Noticias de Israel en español 24 horas en directo

Acuerdo entre Rusia y Turquía sobre los S-400 podría impulsar la industria militar de Israel

Por: Amos Harel

LOCKHEED MARTIN AERONAUTICS

La crisis que estalló entre Estados Unidos y Turquía debido a la intención de Ankara de comprar un sistema de misiles antiaéreos S-400 a Rusia podría tener consecuencias de gran alcance para Israel.

Washington ha amenazado con cancelar la venta masiva de cazas F-35 a Turquía si Ankara no abandona el acuerdo con Rusia. La decisión final de Estados Unidos tendrá un impacto en el estatus de Turquía en Oriente Medio y, desde el punto de vista de Israel, también podría eliminar peligros potenciales en el futuro. Esto podría incluso afectar a la industria militar israelí y a los futuros planes de adquisición de la Fuerza Aérea israelí.

Turquía fue uno de los primeros ocho países en unirse al proyecto F-35 de los Estados Unidos e incluso recibió un estatus especial. Ankara se comprometió a comprar al menos 116 de estas aeronaves, y los dos primeros cazas de Lockheed Martin fueron entregados a la Fuerza Aérea Turca hace aproximadamente un año. Hasta el lunes, los pilotos turcos incluso entrenaron en uno de esos cazas en los Estados Unidos.

Sin embargo, en los últimos meses han aumentado las tensiones entre los Estados Unidos y Turquía en relación con el acuerdo S-400, cuyo valor se estima en 2.500 millones de dólares y cuya entrega está prevista para julio. Los estadounidenses temen que, si Turquía tiene un sistema de defensa aérea ruso y un caza de combate furtivo estadounidense, la vulnerabilidad de la aeronave podría hacerse evidente y la información podría caer en manos rusas.

Turquía dice que operará con baterías rusas completamente separadas de otros sistemas de armas, la mayoría de las cuales son fabricadas en Estados Unidos. Ankara incluso ha hecho una extraña afirmación de que Israel ya ha creado tal vulnerabilidad al volar el F-35 en una zona que está bajo la vigilancia de las baterías S-400 que protegen la base aérea rusa de Khmeimim, al noroeste de Siria.

China prueba los S-400 de Rusia y derriba misil supersónico
Foto de archivo del sistema de misiles S-400.

La administración Trump no ha sido reprimida por las demandas turcas. El Ministro de Defensa en funciones, Patrick Shanahan, envió una advertencia al Ministro de Defensa turco, Hulusi Akar, la semana pasada. Washington se sintió decepcionado al enterarse de que los turcos enviaron equipos de tripulaciones antiaéreas a Rusia para entrenar con baterías nuevas, escribe Shanahan. Si Ankara insistiera en un acuerdo con Moscú, Washington tendría que considerar retirar la participación de Turquía en el proyecto F-35. No sólo no suministrará los cazas, sino que también suspenderá los contratos con las empresas turcas implicadas en el proyecto.

Estados Unidos ha suspendido el entrenamiento de pilotos turcos (en Estados Unidos) y no invitará a nuevos pilotos. También podría considerar la posibilidad de imponer amplias sanciones a Turquía. La compra de baterías socavaría el comercio bilateral y la cooperación entre Turquía y el ejército estadounidense y los ejércitos de otros miembros de la OTAN, escribe Shanahan.

Israel, cuyas relaciones con Turquía han sido en cualquier caso muy tensas durante la última década, no ha comentado públicamente la crisis. La insistencia de Turquía en concluir un acuerdo ruso a pesar de las amenazas estadounidenses significaría que Ankara se encuentra al menos parcialmente a favor de Rusia en Oriente Medio.

Las circunstancias han cambiado mucho desde la Guerra Fría. La dicotomía no es tan categórica como solía ser, y la propia administración Trump tiene relaciones complejas con el régimen del presidente ruso Vladimir Putin. Sin embargo, la decisión de Turquía tendrá implicaciones estratégicas.

Podemos concluir con cautela que Israel no se sentirá decepcionado si los estadounidenses dejan de suministrar cazas militares innovadores a Turquía. Israel no ve a Turquía como un enemigo, pero la hostilidad entre los dos países no es un secreto, y es difícil predecir cómo reaccionará el presidente turco Recep Tayyip Erdogan en escenarios futuros, como la escalada del conflicto entre Israel y Hamas en la Franja de Gaza.

Desde el punto de vista de Israel, sería bueno dejar de suministrar los F-35 a Turquía.

Un caza de combate F-35 que fue destinado a Turquía en una ceremonia en Lockheed Martin en Forth Worth, Texas, en 2018.
Un caza de combate F-35 que fue destinado a Turquía en una ceremonia en Lockheed Martin en Forth Worth, Texas, en 2018.

De conformidad con el acuerdo entre Israel y Turquía, debe establecerse en Turquía un centro de mantenimiento de motores para los F-35, que será utilizado por las fuerzas aéreas regionales. Además, las empresas turcas han firmado un gran número de contratos para actuar como subcontratistas del proyecto, como se hizo en Israel, donde Israel Aerospace Industries es un subcontratista que produce alas para el caza furtivo.

Si estos contratos se rescinden después del colapso de todo el acuerdo, se creará un vacío en el que podrán participar las empresas israelíes. Entre el Pentágono y el Ministerio de Defensa israelí, se hicieron sugerencias sobre la posibilidad de preparar un paquete de propuestas para nuevos acuerdos con empresas militares israelíes.

Estos contratos pueden costar cientos de millones de dólares, aunque no vale la pena contar los polluelos antes de que eclosionen, y los líderes en cuestión, Trump y Erdogan, no son conocidos por su previsibilidad.

Esta cuestión también puede afectar a las decisiones sobre la compra del próximo escuadrón de cazas de la IAF. Como informó Haaretz en enero, el comandante de la Fuerza Aérea israelí Amikam Norkin se inclina a cambiar sus planes de adquisición.

En el pasado, se llegó a un acuerdo para comprar dos escuadrones de 50 cazas F-35 cada uno. Bajo el predecesor del General de División Norkin Amira Eschel, se esperaba que a mediados de la próxima década se comprara un tercer escuadrón de 25 cazas. Por otro lado, Norkin aparentemente considera que Israel debería primero comprar un nuevo escuadrón de cazas Boeing F-15, y sólo entonces volver a la compra de F-35.

Aunque se conoce la posición de la IAF, la decisión sobre el siguiente escuadrón se ha mantenido más de un año. Parte del retraso se debió al nombramiento de un nuevo jefe de personal de las FDI, Kochavi Aviv, en enero; Kochavi quería que la decisión final se tomara durante su turno. Entretanto, han surgido otras restricciones, como la ambigüedad sobre el presupuesto de defensa y la intensa preocupación política por las elecciones en abril y ahora por las próximas elecciones de septiembre, lo que no deja tiempo para un debate a fondo de las cuestiones relativas a las adquisiciones de material militar.

Y ahora, a la luz de los acontecimientos que no están directamente relacionados con Israel, estas decisiones pueden ser revisadas. Pueden tenerse en cuenta otras consideraciones. La nueva solución puede incluir un paquete de nuevos acuerdos para la industria militar israelí como subcontratistas para el proyecto de armas más grande y caro del mundo.

Vía Haaretz

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More