Los últimos movimientos de Rusia en Siria lo revelan como enemigo de Israel

Por: Yochanan Visser

Imagen ilustrativa elaborada por © israelnoticias.com

El domingo, el primer ministro de Israel, Binyamin Netanyahu, abordó nuevamente la cambiante situación estratégica en Siria luego de que Rusia entregó su avanzado escudo de misiles S-300 al ejército del dictador sirio Bashar al-Assad.

Al comienzo de la reunión semanal del gabinete en Jerusalem, Netanyahu dijo que había realizado una conversación telefónica con el presidente ruso Vladimir Putin y que los dos líderes “acordaron reunirse pronto para continuar la importante coordinación de seguridad intermilitar”.

Al mismo tiempo, el primer ministro de Israel prometió: “Israel actuará en todo momento para evitar que Irán establezca una presencia militar en Siria y para impedir la transferencia de armas letales a Hezbolá en el Líbano”.

Las declaraciones de Netanyahu se produjeron después de que su Ministro de Cooperación Regional, Tzachi Hanegbi (Likud), afirmara que la Fuerza Aérea de Israel puede superar el último acto hostil de Rusia contra el Estado Judío.

Hanegbi dijo la semana pasada que el nuevo caza de combate ‘Adir’ de Israel, una versión modificada del caza estadounidense Lockheed F-35 Joint Strike Fighter, pudo llevar a cabo misiones de combate contra objetivos relacionados con Irán en Siria sin ser detectado por la batería antiaérea S-300.

“Sabes que tenemos cazas furtivos, los mejores cazas del mundo. Estas baterías S-300 ni siquiera son capaces de detectarlas”, dijo Hanegbi a los medios israelíes.

La semana pasada, Rusia entregó el S-300 a Siria en medio de la noche, pero dijo que pasarían otros tres meses antes de que los oficiales del ejército sirio pudieran operar el escudo de misiles de forma independiente.

Parece que Israel ahora está trabajando en conjunto con los Estados Unidos para contrarrestar la amenaza que representan las nuevas baterías antiaéreas sirias de fabricación rusa.

Durante su reunión con el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, en el marco de la Asamblea General de las Naciones Unidas, hace casi dos semanas, Netanyahu dijo que tenía “todo lo que quería de Trump” con respecto a la crisis con Rusia en Siria.

La crisis israelí-rusa comenzó después de que el ejército ruso acusara falsamente a la fuerza aérea de Israel (IAF) por el derribo de un avión de reconocimiento Ilyushin IL-20 que fue derribado con un misil S-200 SAM que mató a 15 militares rusos el 20 de septiembre.

Se informó que Trump aprobó la entrega inmediata de un número adicional de aviones de guerra furtivos F-35, que se consideran los mejores aviones de combate del mundo, a la Fuerza Aérea Israelí, mientras que por primera vez desplegaba un escuadrón de F-35 estadounidenses en Abu Dhabi

Ambos movimientos deben considerarse como un intento de neutralizar la amenaza planteada por las nuevas baterías antiaéreas S-300 tanto para la IAF como para la Fuerza Aérea de los EE. UU., que apoya a las fuerzas especiales estadounidenses estacionadas en el este de Siria y el norte de Irak.

Mientras tanto, los rusos están mostrando cada vez más que están actuando en Siria como el aliado de Irán en su guerra contra Israel y los Estados Unidos.

Después de permitir que la Fuerza Quds del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Iraní (IRGC) construya nuevas instalaciones y bases de misiles cerca de las bases rusas en el noroeste de Siria y que estacione fuerzas rusas en las bases de la Fuerza Quds, el ejército ruso ahora también está ayudando a Irán a controlar la Frontera siria-iraquí.

Las fuerzas rusas se han desplegado en el área de la ciudad fronteriza Abu Kamal, de acuerdo con el Euphrates Pos” y la agencia de noticias Enab Baladi .

“Docenas de tropas y vehículos blindados afiliados al ejército ruso llegaron a la zona rural de Abu Kamal, donde se ubicaron en lugares cercanos a los puestos de las fuerzas iraníes”, según el informe.

La misma región, que es la sede de la base At-Tanf operada por Estados Unidos, fue el escenario de un ataque aéreo sin precedentes por parte del IRGC a principios de octubre.

Oficialmente, los iraníes dijeron que el ataque, lanzado desde las bases del IRGC en Irán, se dirigió al último centro del Estado Islámico en el este de Siria, pero el comandante del IRGC, Mohammad Saleh Jokar, reveló más tarde que el ataque constituía un mensaje para Estados Unidos e Israel.

“Podemos atacar a nuestros enemigos que se encuentran lejos de nuestras fronteras geográficas”, dijo Jokar, y agregó que Estados Unidos, Israel y Arabia Saudita son “las principales fuentes de inestabilidad y caos en Siria e Irak”.

“La máscara se cae: Rusia se revela como el enemigo de Israel”, escribió Yigal Carmon, fundador y presidente del Middle East Media Research Institute (MEMRI), en un artículo sobre la cambiante situación estratégica en Siria para el Jewish News Syndicate.

“Ahora el panorama es muy claro: los rusos, quienes originalmente habilitaron y patrocinaron la expansión iraní en Siria como medida antinorteamericana, ahora también protegerán a los iraníes en Siria de los ataques israelíes”, según Carmon.

El presidente de MEMRI escribió que la entrega del escudo de misiles S-300 al ejército de Assad, que se ha convertido en una fuerza de poder iraní en los últimos años, constituyó “un acto de guerra contra Israel por parte de un enemigo”.

Las últimas acciones de Rusia en Siria muestran una vez más que Putin está tratando de establecerse como la principal potencia regional a expensas de Israel y los Estados Unidos, incluso si esto significa dañar los intereses vitales de seguridad de Israel.

Netanyahu, por lo tanto, tendrá dificultades para cambiar la nueva realidad en Siria, a pesar de la entrega de los nuevos cazas furtivos estadounidenses y sus frecuentes visitas a Moscú.

Vía Arutz Sheva
Comentarios