Noticias de Israel en español 24 horas en directo

¿Qué tan relevante es la presencia de Estados Unidos en Siria para Israel?

Por: Anna Ahronheim

ARIEL SCHALIT / ASSOCIATED PRESS

Una mirada militar a los Altos del Golán.

Han pasado casi tres semanas desde que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció inesperadamente que retiraría a las tropas estadounidenses de Siria. En Israel, ha habido mucha especulación sobre si la retirada abrirá la puerta para que Irán solidifique su puente terrestre hacia el Mediterráneo.

Durante los últimos cuatro años, el saliente jefe de personal de las FDI, el teniente general Gadi Eisenkot ha estado trabajando para prevenir la expansión de Irán en el Medio Oriente y el atrincheramiento en la Siria devastada por la guerra. Esta misión fue su mayor desafío como oficial superior del ejército.

Él expandió la «guerra entre las guerras» de Israel, supervisando innumerables operaciones más allá de las fronteras del Estado judío para evitar que Irán realice sus objetivos y evitar que fortalezca su poder chiíta en el Líbano, Hezbolá.

Según el sitio web Missile Threat del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales en Washington, el arsenal de cohetes y misiles de Hezbolá ha aumentado considerablemente desde la última guerra entre el grupo e Israel, de 15.000 cohetes y misiles a 130.000.

Mientras que la mayoría del arsenal comprende misiles de superficie a superficie y antitanques de corto y mediano alcance, «Hezbolá es el actor no estatal más armado del mundo, y ha sido descrito como una milicia entrenada como un ejército y equipada como un Estado», concluyó el informe.

Aunque las FDI han dicho que golpearon a Gaza un total de 865 veces durante el año pasado en respuesta al lanzamiento de cohetes hacia el sur de Israel, la mayoría de las operaciones de la Fuerza Aérea de Israel han sido contra objetivos en Siria.

Debido a esos ataques contra Irán y Hezbolá en Siria, el grupo terrorista chiíta no ha podido cumplir su objetivo de obtener una gran cantidad de misiles de precisión de sus patrocinadores en Teherán.

Y mientras que la presencia y las capacidades de Irán en los Altos del Golán han disminuido significativamente, ahora que Trump ha anunciado que las tropas estadounidenses se retirarán de la región, la preocupación ha aumentado en Israel, con el primer ministro Benjamin Netanyahu pidiendo a Washington que reconozca la soberanía de Israel sobre la estratégica región de los Altos del Golán como compensación.

Yaakov Amidror, ex comandante general de las FDI, miembro principal de Anne y Greg Rosshandler en el Instituto de Estrategia y Seguridad de Jerusalem y miembro distinguido del Instituto Judío para la Seguridad Nacional de América en el Centro de Defensa y Estrategia de Gemunder, dijo a The Jerusalem Post que si bien declarar la soberanía israelí sobre los Altos del Golán es un interés israelí, no está conectado a las operaciones de las FDI contra los iraníes.

«Declarar la soberanía israelí sobre el Golán no nos ayudará a actuar contra los iraníes, pero tampoco nos impedirá actuar contra los iraníes», dijo el miércoles por la noche.

En agosto, la agencia de noticias rusa TASS citó a un enviado ruso diciendo que las fuerzas iraníes habían retirado sus armas pesadas en Siria a 85 km de los Altos del Golán de Israel, y según Amidror, si bien no hay más instalaciones iraníes «formalmente» en los Altos del Golán de Siria, sus milicias todavía se pueden encontrar «aquí y allá».

«Los iraníes entendieron hace mucho tiempo que esto es una línea roja para nosotros, y cualquiera que lo intente está tomando un riesgo», dijo, y agregó que Teherán sabe que Israel está muy determinado a hacer cumplir sus líneas rojas.

«En todos los intentos anteriores por parte de los iraníes y Hezbolá de construir plataformas de lanzamiento en los Altos del Golán, nuestras acciones fueron muy claras, e incluso los rusos entienden que este es un punto muy delicado y que no deberían permitir que los iraníes se acerquen a Israel».

Con la ayuda de Rusia, Irán y Hezbolá, Assad recuperó el control de la mayoría de Siria y está reconstruyendo su ejército, centrándose primero en las divisiones de inteligencia y defensa aérea, que podrían representar una amenaza para las aeronaves israelíes.

Rusia, que a lo largo de su tiempo en Siria durante la guerra civil ha respetado los intereses de seguridad israelíes, ha instalado nuevas defensas aéreas en Siria, que, aunque actualmente están tripuladas por tropas rusas, representan una amenaza para Israel.

A pesar de un acuerdo tácito de no entrometerse en operaciones israelíes contra objetivos iraníes o de Hezbolá, no es descabellado imaginar un escenario en el que Rusia cambie de opinión y permita a las tropas sirias controlar los avanzados sistemas de defensa aérea. Según Amidror, es solo cuestión de tiempo que los rusos entreguen el control de los sistemas a los sirios.

«Políticamente, hay una gran diferencia entre los sistemas antiaéreos tripulados por Rusia y los sistemas tripulados por Siria, pero militarmente no importa», dijo. “Desde el punto de vista israelí, es una cuestión técnica; porque si es en nuestro interés y necesidad, y la decisión se toma en Jerusalem, para nosotros no importa si son los rusos o los sirios. Pero lo que tenemos que hacer es tener la capacidad de usar las fortalezas que tenemos para detener a los iraníes».

Según informes extranjeros, Israel se ha entrenado para superar el sistema de defensa aérea S-300 que Rusia desplegó en Siria. Israel también tiene el sigiloso caza de combate F-35, que ya ha visto acción en los cielos en el Medio Oriente.

«Los rusos entienden la necesidad de Israel de defenderse», dijo Amidror, y agregó que «incluso si no les gusta o no están de acuerdo con ello, entienden que Israel tiene el derecho de defenderse al no permitir que los iraníes construyan una independiente máquina de guerra en Siria”.

Por lo tanto, es probable que Israel continúe sus operaciones contra Irán y Hezbolá en el frente norte, ya sea en el Líbano, Siria o el oeste de Irak.

«Hay una diferencia entre Siria y el Líbano», dijo Amidror, y si bien las FDI han «mantenido nuestra libertad para actuar en Siria, no construimos esta libertad para actuar en el Líbano, y esta es una de las decisiones más problemáticas que podría tomarse en el futuro cómo tratar con Irán y Hezbolá en el Líbano».

El Asesor de Seguridad Nacional de Estados Unidos, John Bolton, quien estuvo en la región esta semana para tranquilizar a los aliados de Washington, sostuvo que no hay un calendario fijo para el retiro, y que unas 200 tropas estadounidenses permanecerán cerca de la base Tanf para contrarrestar la actividad iraní.

La retirada, Bolton dijo que «se llevaría a cabo de tal manera que se asegure de que la defensa de Israel y de nuestros otros amigos en la región esté absolutamente segura», pero los oficiales de la defensa israelí no están tan seguros, y han dicho que los estadounidenses no permanecerán en la base de Tanf, que limita con Irak.

Tanf sería un punto de cruce estratégico para el puente terrestre de Irán, si los estadounidenses se van.

Sin embargo, no es crítico para Israel que haya botas estadounidenses en el suelo en Siria, siempre y cuando la IAF mantenga su libertad de acción allí. Pero con el régimen de Bashar Assad consolidando su control del país, la oportunidad de continuar atacando se está cerrando, y las FDI lo saben.

Vía Jerusalem Post

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More