Noticias de Israel
Las noticias de Israel, en español, 24 horas en directo.

¿Quién quiere que Israel salga de los Altos del Golán?

Por: Stephen M. Flatow

Wikimedia Commons.
0

El reconocimiento por parte de Estados Unidos de la soberanía israelí sobre los Altos del Golán está respaldado por una amplia sección de la comunidad judía estadounidense, con la evidente excepción de seis funcionarios judíos del Departamento de Estado que siempre logran encontrar una forma de criticar a Israel.

Dennis Ross, Daniel Kurtzer, Richard Haas, Aaron Miller, Martin Indyk y el asistente de Indyk, David Makovsky, se han retirado del negocio de “proceso de paz” y ahora están ocupados haciéndose pasar por “expertos” de Medio Oriente en programas de entrevistas y páginas de opinión.

Esta “Banda de los Seis”, que pasó tantos años tratando de convencernos de que Yasser Arafat era moderado y que partes de Jerusalem deberían convertirse en la capital de “Palestina“, ahora están analizando todas las razones por las que Estados Unidos no debería reconocer la legitimidad del control de Israel sobre el Golán.

Ross dijo en una entrevista con la revista Foreign Policy que la acción estadounidense “dificultará” que el mundo árabe apoye la paz con Israel. Eso es tonto, pero al menos no es raro. Los comentarios de sus colegas, por el contrario, han sido francamente extraños.

Miller le dijo a The Washington Post que la posición de Estados Unidos “podría incentivar” a Irán y Hezbolá. “Hasta ahora, Irán y Hezbolá no tenían incentivos para odiar a Estados Unidos e Israel, pero ahora lo harán”. Brillante.

Indyk twitteó que el presidente ruso Vladimir Putin “usará esto como un pretexto para justificar la anexión de Crimea por Rusia” y “la derecha israelí lo usará como un pretexto para la anexión de Israel de Cisjordania (Judea y Samaria)”.

¡Muchas tonterías en tan pocas palabras!

Putin, según Indyk, necesita un “pretexto” para justificar la ocupación de Crimea; no tenía uno hasta ahora (lo cual no parecía detenerlo, de todos modos) pero ahora tendrá uno. Eh

Y, según imagina Indyk, “la derecha israelí” usará la acción del Golán como “un pretexto para la anexión de Israel de Cisjordania (Judea y Samaria)”. Excepto por el hecho inconveniente de que la parte de la derecha israelí que está en el gobierno nunca ha intentado anexarla y la parte de la derecha israelí que no está en el gobierno no tiene poder para anexarla.

Makovsky, por su parte, parece no poder decidir a quién odia más: al primer ministro israelí que no quiere entregar el Golán a Siria o al presidente estadounidense que lo apoya.

“Bibi [Benjamin Netanyahu] era Trump antes de que existiera Trump”, refunfuñó Makovsky en una entrevista con The Christian Science Monitor. Al igual que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, el primer ministro Benjamin Netanyahu “no busca ser un símbolo unificador del Estado”. Gramática torpe, pero se entiende su punto: Trump es malo, Netanyahu es peor.

Aparentemente, Makovsky pensó que estaba siendo muy inteligente para señalar (¡porque creo que nadie lo había notado antes!) De que “ambos líderes se encuentran a sí mismos y a sus comitivas políticas bajo investigación de las autoridades judiciales nacionales: el Sr. Trump, bajo la nube de la investigación de Mueller” … Lástima para Makovsky que el informe de Mueller se publicara antes de que se agotara la tinta en su entrevista de Christian Science Monitor.

No se equivoque al respecto: la única razón para oponerse al reconocimiento estadounidense del control israelí del Golán es si se opone al control israelí del Golán. La “Banda de los Seis” pasó décadas promoviendo un “proceso de paz” que incluía entregar los Altos del Golán al genocida Hafez Assad o, desde su muerte, a su hijo genocida, Bashar Assad.

Los últimos misiles disparados desde Gaza hacia Israel son un doloroso recordatorio de lo que le habría sucedido al Golán si la Banda de los Seis se saliera con la suya. En lugar de tener un mini-Estado terrorista solo en su frontera sur, Israel ahora tendría mini-Estados terroristas en sus fronteras sur y noreste. Maravilloso.

Porque viven en los suburbios seguros y cómodos de la ciudad de Nueva York y Washington, Ross, Indyk, Makovsky tienen el lujo de pontificar sobre la necesidad de que Israel renuncie a su territorio sin tener que lidiar personalmente con las consecuencias de tales retiros. Pero para los israelíes que ahora viven dentro del alcance de los misiles de Gaza, y que podrían haber estado dentro del alcance de los misiles de los sirios si estuvieran en los Altos del Golán, las consecuencias son muy reales.

Vía Israel Hayom

Deja una respuesta

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More