Noticias de Israel en español 24 horas en directo

Expertos aseguran que el reactor nuclear de Dimona superará la esperanza de vida original

Por: Yonah Jeremy Bob

IM HOLLANDER / POOL / REUTERS

Dos expertos del Instituto de Estudios de Seguridad Nacional (INSS) de Israel publicaron el jueves un documento en el que apoyaban esencialmente la justificación del gobierno para prolongar la vida útil del reactor nuclear de Dimona 40 años o más, más más allá de la vida útil prevista originalmente.

Según fuentes extranjeras, el material para las 80 a 200 armas nucleares que Israel posee fue producido por Dimona, y si el reactor nuclear dejaba de funcionar, el país ya no podría producir plutonio nuevo para nuevas armas.

Los autores, ex director general de la Comisión de Energía Atómica de Israel y el general de brigada de las FDI (retirado) Uzi Eilam y Gilead Shear, ex coronel de las FDI (retirado) y jefe de personal del entonces primer ministro Ehud Barak, realizan una amplia revisión de las tendencias y los problemas con los reactores nucleares en todo el mundo y lo que hace que Dimona sea única.

Aunque el informe señala que “la vida útil completa de un reactor nuclear se considera habitualmente de 40 años… la vida útil de un reactor puede duplicarse mediante mejoras y mejoras sin disminuir su seguridad”. Esto va al centro del debate sobre Dimona, que se puso en marcha en 1963 y que originalmente estaba previsto que se retirara en 2003.

Posteriormente, los expertos atómicos israelíes argumentaron que la vida útil de Dimona podría extenderse hasta 2023, y en 2018, The Jerusalem Post confirmó un informe de Haaretz de noviembre de 2017 en el sentido de que Israel ahora cree que puede extender la vida del reactor nuclear de Dimona hasta 2043.

El Post habló el jueves con Shear, quien dijo que, aunque la prolongación de la vida de Dimona no estaba exenta de riesgos, los expertos con los que había hablado, tanto dentro como fuera del gobierno, tenían la confianza general de que era factible debido a una serie de factores únicos.

Discutiendo tanto el reactor más grande de Dimona como el más pequeño del Centro de Investigación Nahal Sorek de Israel, el informe dice que “el grado de riesgo que plantean las actividades de investigación tanto en Dimona como en Sorek no es similar al riesgo que suponen las centrales eléctricas para la generación de electricidad”.

Por ejemplo, escriben que “la cantidad de material fisionable en el reactor de Dimona es dos veces menor que la de un reactor para la generación de electricidad con una potencia de 1.000 megavatios y, en el Centro Sorek, incluso menos, unos cinco megavatios”.

Argumentan que “incluso si se producen averías, su magnitud potencial no puede compararse en modo alguno con la magnitud” del reactor nuclear que se fundió en Chernóbil, Three Mile Island en EE.UU., o Fukushima en Japón.

Además, el informe dice que “se presta especial atención al almacenamiento seguro y a la refrigeración continua del combustible gastado del reactor, que sigue emitiendo radiación y calor de decaimiento”.

Aparte de la pregunta inmediata de si Dimona puede seguir operando, escribieron que incluso en el peor de los casos, Dimona tiene características especiales de seguridad para evitar un desastre, como haber sido “construida dentro de un edificio de contención”.

Probablemente el punto más crucial que sostienen es que Dimona “se somete a paradas periódicas de rutina para pruebas y mantenimiento, que han incluido el reemplazo de muchos componentes tales como válvulas, tuberías de refrigerante, y más”.

Específicamente, dicen, “el estado del tanque de acero que alberga las barras de combustible nuclear y el absorbedor de neutrones se prueba durante cada ciclo de mantenimiento”.

Además, Shear dijo al Post que, a partir de sus investigaciones y consultas, creían que aunque nada es perfecto, había suficiente supervisión para asegurar que Dimona sea “mantenida y mejorada hasta que sea finalmente cerrada” si los expertos en reactores “evalúan que el tanque es susceptible de poner en peligro la seguridad del reactor”.

En septiembre de 2018, el Post entrevistó a Frank Von Hippel, codirector del Programa de Ciencia y Seguridad Global de la Universidad de Princeton y de la Escuela Woodrow Wilson de Asuntos Públicos e Internacionales, sobre muchos de los mismos temas.

Von Hippel pareció estar de acuerdo con el informe del INSS en que los reactores de investigación como Israel generalmente tienen un riesgo menor que los reactores de potencia de otros países que operan a un nivel de energía más alto.

Sin embargo, indicó que otra pregunta era cómo se utiliza el reactor específico.

Por ejemplo, Von Hippel dijo que el reactor de Dimona podría funcionar a una temperatura más baja y luego ser visto más como un reactor de “piscina”, un reactor de baja presión que conlleva menores riesgos de fallo. Esto sería cierto, aunque se trate de un reactor de “agua pesada”, un reactor de mayor presión con mayores riesgos de fallo.

Esto y el hecho de que “su control y su instrumentación pudieran haber sido renovados” podría reducir las preocupaciones sobre la prolongación de la vida útil de Dimona.

Sin embargo, Von Hippel estaba preocupado por los posibles ataques a Dimona, y dijo que Israel ya tiene suficiente plutonio para sus diversas necesidades.

Sin embargo, existe la cuestión institucional de si existe un regulador de seguridad verdaderamente independiente para Dimona de cuyo juicio pueden depender los israelíes… eso es muy difícil de asegurar”, dijo Von Hippel.

En otras palabras, muchos de los expertos que aprueban si Dimona puede continuar dependen en gran medida de su trabajo para que continúe.

Aunque presionar a un reactor como Dimona para que funcione durante 80 años es en su mayoría algo desconocido, EE.UU. tiene un ejemplo. En enero, la central nuclear de Turkey Point, en Florida, se convirtió en la primera en presentar formalmente una solicitud ante la comisión reguladora nuclear de Estados Unidos para ampliar su vida útil a 80 años.

Se espera que otras tres plantas de EE.UU. sigan su ejemplo.

En el documento, escriben que hay una creciente preocupación pública con respecto a los riesgos inherentes a la operación de los reactores nucleares después de la serie de televisión de 2019 “Chernobyl”, refiriéndose al reactor nuclear que tuvo una fusión catastrófica en Ucrania.

En el informe se afirma que actualmente hay 450 reactores nucleares en funcionamiento en todo el mundo y que se están construyendo otros 60.

Vía Jerusalem Post

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More