Noticias de Israel en español 24 horas en directo

¿Están Rusia, Irán y Hezbolá tratando de convertir a Venezuela en Siria?

Por: Jay Solomon

Las2orillas

Mientras el líder dictador de Venezuela, Nicolás Maduro, desafía la presión internacional para que renuncie, sus aliados en el Medio Oriente, Rusia y otros lugares están duplicando sus esfuerzos para obtener otra victoria geopolítica contra Estados Unidos. La crisis corre el riesgo de transformarse en una situación bastante parecida a lo que ocurrió en Siria, donde el presidente Bashar al-Assad trabajó con una coalición similar de países y milicias para resistir una serie de sanciones económicas y operaciones militares dirigidas por Estados Unidos.

Según los funcionarios estadounidenses, los aliados de Maduro pueden estar encontrando nuevas formas de apuntalar al dictador. Además de comprar petróleo venezolano sancionado para reforzar las finanzas de su gobierno, se cree que Rusia ha desplegado alrededor de 150 militares y personal de seguridad en Caracas en los últimos meses. Irán ha iniciado vuelos semanales a Caracas, posiblemente para transportar suministros militares a Maduro. Mientras tanto, el libanés Hezbolá y Cuba han desplegado una red de oficiales de inteligencia para ayudarlo a mantener el control de las fuerzas armadas y las calles, según informaron los funcionarios venezolanos y estadounidenses sobre la información relevante.

Si Maduro sobrevive, Rusia, Irán y Hezbolá obtendrían otra gran victoria contra Occidente, esencialmente replicando su defensa de Assad en el hemisferio occidental a un costo mucho menor en vidas y tesoros. También consolidarían una cabeza de playa en América Latina a través de la cual desafiarían a los aliados de los Estados Unidos a la vez que aprovechaban la enorme energía y riqueza mineral de Venezuela. Los funcionarios estadounidenses están particularmente preocupados por la capacidad de Hezbolá de explotar el estado debilitado para generar más ingresos por el narcotráfico.

La presión de Washington puede lograr más

Para negar una victoria de Maduro, el gobierno de Trump impuso nuevas sanciones a Venezuela y sus aliados, al mismo tiempo que trabaja con el presidente de la Asamblea Nacional, y autodenominado presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó, para dividir el liderazgo militar y político de Maduro. Washington reconoció formalmente a Guaidó como el líder de Venezuela en enero después de acusar a Maduro de extender fraudulentamente su presidencia. Cincuenta y tres países más han seguido el liderazgo de Estados Unidos.

Sin embargo, la oposición venezolana está presionando a los funcionarios estadounidenses para que sean aún más agresivos. Los pasos que ahora está considerando la administración incluyen imponer sanciones secundarias dirigidas a cualquier empresa o persona extranjera que realice negocios con las entidades venezolanas designadas. El Departamento del Tesoro también está estudiando la posibilidad de incautar activos venezolanos en el extranjero, argumentando que promueven las actividades criminales del gobierno de Maduro. Además, Washington está tratando de ofrecer mayores incentivos financieros y diplomáticos a los líderes políticos y militares venezolanos que abandonan Maduro y apoyan a Guaidó, cuyo intento a principios de este mes para estimular las deserciones militares fracasó.

Los lazos de Maduro con el eje Rusia – Irán

Maduro y su mentor, el fallecido dictador Hugo Chávez, comparten una larga historia de alineación con el “eje de resistencia” de Rusia, Cuba y Irán contra Estados Unidos e Israel. Chávez se reunió regularmente con el ex presidente iraní Mahmoud Ahmadinejad, un hombre que amenazó con borrar a Israel del mapa. Otro funcionario veterano, el Ministro de Industrias y Producción Nacional Tareck El Aissami, ha sido designado como un “capo de la droga” por el gobierno de los Estados Unidos y acusado de traer agentes de Hezbolá a Venezuela. A principios de este mes, el New York Times imprimió el contenido de una evaluación interna de inteligencia venezolana que concluyó que Aissami y su padre nacido en Siria habían reclutado y capacitado a estos operativos “con el objetivo de expandir las redes de inteligencia en toda América Latina y … trabajar en el narcotráfico”.

Debido a estos vínculos, los aliados extranjeros de Maduro pudieron reforzar a Maduro rápidamente después de que Guaidó lanzó su rebelión con el respaldo de Estados Unidos en enero. Moscú comenzó a transportar suministros a Caracas, y la compañía energética estatal rusa, Rosneft, aumentó las compras de petróleo al gigante de la energía sancionada de Venezuela, PDVSA. Rosneft ha tomado virtualmente el control financiero de PDVSA desde que la compañía comenzó a incumplir las inversiones en bonos rusos.

Estos movimientos están en línea con las conclusiones de un informe no clasificado de la Agencia de Inteligencia de Defensa de EE. UU. publicado en febrero, que describe cómo Rusia ha tratado de ampliar sus capacidades militares y de inteligencia en América Latina a través de su relación con Venezuela, Cuba y Nicaragua. El informe citó datos de fuente abierta que muestran que Rusia envió $ 11 mil millones en armas a Venezuela de 2001 a 2013, lo que convierte al Kremlin en el mayor proveedor de armas a Caracas por un amplio margen. El informe también documentó que los soldados venezolanos asisten regularmente a los juegos de guerra rusos, y que Moscú ha desplegado bombarderos de largo alcance en Venezuela “para mostrar las capacidades rusas en una histórica esfera de influencia de los EE. UU”, según el secretario de Estado Mike Pompeo, Moscú tiene tanto poder allí que aparentemente pudo evitar que Maduro huyera de Caracas a principios de este mes después de que Guaidó intentara incitar a las deserciones militares. “Tenía un avión en la pista, estaba listo para partir esta mañana, tal como lo entendemos, y los rusos indicaron que debía quedarse”, dijo Pompeo a CNN.

Teherán también ha incrementado su apoyo diplomático y financiero a Maduro este año. Los medios estatales iraníes informaron que el ministro de Defensa, Amir Hatami, visitó Caracas en enero para discutir temas de seguridad, mientras que altos funcionarios iraníes viajaron a Moscú en febrero para discutir el apoyo a Maduro. Estos viajes se hicieron eco de las reuniones secretas de Moscú celebradas por funcionarios de seguridad rusos e iraníes en 2015, poco antes de iniciar una operación militar conjunta para apuntalar el régimen sirio.

Además, la administración de Trump se mostró alarmada por la reanudación de los vuelos semanales de Irán a Venezuela en abril, utilizando la aerolínea nacional Mahan Air. El Departamento del Tesoro sancionó a la aerolínea en 2011 por supuestamente enviar armas a aliados en Siria, Líbano y Yemen en nombre del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica. A los funcionarios estadounidenses les preocupa que los vuelos de Venezuela tengan un propósito similar, especialmente porque comenzaron apenas una semana después de que el ministro de Relaciones Exteriores de Maduro, Jorge Arreaza, visitara el Líbano y Siria para reunirse con dos de los aliados más cercanos de Teherán: el secretario general de Assad y Hezbolá, Hassan Nasrallah.

La influencia de Hezbolá en Venezuela y el tráfico de drogas

El gobierno de Trump está cada vez más preocupado por Hezbolá a medida que la crisis de Venezuela se prolonga. La milicia proxy iraní ha estado activa en América Latina durante décadas, a menudo infiltrándose en las poblaciones de emigrados árabes para realizar operaciones. Por ejemplo, los investigadores concluyeron que el grupo se coordinó con Irán para bombardear la embajada israelí y el centro comunitario judío en Buenos Aires a principios de la década de 1990, con algunos funcionarios argentinos de alto rango acusados ​​de complicidad en este último crimen. Más recientemente, el Departamento del Tesoro puso en una lista negra al Banco Canadiense Libanés en 2011 por cargos de lavado de cientos de millones de dólares del dinero de las drogas de América Latina en las cuentas de Hezbolá en Beirut.

Hoy, los principales asesores de Guaidó alegan que los agentes de Hezbolá han estado trabajando con el gobierno de Maduro y con la inteligencia cubana para llevar a cabo la vigilancia de la oposición venezolana. También les preocupa que el grupo pueda estar ayudando a las fuerzas de seguridad de Maduro a controlar la multitud.

Sin embargo, el mayor temor de Washington es que Hezbolá utilizará la agitación política y financiera de Venezuela para aumentar su comercio de drogas en un momento en que el apoyo iraní al grupo se ha reducido drásticamente. Según miembros del gobierno de Guaidó, las ventas de cocaína en Venezuela se han disparado este año a medida que aumentan los problemas financieros de Maduro. Al igual que en el caso del banco canadiense libanés, las agencias estadounidenses han sancionado a varios altos funcionarios de Hezbolá y venezolanos en los últimos años por presuntamente confabulación para lavar dinero de drogas (específicamente, cocaína latinoamericana vendida en Europa) a través de cuentas en el Líbano.

Conclusión

Los altos funcionarios de Estados Unidos siguen confiando en que Maduro no durará hasta fin de año, citando los efectos paralizantes de la guerra financiera de Occidente sobre su gobierno y los apagones eléctricos en curso en el país. Sin embargo, estos funcionarios no descartan el uso de la fuerza militar para expulsarlo si la crisis persiste, o si las organizaciones terroristas como Hezbolá muestran signos de ganar una mayor presencia en el país. Como lo expresó un funcionario de alto rango, “Veamos dónde estamos en el otoño”.

Vía Washington Institute

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More