La ex “Primera Dama de ISIS” ahora ama a los judíos y planea visitar Jerusalem

Por: David Horovitz

Tania Joya estuvo casada durante 12 años con un estadounidense líder del Estado Islámico. Hoy vive en Texas, ha renunciado al Islam y pronto hablará en un templo sobre la desradicalización.

The Times of Israel

Hace menos de seis años, la musulmana nacida en Gran Bretaña Tania Joya vivía en Siria con su esposo, un converso estadounidense convertido al islamismo que se estaba convirtiendo en una figura cada vez más influyente en los círculos del Estado Islámico. La próxima semana, dará una charla sobre “contrarrestar las fuerzas del extremismo violento” en Temple Shalom, una sinagoga de la reforma en Dallas, Texas.

Por lo que Joya sabe, su ex, el antiguo cristiano ortodoxo cristiano John Georgelas, que durante 17 años ha estado bajo el nombre de Yahya al-Bahrumi, todavía está activo en Siria con el Estado Islámico, donde se dice que encabeza el grupo terrorista jihadista, realiza operaciones de propaganda en idioma inglés y es el recluta estadounidense más importante. Por su parte, Joya ha renunciado al Islam, se siente cada vez más atraída por las costumbres y los rituales judíos, llevó a sus hijos a ayudar a decorar el sukka en el Templo Shalom hace unos meses y dice que tiene la intención de visitar Jerusalem.

La rápida transformación de la vida de Joya –desde una autodenominada jihadista “dura” y esposa de un extremista islámico, a una declarada activista por la desradicalización– es tan cruda e inverosímil como para dejar dudas, reconoce, en muchos aspectos en las mentes de las personas. En una aparición en la televisión británica hace un año, sus anfitriones  acortaron su entrevista después de que ella dijo, cuando le preguntaron si todavía amaba a su ex marido, “no lo amo como si estuviera enamorado de él; lo amo porque me dio cuatro hijos hermosos y hermosos … Si lo atrapan, necesita ir a la cárcel, por supuesto … lo amo como amo a la gente … todos tienen un lado bueno; todos tienen un lado malo”. EN respuesta, su entrevistadora, Piers Morgan, causalmente dijo: “Los terroristas de ISIS no tienen un lado bueno, y me temo que vamos a terminar la entrevista aquí mismo”.

Joya dice que el breve extracto muy visto de la entrevista es injusto; en otra parte de la conversación ella había tratado de explicar cómo y por qué se había sentido atraída por el extremismo islámico, y también llamó al Corán  “un libro terrible”  que aboga por el jihad y la guerra.

Tania Joya es entrevistada en la televisión británica en enero de 2018. La entrevista terminó después de que ella dijo, de su ex marido, que todos tienen "un lado bueno". (Daily Mirror Captura de pantalla)
Tania Joya es entrevistada en la televisión británica en enero de 2018. La entrevista terminó después de que ella dijo, de su ex marido, que todos tienen “un lado bueno”. (Daily Mirror Captura de pantalla)

 

Cuando resume los giros y las vueltas de su vida bastante joven, Joya tiene 34 años, en una entrevista telefónica reciente, su primera con un periodista israelí, es una narrativa demasiado plausible. Y mientras que su fuga de Siria, embarazada y con tres hijos a cuestas, y su improbable resurgimiento en Texas, son muy dramáticos, lo más sorprendente y alarmante de la saga es la facilidad con que Joya fue adoctrinada en el radicalismo islámico y el celo con que se ocupó de la monstruosa causa.

Cómo todo empezó

De la forma en que lo dice, Joya era una adolescente musulmana británica impresionable, por lo que ella insiste no era un hogar musulmán radical, que tenía una relación difícil con sus padres, que estaba mal físicamente, que pensaba que Dios la estaba castigando y que se aferró de las certezas extremistas islámicas como lo que ella ahora considera como una especie de sistema de apoyo horrible. “No quería ser esa tonta que se adoctrinó. Pero los hechos son innegables”, dice por teléfono desde Texas. Y, de manera más constructiva, “Si puedo ser reformada a través del conocimiento y los hechos, hay otros que sí pueden”.

Joya creció cerca de Londres como Joya Choudhury, hija de padres nacidos en Bangladesh, a la que describe como “culturalmente musulmana”. Cuando se le preguntó si eran extremistas, se ríe y dice: “Oh, no, no, no, no, no. No usaría esa palabra”. Y más tarde, en nuestra conversación, cuando ella reflexiona sobre cómo podría haber sido su vida si no hubiera sido musulmana, dice: “Probablemente hubiera sido más feliz en el Reino Unido. Me hubieran permitido integrarme, mientras que mis padres no lo permitieron, porque era culturalmente vergonzoso integrarse con las costumbres inglesas. Incluso llevar ropa occidental, maquillaje. Te avergüenzas, si intentas ser occidentalizado, por la comunidad musulmana en la que crecí: mis padres, mis amigos, los maestros de los que tuve que aprender el Corán todos los días durante dos horas después de la escuela, lo cual fue un completo desperdicio de tiempo. Porque realmente ese tiempo debería haber sido usado para mi educación, ayudándome a leer y ser buena en la escuela. Tenía que leer el Corán todos los días de mi vida cuando vivía con mis padres, pero todavía se consideran moderados. Estos términos no funcionan. No son toda la verdad”.

La familia era pobre, su padre era verbalmente abusivo y su madre, cuando discutían, le gritaba que “Desearía no haberte tenido nunca”, le dijo al Texas Monthly en un largometraje de noviembre de 2017. Ella cita su vida hogareña de inmediato cuando le pregunto qué le llevó al extremismo: “Creo que tiene mucho que ver con mi educación, de no confiar en mis padres. Cuando no tienes buenos modelos a seguir o figuras de autoridad en las que puedas confiar, no es bueno para un niño”.

“Yo era una chica insegura. Tuve serios problemas en casa”, explica. “Me atrajo la idea de encontrar otro hogar, otra familia. Lo necesitaba porque eso me hacía sentir como si tuviera una comunidad: personas que pueden apoyarme. Necesitaba apoyo. Además, estaba superando la depresión y la enfermedad. Eso me hizo pensar mucho sobre la muerte, y que Dios me odiaba. Quería la redención por cosas que pensé que eran pecados, que en realidad no eran pecados. Era una chica joven, ingenua, crédula y supersticiosa, que temía a la ciencia porque contradecía mis creencias y religión”.

Y así sucedió que, para su adolescencia, “ella se estaba envolviendo con una cubierta de cuerpo completo, o jilbab”, Graeme Wood escribió de ella en un artículo de marzo de 2017 en Atlantic que identificó a su esposo como El Ascenso Americano en las filas de ISIS. “Ella fantaseaba con empacar una bomba debajo de ella”.

“Tenía 19 años, él todavía tenía 18”

Encontró a John Georgelas / Yahya al-Bahrumi en un sitio web matrimonial musulmán en 2003. En ese momento, según el Texas Monthly, estaba estudiando árabe en Damasco. Se había convertido al Islam inmediatamente después del 11 de septiembre y comenzó el descenso al radicalismo. La cortejó por correo electrónico y fue a Inglaterra a visitarla. “Llevaba ropa peluda, andrajosa. Tenía una barba corta. Pensé que parecía un profeta de la época medieval”, le dijo a su entrevistador de Texas Monthly. “No lo encontraba atractivo, pero sentía la presión de que me gustara. Pensé, él ha venido desde Siria; sentí una obligación”.

Le gustaba su idea de vivir en el Medio Oriente. Se sentía cada vez más atraída por la idea de la jihad, que había empezado a considerar como “una solución”. Y sus padres, impresionados por sus antecedentes estadounidenses relativamente exclusivos, lo aprobaron. Se casaron casi de inmediato, en una ceremonia secreta en marzo de 2003: “Tenía 19 años, él todavía tenía 18”, dice ella, y dos meses después, en una ceremonia formal, con Joya cubierta con la túnica y el velo islámicos que se convirtieron en su modo normal de vestir.

Joya con su ex esposo John Georgelas / Yahya al-Bahrumi
Joya con su ex esposo John Georgelas / Yahya al-Bahrumi

 

Luego fueron a visitar a sus padres en Plano, Texas, y vivieron de diversas maneras en Londres, Siria, California y Dallas, antes de la guerra civil, donde su esposo proporcionó apoyo técnico para un sitio de propaganda jihadista, mientras que su empleo principal era en Rackspace, una empresa de servidores informáticos. En 2006, fue arrestado y sentenciado a casi tres años de cárcel por acceder a las contraseñas y conspirar para piratear el sitio web del lobby pro-Israel AIPAC.

De la manera en que el Atlantic describió los primeros años de su matrimonio, “Yahya mantuvo un control parecido a Rasputin sobre ella”. No había tenido mucho éxito en encontrar la estima social en su vida anterior, pero en Tania encontró a su primer estudiante. Él la cautivó con su confianza, y ella reprimió sus propias dudas cada vez que se encontraba preguntándole. Tania tiene dislexia leve; la lectura que hizo Yahya de los textos islámicos la convenció, con su fluidez, recordación y amplitud, de que podía presentar un argumento sin respuesta sobre cualquier punto en el que ella no estuviera de acuerdo. Ella determinó que Yahya era un genio con regalos que Dios le había negado, y aceptó su lugar en el mundo de la jihad: el servicio a Yahya era su boleto al cielo. Ella apoyó la esclavitud, el apocalipsis, la poligamia y el asesinato. Aspiraba a criar a siete niños como guerreros sagrados, uno para conquistar cada continente”.

Sin embargo, su matrimonio comenzó a desmoronarse mientras él estaba en la cárcel, ya que ella y su primer hijo vivían primero en Londres y luego en Plano. Discutieron más cuando fue liberado: se había vuelto aún más extremo; ella se había movido en la dirección opuesta, pero se mantuvieron juntos. En el acelerado tren de guerra de su vida de casados, tuvieron un segundo hijo mientras él tomaba una segunda esposa (una amiga de Joya en Londres, con quien se casó por teléfono, no pudo ver porque se le prohibió salir de los Estados Unidos mientras estaba en libertad condicional, y luego se divorció).

Yahya al-Bahrumi, con dos de sus hijos y los de Joya, en Egipto en aproximadamente 2011 (Cortesía)
Yahya al-Bahrumi, con dos de sus hijos y los de Joya, en Egipto en aproximadamente 2011 (Cortesía)

 

Una vez que tuvo la libertad de salir de los Estados Unidos, al-Bahrumi se mudó con la familia a Egipto justo cuando estaba estallando la Primavera Árabe y se convirtió en una figura cada vez más prominente en los círculos de ISIS, dando seminarios en línea en inglés y árabe sobre el plan del grupo jihadista para un califato, atrayendo reclutas de Europa. “En las redes sociales, Tania apoyó sus puntos de vista”, escribió Wood en el Atlantic, “pero con cada niña que llevaba, su entusiasmo por unirse a la jihad que se llevaba a cabo en ese momento en Siria se desvanecía”.

Y luego, en 2013, la llevó a ella y a sus tres hijos pequeños a Siria.

Un poco de una historia desagradable

“Siempre fue pro califato. Muy, cual es la palabra, atávica. Los dos lo fuimos”, recuerda Joya en nuestra entrevista. “Éramos nerds de la historia: pensamos que, si la sociedad no funciona, hay que mirar hacia atrás en la historia y repetirla”.

“Siempre fue extremo, pero evolucionó. Su forma de pensar cambió. Él se volvió un poco peor después de que nos dejamos”, agrega. “Cuanto más tiempo estuvo John en Siria, más se orientó al Salafismo, porque eso era lo que estaba en el poder. Realmente no se apegó a sus principios”.

Ella dice que “nunca quiso ir a Siria”, y que él la engañó, una madre embarazada, con hijos de 8, 5 y 18 meses, para que entrara en el corazón de un conflicto caótico y espectacularmente peligroso. “Él me puso en un autobús. Me di cuenta de lo que estábamos haciendo. Luego me prometió que solo sería por una semana o dos. Estoy como, está bien, estoy bien, puedo manejar una semana o dos”. La idea general, dice ella, era que en realidad iba a Turquía con los niños, y él solo puede ir y venir desde la frontera, no para luchar, solo para ayudar. “Él era un nerd. Le gustaban las armas, pero también le gustaban los juegos de computadora. Nunca lo vi como un soldado. Siempre decía que su arma era su teclado. Nunca lo imaginé convirtiéndose en una persona militante, violenta, de tipo soldado. Siempre pensé que solo sería, como, el cerebro detrás de las cosas y no realmente activo”.

En esta foto del 29 de julio de 2012, los soldados del Ejército Sirio Libre se reúnen en la ciudad fronteriza de Azaz, a unos 32 kilómetros (32 millas) al norte de Aleppo, Siria. Hombres armados vinculados a Al Qaeda en el norte de Siria capturaron la ciudad cerca de la frontera con Turquía el jueves 19 de septiembre de 2013, luego de fuertes enfrentamientos con los rebeldes de la zona apoyados por Occidente, lo que llevó a Turquía a cerrar un cruce cercano, activistas y turcos. dijeron los funcionarios. (Foto AP / Turkpix, Archivo)
En esta foto del 29 de julio de 2012, los soldados del Ejército Sirio Libre se reúnen en la ciudad fronteriza de Azaz, a unos 32 kilómetros (32 millas) al norte de Aleppo, Siria. Hombres armados vinculados a Al Qaeda en el norte de Siria capturaron la ciudad cerca de la frontera con Turquía el jueves 19 de septiembre de 2013, luego de fuertes enfrentamientos con los rebeldes de la zona apoyados por Occidente, lo que llevó a Turquía a cerrar un cruce cercano, activistas y turcos. dijeron los funcionarios. (Foto AP / Turkpix, Archivo)

 

Excepto que, después de tres semanas en Azaz, en el noroeste de Siria, anunció que no se iría. Ella le suplicó, en vano, le dice, y le dijo que no podía soportarlo más. Una mañana los llevó a la frontera temprano, y ella y los niños huyeron a un lugar relativamente seguro a través de un agujero en la cerca.

“No era la primera vez que me había llevado a un lugar que no quería estar. Lo había hecho varias veces mientras estábamos casados”, dice ella ahora. “No quería ir a Egipto cuando estábamos en Egipto. No quería irme a vivir a la costa norte cerca de Libia. Él me hizo ir allí. Él siempre arruinaría cada condición de hogar estable. Dondequiera que yo fuera feliz, él no era feliz. Cada vez que me sentía cómoda, estable y tenía amigas, siempre estaba feliz, pero no lo era porque no era lo suficientemente religiosa para él. No era lo suficientemente rígida”.

Tania Joya en una fotografía anterior (Cortesía)
Tania Joya en una fotografía anterior (Cortesía)

Ella recuerda, “él prácticamente me poseía. Yo era su propiedad, no era un individuo libre. Nunca me criaron para ser una mujer libre de ideas. Siempre me dijeron que soy musulmana. Los hombres tienen autoridad sobre las mujeres. No puedes viajar sin un mahram, un compañero o un pariente. Todas estas condiciones se ponen en las mujeres. Cuando era joven no lo cuestioné.

“Me engañó de nuevo, y esta vez fue la última gota. No pude soportarlo más. Con Siria, cuando dije que volviéramos, él no regresaría. Usó este verso del Corán: si le das la espalda a la jihad, entonces eres un hipócrita. Dije que preferiría ser un hipócrita, muchas gracias y no me importa. Dije que me iría sin ti en ese momento, y él estuvo de acuerdo, porque sinceramente, durante mucho tiempo estuve en este matrimonio y él no me concedió el divorcio. Y no tenía a quién acudir porque estaba en problemas. Estaba harto de mí tanto como yo estaba harto de él. Siempre le impedía que cumpliera los sueños de guerra de su infancia y que fuera como un vaquero o lo que sea. Estaba aburrido de la vida matrimonial. Se aburrió de pagar facturas para sobrevivir, cuidando [de una familia]. Él no podía manejar la responsabilidad, a pesar de que él me lo impuso y no lo quería. Estaba contra la anticoncepción. No tenía derechos.

“Así que fue, como, una historia un poco desagradable, para ser honesto”, dice ella con una subestimación bastante sensacional. “Un poco de una historia problemática”.

Una nueva vida en Texas

Y ahora Tania Joya vive en Texas, está divorciada de John / Yahya (en febrero de 2015) y se volvió a casar con Craig Burma (en junio de 2018). También se conocieron en línea, donde Joya, según informó el Texas Monthly, escribió en su perfil en línea que su “marido se había convertido en el próximo Osama bin Laden” y obtuvo 1.300 respuestas.

Tania Joya y Craig Burma en el día de su boda (Cortesía)
Tania Joya y Craig Burma en el día de su boda (Cortesía)

Vino a Texas porque, simplemente, tiene cuatro hijos con su ex esposo y necesitaba la ayuda que solo sus padres podían proporcionar. “Cuando lo dejé, no tenía nada”, dice ella. “John siempre me hizo depender de él. Ni siquiera tenía mi propia cuenta bancaria. Necesitaba ayuda con mis hijos. Yo estaba embarazada. Mis suegros, los padres de John, me acogieron. Me ayudaron a levantarme”.

Hoy, comparten la custodia. “John está fuera de la foto. Los padres son los guardianes legales”, especifica. Sus hijos están con ella los fines de semana y festivos, y con sus abuelos el resto del tiempo.

¿Cómo se sienten acerca de las elecciones de vida de su hijo? Le dijeron al Atlantic que consideraban su conversión al Islam como un caso de debilidad mental. “Cada ciudad universitaria en este país tiene una mezquita por una razón”, dijo su padre, Timothy. “Los niños están fuera de casa por primera vez, son vulnerables y están sujetos a influencia. Ellos escuchan el mensaje y están enganchados, y eso es lo que le pasó a John”.

Dice Joya: “Siempre fue desgarrador ver a su hijo cambiar. Su madre estaba muy cerca de John y ella perdió a su hijo, su único hijo. Eso fue realmente devastador. Lo vieron simplemente rodando por una colina oscura. Hicieron todo lo que pudieron para ayudar”.

Aun así, ella agrega: “Me hubiera gustado que me hubieran creído cuando me quejé de ellos. No fue hasta que regresé de Siria que se dieron cuenta de que no estaba inventando cómo me trataba. No querían creer que su hijo era un monstruo. Estaban en negación”.

Se mantuvo en contacto con al-Bahrumi durante varios años después de haber huido de Siria, dice, a través de Telegram y Skype; rompió el contacto después de que apareciera el artículo del Atlantic hace casi dos años. “Toda, toda la información que obtuve, se la pasé a las autoridades”, dice ella. “Eso es lo que hice voluntariamente, porque estaba muy agradecido al Gobierno de los Estados Unidos por darme una segunda oportunidad”.

Abu Muhammed al-Adnani, el número 2 del Estado Islámico que murió en un ataque de un avión no tripulado de EE. UU. En el norte de Siria en agosto de 2016. Adnani fue el portavoz y estratega jefe de IS, quien presentó el plan para los ataques del grupo jihadista contra Occidente. (SITE Grupo Intel a través de AP)
Abu Muhammed al-Adnani, el número 2 del Estado Islámico que murió en un ataque de un avión no tripulado de EE. UU. En el norte de Siria en agosto de 2016. Adnani fue el portavoz y estratega jefe de IS, quien presentó el plan para los ataques del grupo jihadista contra Occidente. (SITE Grupo Intel a través de AP)

 

Por lo que ella sabe, él todavía está en Siria, todavía involucrado con el Estado Islámico. “No es el segundo al mando de ISIS o lo que sea”, dice firmemente, rechazando una tesis publicada en el artículo del Atlantic en 2017 que podría haber sucedido a Abu Muhammed al-Adnani, asesinado por un avión no tripulado estadounidense en 2016, como la segunda figura más poderosa del Estado Islámico, aunque ella reconoce que él conocía a Adnani. “Si él es el estadounidense de más alto rango, es porque no hay otros estadounidenses en ISIS que tengan el conjunto de habilidades que él tiene, y eso no me sorprendería. Eso es todo lo que sé”.

El autor Wood describió a al-Bahrumi no como un extraño y marginal recluta, sino como una figura muy influyente en el Estado islámico. Basado en una entrevista con un converso, Musa Cerantonio, quien lo llamó maestro y líder, el artículo del Atlantic dijo que al-Bahrumi “había hecho mucho para preparar a los musulmanes para las obligaciones religiosas que se iniciarían una vez que se estableciera un califato”.

Wood escribió: “Los jihadistas en Siria lo conocían por su reputación y lo honraron cuando lo conocieron. Cerantonio dijo que, a principios de 2014, Yahya había presionado a los líderes de lo que entonces era el Estado Islámico de Irak y al-Sham (ISIS) para que declararan un califato. Comenzó a predicar que se habían cumplido las condiciones para la declaración de un califato válido… Llamó a emigrar a tierras donde la Sharia se cumpliría por completo, y escribió que elegir no emigrar era una forma de apostasía… Llamó a los musulmanes a odiar, luchar y matar a los infieles, entre los cuales, dijo, estaban los llamados musulmanes que anularon su fe al descuidar la oración, desviarse del literalismo estrecho de su interpretación de las escrituras, o, en el caso de los gobernantes, no instituir el sistema brutal de justicia por la cual el Estado Islámico se estaba haciendo famoso”.

Yahya al-Bahrumi
Yahya al-Bahrumi

El artículo del Atlantic también calificó a al-Bahrumi como el principal productor de propaganda en lengua inglesa de alto nivel del Estado Islámico como un escritor prolífico para sus revistas insignia,  Dabiq  y  Rumiyah. “El primer artículo en Dabiq que he podido confirmar fue escrito por Yahya en abril de 2016, y tomó como tema a los musulmanes occidentales que, a pesar de llamarse musulmanes, son infieles”, escribió Wood. “El titular, ‘Matar a los imanes de Kufr [incredulidad] en Occidente’, fue solo un poco menos grotesco que el diseño que lo acompaña: un punto de vista sobre las imágenes de prominentes musulmanes occidentales; una imagen de un “apóstata” en cuclillas y con los ojos vendados en el momento en que la hoja de un verdugo entra en su cuello. En el artículo, Yahya contó muchas historias sobre el duro trato de Muhammad y sus compañeros a los musulmanes que habían caducado. Las manos y los pies están cortados, los ojos arrancados con las uñas, los cuerpos pisoteados hasta morir”.

¿Ha matado su ex marido a personas por ISIS? “No tengo idea, pero no me sorprendería”, dice Joya. “Estuvo en una batalla con Hezbolá una vez, hace muchos años. Y luego se lesionó con un mortero. Podría haber sucedido. Simplemente no lo sé. Nunca me lo dijo”. Según el Atlantic, fue alcanzado por la metralla, “casi le corta la columna vertebral en una explosión de mortero cuando peleaba con un grupo alineado por el Estado Islámico cerca de Alepo en 2014″. Sus lesiones lo dejaron temporalmente incapacitado para caminar… pero estaba contento y orgulloso… Durante ese período, comenzó con una nueva esposa, una siria, y tuvo una hija con ella aproximadamente un año después de la partida de Tania, y otra más tarde”.

Yahya al-Bahrumi, fotografiado después de ser herido en Siria (Cortesía)
Yahya al-Bahrumi, fotografiado después de ser herido en Siria (Cortesía)

Resumió Wood en el artículo del Atlantic: “En cierto modo, se parecía a sus compatriotas en Siria: fue a pelear, y habría acogido con satisfacción una muerte en el campo de batalla si Dios lo hubiera querido. Pero él no era un simple soldado de a pie; su erudición religiosa, conexiones y prestigio lo distinguieron”

Le pregunto a Joya qué diría o haría si él la contactara hoy. “Estamos divorciados. Él no me contactaría”, responde ella en breve. “Creo que se acaba de contactar con su madre”.

¿Cómo, prácticamente hablando, uno se divorcia de un marido en el otro lado del mundo que lucha por una organización terrorista? “Dije que era abandono”, explica. “No habíamos estado juntos por más de seis meses. Pusieron algo en el periódico para anunciarle a John: ¿Discuten con esta afirmación de que Joya quiere divorciarse? Así que no tienen noticias de él, la corte no tiene noticias de él y te permiten divorciarte”.

La nueva Joya está involucrada en una iniciativa de Estados Unidos contra el extremismo llamada  Padres por la paz, da charlas sobre la desradicalización y está planeando un libro, una memoria, dice ella, con un mensaje “para las personas que quieren entender la mentalidad o las emociones, y los factores de empujar y tirar, de lo que atrae a las personas al extremismo y cómo es la vida. Solo quiero aclararlo, porque es necesario hablarlo en lugar de ser un tema tabú que continuará sucediendo. Quiero explicar cómo me desnaturalicé, a través de la educación y la lectura de la literatura estadounidense”.

Ella no es una ciudadana estadounidense, pero espera serlo. “Los valores de Estados Unidos me abrieron la mente”, dice, “y me ayudaron a salir de esa esfera. Lo que me estaba controlando: me liberó de eso. Finalmente pude pensar por mí misma. Encuentro que hay algunas mujeres que me hablan: son inmigrantes a Estados Unidos, generalmente de la India, y estarán de acuerdo conmigo. Dirán que cuando vinimos a Estados Unidos ya no teníamos a nuestras comunidades presionándonos para que tuviéramos una forma colectiva de pensar, no importa lo equivocada que sea. Se nos permitió pensar por nosotros mismos. Es muy liberador y también nos hace personas más compasivas”.

Tania Joya (centro) con otros miembros de 'Parents for Peace', una ONG que trabaja con individuos y comunidades afectadas por el extremismo. (Cortesía)
Tania Joya (centro) con otros miembros de ‘Parents for Peace’, una ONG que trabaja con individuos y comunidades afectadas por el extremismo. (Cortesía)

 

¿Cómo describe ella su religión hoy? “Soy una atea agnóstica”, dice Joya. “No estoy diciendo que es imposible que haya un dios. Si hay un dios, es como un extraterrestre loco que es bipolar y realmente no se preocupa por nosotros. Es mejor para mí creer que no hay dios, porque si hay un dios, es malo. Soy un humanista en todo caso. Creo que dios es irrelevante. La humanidad solo tiene que hacerlo por sí misma”.

¿Y cómo ve su vida dándose cuenta ahora? “Necesito un significado en mi vida. Mis hijos dan sentido. El cincuenta por ciento de la razón por la que cambié y me desradicalicé fue por mis hijos”, dice ella. “Los amo más que a mi religión, lo que no puedo hacer en el islam. Quiero verlos crecer y beneficiar a la humanidad, no destruirla. Quiero verlos prosperar y hacerlo bien. Eso entró en conflicto con mi religión. Pero ya estaba menguando en mi creencia.

“Ahora son cristianos. Ahora pueden ser lo que quieran. Mientras no violen la ley, creo que siempre seré una madre orgullosa”.

Su trabajo de activismo, dice ella, “me da un propósito. Hay tantas chicas musulmanas, mujeres musulmanas y minorías, gays, que están en el extremo de recibir abusos de fanáticos religiosos, extremistas. Estoy ahí para ellos. Mi historia sale a la luz”.

“Hay tanta gente que sospecha que todavía apoyo a ISIS”, dice con franqueza. “Pero recibo mensajes de chicas que dicen, entendimos tu historia porque estuvimos allí, estuvimos atrapadas”. Al verme, les da la esperanza de que puedan salir de su matrimonio abusivo, de sus comunidades. Les digo, estoy aquí para ti. Me mantengo en contacto. Eso es lo que hago. Estoy aquí por otras personas que están siendo oprimidas por el Islam.

Entre los que aparentemente no estaban convencidos por el alcance de su transformación se encontraban los entrevistadores de la televisión británica que abruptamente terminaron su conversación con ella en enero del año pasado después de que ella dijera que su ex esposo tenía un lado bueno.

Joya no se deja intimidar: “Todos los que conocieron a John en el pasado, antes de convertirse en musulmán, lo amaron y dijeron que era un buen tipo. Le gustaba la gente. Cuanto más se deprimía y más ponía todos sus huevos en una canasta y eso se refería a Dios y al Islam, cuanto peor se volvía, más se convertía en alguien más. Cuando era niño y crecía antes de cumplir 17 años, era adorable. Y conozco a muchas personas que lo conocieron, toda su familia y la comunidad en la que creció”.

El artículo de Atlantic sobre su esposo, que apareció en la edición impresa de marzo de 2017 y en línea unas semanas antes, señaló que Joya “ha dejado el jihadismo, pero no puede abandonar a Yahya por completo en las redes sociales”, señaló el artículo, sin especificar la fecha, escribió a un pariente de su esposo: “Tomamos algunas decisiones realmente malas que nos volvieron contraproducentes … Estoy algo celosa del amor y la devoción que tiene por el Islam sobre mí”.

Sin embargo, en una obra posterior y una película documental dedicada a su historia, Atlantic’s Wood concluyó que Joya “se ha transformado tan notablemente como su marido, pero al revés. John cambió su patrimonio estadounidense, dinero, familia, por la jihad. Tania intercambió la jihad por América”.

Stressed Wood: “Ella nunca, en mis conversaciones con ella, defendió la violencia o lamentó seriamente dejar a John en la frontera con Siria. Y, sin embargo, hay señales, no de violencia, sino de un efecto permanente de su lavado de cerebro jihadista… Ella nunca dijo que deseaba regresar a Siria, pero sí lamentó que muchos de los seguidores del Estado Islámico estén siendo bombardeados solo porque quieren vivir bajo un califato’. Líneas como estas salen después de horas de conversación perfectamente normal”.

La promoción de la película, titulada “La primera dama de ISIS”, señala: “Juntos, viajaron por el mundo, se hicieron amigos de los jihadistas y prepararon a sus hijos para que se convirtieran en ‘asesinos’. Pero después de diez años de vivir huyendo, Tania comenzó a temer por la seguridad de su familia”.

“Les dije a los pequeños: ‘Tu padre se unió al lado oscuro de la fuerza'”, dice Tania en la película. “Les dije: ‘Mamá era parte del lado oscuro de la fuerza, pero ahora soy un Jedi oscuro'”.

Al retirarse de sus entrevistas con Joya en Texas a fines de 2017, Wood observó que “por la forma en que se viste, uno pensaría que pasó la última década leyendo Vogue italiana, no el Corán”.

En nuestra conversación telefónica, Joya nivela algunas críticas mordaces y dispersas en Gran Bretaña, periodistas británicos, actitudes británicas hacia el islamismo y actitudes británicas hacia ella: “Cuando hablo con personas en el Reino Unido, no puedo decirles a los periodistas si “es un país laico o un país que vive bajo una dictadura musulmana”, declara. “Porque odian lo que digo tanto. Aunque lo que digo es objetivo: nunca quise que el Islam fuera una religión falsa. No quería ser esa tonta que se adoctrinó. Pero los hechos son innegables. Si puedo ser reformado a través del conocimiento y los hechos, hay otros que sí pueden hacerlo. Y ha sucedido”.

¿Hay muchas otras personas como ella? “Hay una gran comunidad de ex musulmanes. No me di cuenta de esto hasta que hice la entrevista con Piers Morgan. Les gustó lo que dije. Mira cómo la han silenciado, aunque habla algo que es verdad: el Islam no está en línea con los derechos humanos. Es porque es una forma de vida tan antigua. Ahora sabemos mucho más. Como seres humanos, hemos evolucionado. Hemos crecido Por suerte tenemos respuestas que no tenían en ese entonces. Así que tenían que tener respuestas supersticiosas para explicar el mundo que los rodeaba. Lo que digo es lógico y, sin embargo, inflama al público británico.

“Puedo imaginarlo [inflamando] a Egipto porque ser ateo en Egipto es ilegal. Si en el Reino Unido, los musulmanes y los no musulmanes no pueden aceptar una diferencia de opinión o libertad de expresión, entonces no tienen los valores humanistas y seculares que afirman tener. No son realmente moderados”.

“Me gustan mucho los judíos reformistas”

Nuestra entrevista marca la primera vez, dice Joya, que ha hablado con un periodista israelí, pero ciertamente no es su primera interacción con los judíos.

Por un lado, su segunda hermana mayor se casó con un hombre británico / italiano de ascendencia judía. “Tuvo que tomar la Shahada”, es decir, declarar su creencia en la unidad de Dios y en Mahoma como su último profeta, o, como dice ella, “convertirse al islam superficialmente” – “antes de casarse con mi hermana”. De lo contrario, dice ella, “mi familia los habría convertido en parias”.

Y luego está su creciente conexión con el Templo Shalom de Dallas. “Realmente me gustan los judíos reformistas. Los amo mucho”, dice ella. Todo esto comenzó cuando ella hizo un evento de charla en el Texas Monthly, y asistió una señora llamada Jerri Grunewald de esa congregación. Se pusieron a hablar y “ella me preguntó si me gustaría involucrarme en el trabajo interreligioso, y le dije que me encantaba”. Acabamos de construir una amistad a partir de ahí”.

La próxima semana, en esta relación, Joya será invitada como oradora principal de la 16ª edición anual del “Brunch de la Hermandad Intrareligiosa” en el Templo, que se anunciará como dedicada este año al tema “Escape y Triunfo”.

“Tania hablará sobre su transición de un matrimonio a un miembro de ISIS, a uno que contrarresta las fuerzas del extremismo violento, y creo que la audiencia estará fascinada por ella”, dijo Grunewald al Texas Jewish Post. “La evolución de Tania como mujer, como ser humano y su fuerza para convertirse en pensadora y modelo de conducta independiente es una historia que debe escucharse”.

Tania Joya (Cortesía)
Tania Joya (Cortesía)

“Mi objetivo es proteger a otros jóvenes del proceso de adoctrinamiento y aseo personal del que fui vulnerable”, le dijo Joya al semanario judío local. “Los programas de prevención son la clave para proteger a todos los jóvenes estadounidenses de la radicalización … Los yihadistas deben ser escuchados porque si no conocemos sus argumentos y cuán pobres son sus argumentos, no podremos discutirlos y refutarlos”.

¿Ha estado ella en eventos en el templo? “Sí, Succos”, dice alegremente, “cuando tienen una tienda de campaña afuera. Llevé a mis hijos allí para decorarlo. Extrañaba Jánuca porque todos mis hijos estaban ocupados. Me invitarán a futuros eventos. Lo disfruto. Es agradable. No hay presión”.

Ella ha hecho amigos en la comunidad, dice: “Simplemente me relaciono y socializo con ellos. Son personas de mente abierta, que realmente admiro”.

“Me gusta mucho cómo, en el judaísmo, todavía puedes ser judío pero no eres un creyente”, dice entusiasmada. “Es más sobre las costumbres que estás practicando, las costumbres de tus antepasados, que son costumbres y tradiciones realmente agradables, siempre y cuando nadie se lastime, en sacrificios”. (Ella se ríe).

¿Y qué piensa, sabe, tiene algo que decir acerca de Israel? Como a menudo en nuestra conversación telefónica, ella responde instantáneamente, con un chorro de palabras, algunas de ellas bastante inesperadas: “Es gracioso”. John y yo sentimos, antes de irse, por supuesto: el mejor hombre gana en una guerra. Eran más fuertes. Si los palestinos y los países árabes hubieran sido más islámicos, más organizados y tuvieran instituciones que funcionaran, tal vez hubieran ganado. Así pensaba yo cuando era musulmán.

“Como no musulmán, realmente no me importaba. Quiero decir que me preocupo por las personas que sufren. Me preocupo por los seres humanos en todas partes. Pero no fue como: Oh, mis hermanos y hermanas están muriendo, los palestinos. Quiero decir, me importaba eso cuando era musulmán, pero como no musulmán, no lo sé, siento que es una guerra, que sucedió. Tal vez si todos los palestinos se convierten al judaísmo, tal vez haya paz. Esa es mi solución al problema palestino-israelí. Muy inverosímil. Soy una soñadora“. (Una vez más, ella se ríe).

Sí, eso es bastante inverosímil, respondo.

“Pero es un camino a la paz”, responde ella.

Con su nuevo entusiasmo por el judaísmo y los judíos reformistas, no tiene planes de convertirse, ¿verdad? “No creo que pueda convertir”, dice ella. “Siento que es genético, con los ashkenazis y los sefardíes. Solo estaría fingiendo”. (Ella se ríe.)

“Iré por las vacaciones divertidas y esas cosas, y haré amigos. Pero no creo en las conversiones al judaísmo. Sé que algunas personas lo hacen, pero me siento como si estuviera fingiendo. Sé que eso va a sonar extraño. Muchas de las cosas que digo suenan extrañas. Pero supongo que he tenido una experiencia diferente en la vida para la mayoría de la gente”.

Antes de colgar, menciono que mi esposa nació en Texas y Joya dice cortésmente que deberíamos comunicarnos con ella si la visitamos. Le sugiero ligeramente que ella debería hacer lo mismo si alguna vez llega a Jerusalem.

“Lo haré”, promete ella. “Va a suceder. Necesito ver la Tierra Santa del conflicto ”, dice riendo.

De Verdad? “Sí. Soy muy curiosa. Amo historia. Necesito saber. Necesito verlo”.

Vía The Times of Israel
Comentarios

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More