israelí o aliado será recibido con una respuesta rápida y enérgica”.

Mientras que algunos han denunciado que la respuesta de la administración es percibida como excepcionalismo estadounidense, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, refiere lo contrario: un enfoque injusto y excepcional en las democracias. Y lo mismo sucede con Israel, que es sistemáticamente señalado y mantenido injustamente a un nivel más alto en el escenario internacional.

Estados Unidos decidió revocar la visa de entrada del Fiscal de la CPI, Fatou Bensouda, en respuesta a la investigación de la CPI acerca de los presuntos crímenes de guerra ocurridos la semana pasada, cometidos por las fuerzas estadounidenses y aliados en Afganistán. El Asesor de Seguridad Nacional, John Bolton, ahora ha amenazado a los jueces de la CPI con sanciones si acusan a cualquier estadounidense que haya servido en Afganistán de crímenes de guerra. Los Estados Unidos bajo el mandato de Trump, ha dejado en claro que ningún tribunal internacional, especialmente aquellos liderados por infractores de derechos humanos, lo amenazaría a él o a su personal militar; gracias a Trump, los Estados Unidos también ha dejado en claro que Israel se encuentra a salvo bajo la protección estadounidense.

El profesor Eugene Kontorovich, director de Derecho Internacional en el Foro de Política Kohelet con sede en Jerusalem, testificó sobre la CPI en el Congreso y asesoró a altos funcionarios estadounidenses e israelíes sobre la corte y su jurisdicción.

Le dijo a JNS: “El presidente Trump ha dado un paso extraordinario en defensa de Israel, prometiendo imponer sanciones como prohibiciones de viaje a los funcionarios de la CPI si continúan con su investigación parcial de Israel”.

Dijo que cuando la CPI “desechó su investigación pendiente de los crímenes cometidos por los Estados Unidos y otras fuerzas en Afganistán, el enfoque rígido de la administración de Trump para combatir los juicios de los soldados estadounidenses por parte de la CPI con sede en La Haya fue totalmente reivindicado”.

Kontorovich dijo, “Ahora”, “Estados Unidos también promete imponer sanciones a la corte si procede con una investigación en Israel sobre los asentamientos en Judea y Samaria. Israel, como los Estados Unidos, no se unió al tratado de la corte. Esta es una muestra extraordinaria de apoyo de Estados Unidos y puede ayudar a disuadir una investigación imparcial e injusta”.

El domingo, durante la reunión semanal del gabinete de gobierno, el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, agradeció a Trump, dijo: “Se están metiendo con Estados Unidos e Israel, dos democracias que, por cierto, no son miembros de la corte internacional, pero no hay duda de que tenemos los mejores sistemas judiciales del mundo”.

“Venir y hacer que los soldados de Estados Unidos sean juzgados, o los soldados de Israel, o el Estado de Israel o los Estados Unidos es absurdo. Es una inversión de todo el punto original de la CPI”, agregó Netanyahu.

“Por lo tanto, lo que tenemos aquí es una corrección de la injusticia, y es un acto que tiene una influencia de gran alcance con respecto a la conducta del sistema internacional en relación con el Estado de Israel”, continuó. “Felicito a los Estados Unidos, al presidente Trump y a la administración de Trump por su posición firme en el lado de los ciudadanos de Israel y los soldados de las FDI. Como en tiempos anteriores, está comprobado que Israel no tiene mejor amigo que Estados Unidos y apreciamos mucho este apoyo que también nos brindan en otras áreas”.

‘Una respuesta efectiva a los abusos del derecho internacional’

Eytan Gilboa, profesor de relaciones internacionales y comunicación internacional e investigador principal asociado en el Centro BESA para Estudios Estratégicos en la Universidad Bar-Ilan en Ramat Gan, dijo a JNS que esta decisión de la corte es “bastante importante”. Tenemos otro caso aquí de “el poder es correcto”.

Gilboa también dijo que es “compatible con la estrategia de Trump para atacar y socavar las actividades de las organizaciones internacionales que están abusando de su misión, y se dirigen a países democráticos como Estados Unidos e Israel”.

Agregó que la posición estadounidense es que “los países democráticos son capaces de lidiar con los crímenes de guerra o cualquier otro crimen”.

“Es muy importante que Trump dijera que cualquier intento de esa corte para investigar a Israel provocaría una respuesta similar, ya que socava la estrategia palestina de atacar a Israel en organizaciones internacionales, donde tienen un apoyo casi automático”, añadió Gilboa.

También hizo una comparación entre este caso y el intento de acusar al ex primer ministro israelí, Ariel Sharon, a quien se acusó de la masacre de Sabra y Shatila en 1982, en la que las falanges cristianas masacraron a los palestinos. Los palestinos demandaron a Sharon en Bélgica, pero finalmente fracasaron.

Otra comparación hecha por Gilboa fue cuando, años despúes, en 2003, el ex presidente de los Estados Unidos George W. Bush y el vicepresidente Dick Cheney fueron demandados en Bélgica por las invasiones de Afganistán e Irak. El secretario de Defensa, Donald Rumsfeld, llamó al primer ministro de Bélgica en ese momento y le dijo que retirará esa acusación de inmediato o que la sede de la OTAN se mudaría de Bruselas.

“Los mismos tipos de amenazas funcionaron aquí”, señaló Gilboa.

En los últimos años, Israel ha estado trabajando para impedir la entrada de personas que representan a organizaciones hostiles.

Refiriéndose a las amenazas de Trump contra la CPI, Gilboa dijo que “esta es una medida legítima que Israel puede tomar contra aquellos que la están socavando”.

Señaló que “las personas en estas organizaciones no están pensando en los derechos humanos. Tienen una agenda política que quieren promover. Esta cancelación de la visa del fiscal otorga legitimidad a acciones similares israelíes contra enemigos que desean socavar su bienestar y seguridad”.

Gilboa concluyó diciendo que “este es un paso muy importante hacia una respuesta efectiva a los abusos del derecho internacional y las organizaciones internacionales que los palestinos, los árabes y los enemigos del pueblo de Israel han estado persiguiendo en la última década”.

Konotorovich quiso tranquilizar las cosas diciendo que “ahora Israel ha sido llevado al paraguas protector de Estados Unidos”.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More