Noticias de Israel
Las noticias de Israel, en español, 24 horas en directo.

El sionismo laborista convirtió el “asentamiento judío” en una mala palabra

Por: Uri Heitner

Es solo recientemente que el asentamiento judío se ha convertido en una mala palabra en la izquierda, arrojándola a una crisis ideológica.

El 10 de noviembre de 1975, la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó la Resolución 3379, que decía que “el sionismo es una forma de racismo y discriminación racial“. En respuesta, el entonces Primer Ministro Yitzhak Rabin celebró una sesión especial en el gabinete y anunció una contramedida sionista apropiada: se construirían otras cuatro comunidades judías en los Altos del Golán.

Esta resolución del gabinete fue una reacción natural de un gobierno liderado por los laboristas porque el asentamiento judío siempre había sido el alma del partido y sus precursores. El mensaje de Rabin fue que incluso cuando la ONU condena el sionismo, vamos a movernos de cabeza con la realización de su visión. ¿Cómo? Al construir nuevos poblados judíos en la tierra de Israel.

Pero ahora los laboristas están atacando la ley del Estado-Nación y enfocándose en la sección que establece que “el Estado de Israel ve el desarrollo de los asentamientos judíos como un valor y prioridad nacional y actuará para alentar y promover el establecimiento y la consolidación de dichos asentamientos“. Esto deja en claro que los laboristas están ideológicamente en bancarrota.

Hacer que los laboristas digan que las disposiciones sobre poblados de judíos son “racistas” y “nacionalistas” es similar a tener partidos ultraortodoxos que critican el estudio de la Torá y afirman que los cinco libros de Moisés son una parodia.

En julio de 1919, el movimiento Poale Zion decidió enviar una delegación a Palestina con un objetivo: regresar con un plan sobre cómo establecer una entidad socialista allí. En ese momento, el movimiento era el partido socialista más grande y más fuerte en el mundo judío.

El jefe de la delegación era Nachman Syrkin y sus miembros incluían personas que terminarían teniendo papeles prominentes en el movimiento sionista, incluido David Ben-Gurion, el primer ministro de Israel. El plan que proporcionaron fue la base para el sionismo laboral durante muchas décadas a partir de entonces. En su núcleo había una visión del poblado judío en la tierra de Israel como un medio para realizar el sueño del sionismo y el socialismo.

El secretario de la delegación, el futuro presidente Zalman Shazar, recordó el papel de Syrkin: “Él era el padre de todo el plan: siendo el gran visionario que era, con profundo conocimiento económico, expondría los intrincados detalles de establecer una utopía judía”.

Con los años, surgió un cisma entre los sionistas laboristas: los seguidores de Ben-Gurion vieron el establecimiento de un Estado judío como el ser del todo y el fin del sionismo. Aquellos que se suscribieron a Yitzhak Tabenkin y al movimiento Kibbutz Hameuchad consideraron que la colonización de la tierra era el principio principal del sionismo y consideraron el Estado como un auxiliar que aseguraría un poblado judío ininterrumpido. Es por eso que Tabenkin se opuso al plan de partición.

Después de que se fundó el Estado, los dos bandos estaban en desacuerdo: Ben-Gurion quería unir al país detrás de un esfuerzo colectivo para construir instituciones estatales, mientras que Tabenkin se enfocó en continuar el trabajo pionero que sería independiente del Estado. Pero tenían una base común en una cosa: la necesidad de continuar asentando la tierra.

Ben-Gurion creía que la construcción de comunidades judías debería ser manejada por el Estado y las Fuerzas de Defensa de Israel. Es por eso que estableció la Brigada Nahal y es por eso que la ley de servicio obligatorio inicialmente estipuló que cada soldado dedique un año a la actividad de asentamiento.

En el apogeo de la Guerra de la Independencia, Ben Gurion dijo: “Liberamos el Neguev y a Galilea. En Galilea, todo. En Neguev, la mayor parte, y tal vez más de ella, podría ser liberada. Pero todavía tenemos que asentar el Negev y la Galilea. No es suficiente expulsar al invasor extranjero, debemos llevar al colono judío a esa área. La tierra no se puede mantener a lo largo del tiempo sin un poblado. Este es un proyecto que abarcará generaciones”.

En un discurso del Knesset en 1949, dijo: “Debemos asegurarnos de que la educación que inculcamos en el aula y más allá, en nuestra literatura y en los medios, conduzca al surgimiento de una generación pionera que considera que el asentamiento de la tierra debe ser su misión y su papel en la historia judía y humana”.

El hombre que hizo realidad esta visión fue el primer ministro Levi Eshkol. Ningún otro líder sionista ha igualado la contribución de Eshkol al asentamiento judío. Gracias a él se fundaron cientos de comunidades judías, principalmente después de la independencia de Israel. Durante su mandato en la década de 1960, presidió la Guerra de los Seis Días, y después de la victoria de Israel, apoyó el establecimiento de comunidades judías más allá de la Línea Verde. Aunque el Sionismo Laborista finalmente tendría sus desacuerdos sobre dónde debe construir en Israel, no hubo desacuerdo sobre la construcción de comunidades.

Incluso cuando el movimiento derechista Gush Emunim comenzó a hacer campaña para obtener más asentamientos en Judea y Samaria, los activistas del ala izquierda Hashomer Hatzair se manifestaron contra ellos, pero los instaron a establecerse en Galilea y el Negev.

Es solo recientemente que el asentamiento judío se ha convertido en una mala palabra en la izquierda, arrojándola a una crisis ideológica.

Vía israelhayom.com

Deja una respuesta

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More