Noticias de Israel
Las noticias de Israel, en español, 24 horas en directo.

Cómo percibe Rusia las protestas en Irak y Líbano

Por: Marianna Belenkaya

Las protestas en el Líbano e Irak han llamado la atención de los funcionarios rusos y de los usuarios de los medios sociales. En muchos sentidos, ambos grupos han proyectado los acontecimientos en Oriente Medio sobre las propias realidades nacionales de Rusia.

Tal vez esta fue la razón por la que Moscú tardó un tiempo en expresar su opinión sobre los violentos acontecimientos en el Líbano. El 5 de noviembre, el viceministro de Asuntos Exteriores Mikhail Bogdanov, que también es enviado especial del Kremlin para Oriente Medio y África, se reunió con Amal Abou Zeid, asesor del presidente libanés Michel Aoun. Tras el encuentro, el Ministerio de Relaciones Exteriores de la Federación de Rusia emitió una declaración en la que declaró que consideraba inadmisible cualquier intento externo de injerencia en los asuntos libaneses.

Rusia subrayó su apoyo a la soberanía, la independencia, la unidad y la estabilidad del Líbano y reafirmó su posición estricta y coherente de que todas las cuestiones de actualidad que figuran en el programa nacional deben ser abordadas por el pueblo libanés dentro del marco jurídico, mediante un diálogo inclusivo en interés de la paz civil y el acuerdo”, decía la declaración.

Rusia considera inaceptable cualquier intento externo de interferir en los asuntos libaneses o de crear escenarios geopolíticos utilizando y escalando artificialmente las dificultades existentes a las que se enfrenta el Líbano amigo”, añadió.

La policía negocia con manifestantes antigubernamentales para desbloquear una carretera principal en Beirut, Líbano, 26 de octubre de 2019 (AP Photo / Bilal Hussein)
La policía negocia con manifestantes antigubernamentales para desbloquear una carretera principal en Beirut, Líbano, 26 de octubre de 2019 (AP Photo / Bilal Hussein)

La visita de Abou Zeid a Rusia tuvo lugar inadvertidamente en el contexto de las protestas públicas en el Líbano. En Moscú, el premio estatal ruso -la Orden de la Amistad- fue otorgado al asesor junto con otros 15 ciudadanos extranjeros. La ceremonia fue programada para que coincidiera con el Día de la Unidad Nacional en Rusia, un día festivo celebrado el 4 de noviembre.

En su intervención en la ceremonia, Abou Zeid centró la atención en la situación de su país.

“Lo vemos como un defensor y salvador de las políticas miopes de los estados occidentales que buscan erradicar la comunidad diversa y multiétnica de la región mediante el patrocinio de radicales, el apoyo a grupos terroristas, así como desalentando los esfuerzos rusos para que los refugiados sirios regresen a sus hogares”, dijo Abou Zeid, dirigiéndose al presidente ruso Vladimir Putin.

“Apreciamos mucho su trabajo y estamos seguros de que traerá paz y estabilidad”, concluyó.

Más allá de la declaración del Ministerio de Asuntos Exteriores, la reacción oficial de Rusia ante las protestas en el Líbano fue bastante lacónica. Al comentar la dimisión del primer ministro libanés Saad Hariri, la portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores, Maria Zakharova, reiteró los mensajes clave de Rusia sobre la necesidad de “superar esta crisis sobre la base de un diálogo inclusivo” e hizo un llamamiento a las “fuerzas externas” para que “respeten inequívocamente la soberanía y la independencia del Líbano”.

La reacción más extendida fue la de Konstantin Kosachev, presidente del Comité de Asuntos Exteriores del Consejo de la Federación. En su post en Facebook, el senador argumentó que la renuncia de Hariri “podría constituir un paso hacia un arreglo pacífico de la situación”. Kosachev admitió que “las demandas de los manifestantes son sociopolíticas en esencia y giran en torno a una serie de cuestiones que no son inusuales en la región”.

“Como dicen, la ira se ha acumulado y se ha desbordado para desencadenar huelgas salvajes”, dijo el político.

Al mismo tiempo, Kosachev se preguntaba qué pasaría si “las protestas pacíficas degeneran en algo de mayor escala”. Citando la declaración del Departamento de Estado de Estados Unidos, que, según Kosachev, apoya las demandas de los manifestantes libaneses, advirtió que hay “quienes buscan reorganizar la baraja de cartas libanesa”.

Notablemente, Kosachev citó al líder de Hezbolá Hassan Nasrallah al decir que “hay algunas personas entre los activistas en el movimiento de protesta asociado con embajadas y servicios de inteligencia extranjeros”.

“En todo caso, estoy convencido de que todas las fuerzas sanas del Líbano, sus vecinos y Rusia, que es tradicionalmente amigable con Beirut, buscan una solución pacífica para la crisis. Y la renuncia de Saad Hariri puede ser un paso en esa dirección. Esperemos y veamos la respuesta de los manifestantes. … Todo el mundo sabe cómo se ha desarrollado el escenario alternativo, es decir, violento, en los países vecinos. Hasta ahora, nadie se ha beneficiado de ello, excepto quizás algunos actores externos”, concluyó Kosachev. Todas las reacciones de los funcionarios rusos tienen una cosa en común: en la solución de la crisis, Moscú considera que el principio de no injerencia en los asuntos internos libaneses es clave. Temeroso de los disturbios en su país, el establishment ruso proyecta sobre sí mismo cualquier actividad de protesta en el extranjero.

Con el Kremlin evidentemente alarmado ante la perspectiva de revoluciones de color, los círculos liberales de Moscú no podrían estar más celosos de los libaneses. Específicamente, los usuarios de los medios sociales rusos hablaron con entusiasmo sobre las concesiones del gobierno libanés a los manifestantes, particularmente reduciendo los salarios de los ministros y parlamentarios actuales en un 50%.

Facebook y los sitios web de humor incluso compartieron un chiste sobre dos amigos rusos que reflexionaban sobre la situación en el Líbano: “Dos millones de libaneses han salido a las calles en protestas anticorrupción. ¿Crees que lo mismo es posible en Rusia? una rusa pregunta a la otra. Vamos, ¿de dónde saca Rusia 2 millones de libaneses?”, responde el otro, riéndose.

Cabe señalar que sólo las manifestaciones de Hong Kong y el Líbano han captado la atención de los rusos en los últimos meses entre las numerosas protestas que se han producido en todo el mundo. Incluso Irak, que ha sido enrarecido por la violenta convulsión durante un período mucho más largo, ha sido analizado principalmente por los círculos académicos. Quizás una de las razones sea que las protestas en el Líbano y Hong Kong parecen tener un carácter más carnavalesco y no son tan violentas como las de Irak, en las que han muerto unas 250 personas.

En esta foto del jueves 31 de octubre de 2019, los dolientes y los manifestantes llevan el ataúd cubierto con la bandera de Mohammed Sadiq durante su funeral durante una manifestación en la plaza Tahrir en Bagdad, Irak. Sadiq fue asesinado mientras participaba en las protestas en curso contra el gobierno, dijo su familia. (Foto AP / Hadi Mizban)
En esta foto del jueves 31 de octubre de 2019, los dolientes y los manifestantes llevan el ataúd cubierto con la bandera de Mohammed Sadiq durante su funeral durante una manifestación en la plaza Tahrir en Bagdad, Irak. Sadiq fue asesinado mientras participaba en las protestas en curso contra el gobierno, dijo su familia. (Foto AP / Hadi Mizban)

En cuanto al Kremlin, tampoco puede molestarse en comentar la situación iraquí. Incluso durante su visita a Bagdad en medio de la primera oleada de protestas, el Ministro de Asuntos Exteriores ruso Sergey Lavrov se mantuvo al margen de la cuestión. El Ministerio de Relaciones Exteriores ruso emitió su única respuesta en las manifestaciones callejeras iraquíes el 1 de noviembre, un mes después de que las protestas barrieran el país. Como seguimiento de la reunión de Moscú entre Bogdanov y el embajador iraquí en Rusia, Haidar Mansour Hadi, la declaración decía: “La parte rusa insta a los actores políticos internos de IraK a que actúen con moderación en el contexto de las manifestaciones masivas. Expresamos nuestro apoyo incondicional a los llamamientos a la moderación y a los esfuerzos de los dirigentes iraquíes para resolver los problemas socioeconómicos del país lo antes posible”. Esa reticencia está vinculada al mismo viejo deseo de seguir el principio de no injerencia y abstenerse de hacer comentarios que puedan ser interpretados por los funcionarios iraquíes como tales acciones.

En lo que respecta al Líbano, cabe señalar que las declaraciones de Rusia se produjeron tras la dimisión de Hariri, cuando el Gobierno libanés decidió qué hacer por su cuenta. Antes de esto, Rusia acababa de advertir a sus ciudadanos que habían decidido viajar a Beirut que tomaran las precauciones necesarias durante su estancia en el país. De todos modos, la aerolínea rusa todavía ofrece dos vuelos semanales a Beirut. Además, miles de rusos casados con ciudadanos libaneses residen en el país, empresas rusas siguen operando sobre el terreno y cientos de estudiantes siguen realizando sus prácticas y cursos de idiomas. En cuanto al alcance de la cooperación ruso-iraquí, es mucho más limitado, y los que trabajan allí ya se han acostumbrado a todos los peligros.

Vía al-Monitor
Comentarios

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More