Noticias de Israel en español 24 horas en directo

El programa nuclear de Irán se está acelerando ¿Arabia Saudita tomará un camino similar?

REUTERS

Irán anunció esta semana que ha superado los niveles de enriquecimiento de uranio permitidos en el acuerdo nuclear de 2015. Esta fue la respuesta de Teherán a la retirada del acuerdo por parte de la administración Trump y la subsiguiente reimposición de duras sanciones.

Aunque la mayoría de los observadores se centran en la espiral de la presión de Estados Unidos y el desafío iraní, la situación tiene implicaciones más amplias para los programas nucleares en otros lugares, específicamente, si Arabia Saudita podría seguir los pasos de Irán. Riad ha prometido igualar las capacidades nucleares de Irán, incluyendo la capacidad de enriquecer uranio y adquirir armas nucleares si Teherán recibe la bomba. Mi investigación, publicada recientemente en International Security, explica cómo la capacidad de Riad para enfrentar a los proveedores nucleares entre sí puede aumentar sus posibilidades de asegurar la tecnología nuclear.

¿Por qué Arabia Saudita está buscando esta capacidad?

Arabia Saudita considera a Irán un enemigo mortal. La sospecha de que Irán está construyendo una bomba exacerba el sentido de amenaza de los saudíes. Los movimientos más recientes de Teherán probablemente aumentarán ese temor, y empujarán a Riad a acelerar el desarrollo de su programa nuclear. El príncipe heredero saudí Mohammed bin Salman advirtió que “sin duda alguna, si Irán desarrollara una bomba nuclear, seguiríamos su ejemplo lo antes posible”.

Por ahora, Arabia Saudita está enfocada en convertirse en lo que los estudiosos llaman un “hedger” nuclear, un país sin un programa dedicado a las armas nucleares que pueda armarse relativamente rápido, gracias a una capacidad avanzada de enriquecimiento y reprocesamiento (ENR). Irán ya ha alcanzado este estatus.

La cobertura se deriva del hecho de que los usos atómicos militares y civiles no son completamente separables. Las instalaciones ENR pueden alimentar reactores nucleares y/o producir material fisible para una bomba. La cobertura también permite a los países evitar los costos de un programa nuclear, incluidas las sanciones internacionales, como Irán sabe muy bien.

¿No intervendrán los grandes poderes?

¿No bloquearían los EE.UU. y otros países interesados en detener la proliferación el acceso de Riad a transferencias nucleares sensibles, como la tecnología de enriquecimiento? Es posible que Arabia Saudita sea incapaz de adquirir o desarrollar los medios para un arma nuclear. Pero el mercado nuclear está cambiando de manera que facilita la proliferación.

Ha habido un cambio de un mundo unipolar, con Estados Unidos como potencia dominante, a un mundo de varias grandes potencias, o multipolaridad. Desde 1975, el instrumento clave para frenar las transferencias nucleares ha sido el cártel de proveedores, el Grupo de Suministradores Nucleares (GSN), creado por Estados Unidos en cooperación con los soviéticos. El GSN obligó a los proveedores a actuar al unísono e incorporar las mismas directrices en sus políticas individuales de exportación nuclear, restringiendo la venta de ENR y frenando así la proliferación.

Aquí está la trampa: La capacidad del GSN para regular el comportamiento de los proveedores depende de cuántas grandes potencias hay en el sistema y de si aceptan trabajar juntos para limitar la proliferación. El mundo multipolar emergente y la creciente rivalidad entre Estados Unidos, Rusia y China probablemente debilitarán la efectividad del GSN. Esto podría abrir la puerta a una competencia renovada de proveedores y a un acceso más amplio a tecnologías nucleares sensibles. Y esto permite a los países interesados en adquirir transferencias nucleares, como Arabia Saudita, enfrentar a los proveedores entre sí y asegurar mejores productos, precios más bajos y condiciones de uso más ventajosas.

Como Matthew Fuhrmann explicó aquí en la “Jaula del Mono”, sigue habiendo un debate sobre si las transferencias de tecnología nuclear con fines pacíficos conducen a la proliferación, pero el riesgo de proliferación es alto en el caso saudí.

Arabia Saudita ha puesto en marcha su tren de adquisiciones nucleares

Después de no haber logrado asegurar la tecnología nuclear en la década de 1970, Riad se dirigió al mercado mundial con renovado vigor a mediados de la década de 2000, en ambos casos presumiblemente debido a la percepción de una amenaza nuclear iraní. Los recientes esfuerzos por explotar la competencia de los proveedores parecen haber dado sus frutos: En 2015, Arabia Saudita adquirió un reactor de investigación de Argentina, un paso hacia el logro de la capacidad completa del ciclo de combustible nuclear.

Las autoridades saudíes también han expresado su interés en los reactores de energía nuclear y en una planta de enriquecimiento. Los reactores por sí solos no son suficientes para construir un arma nuclear, pero pueden proporcionar cobertura para un programa de armas nucleares o para la cobertura: Los países pueden afirmar que necesitan la tecnología ENR para alimentar sus reactores de investigación o de potencia, pero en cambio la utilizan para producir material fisible para una bomba.

En el futuro, Arabia Saudita puede enfrentar a varios proveedores entre sí para asegurar las transferencias nucleares. Países como Francia y Corea del Sur han expresado su interés en vender tecnología nuclear a Riad durante casi una década. Y Arabia Saudita tiene excelentes relaciones con Pakistán, cuyo programa de armas nucleares Riad supuestamente ayudó a financiar en la década de 1970. Temiendo que otros proveedores obtengan los contratos nucleares de Arabia Saudita, Estados Unidos, Rusia y China también han comenzado a cortejar a Riad.

Hay pocas buenas opciones para tratar con los planes de adquisición nuclear de Arabia Saudita

Algunos analistas sostienen que Estados Unidos debería transferir tecnología nuclear a los saudíes con la condición de que adopten el “Estándar de Oro”, que requeriría que el régimen saudí renuncie a su derecho a enriquecer o reprocesar. El problema aquí es que otros países podrían hacer contraofertas más indulgentes.

Reconociendo este problema, otros proponen que Washington suministre tecnología nuclear a Arabia Saudita sin las restricciones del “Estándar de Oro”, manteniendo así un pie en la puerta y esperando estar bien posicionado para limitar las actividades nucleares de Riad. Pero incluso este enfoque puede resultar demasiado restrictivo para los saudíes. Si Arabia Saudita concluye que Estados Unidos está invadiendo sus ambiciones nucleares, puede recurrir a otros proveedores para obtener condiciones más ventajosas.

La administración Trump ha adoptado una política de transferencias nucleares más permisiva hacia Arabia Saudita que el enfoque de “no Estándar de Oro”, y ha señalado su voluntad de aprobar tales transferencias sin la aprobación del Congreso. Como Furhmann explicó, tal enfoque es particularmente peligroso para contener la bomba.

El problema para aquellos que esperan detener la propagación de las armas nucleares es que es difícil conseguir que las grandes potencias cooperen. En cambio, Estados Unidos, Rusia y China están desarrollando sus propias políticas unilaterales sobre Arabia Saudita. Con la ruptura del acuerdo nuclear de 2015 y la aceleración de los esfuerzos de enriquecimiento de Irán, el futuro no augura nada bueno para impedir que Riad siga el mismo camino que Teherán.

Vía Washington Post

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More