Noticias de Israel en español 24 horas en directo

Los medios lavan la imagen de los cazadores de judíos

Por: Stephen M. Flatow

Amir Daraj y Yusuf Anqawi fueron a buscar a judíos para matar el lunes.

Daraj y Anqawi eran residentes de pueblos árabes cerca de Ramallah. Así es Ramallah, como en la capital de la Autoridad Palestina. Daraj y Anqawi no vivían bajo la ocupación israelí. Ramallah y sus alrededores han estado bajo el gobierno de la Autoridad Palestina desde 1995. Daraj y Anqawi nacieron en 1999. Literalmente pasaron toda su vida bajo el gobierno palestino.

A pesar del constante rechazo de J Street y de los medios de comunicación internacionales sobre la llamada “ocupación israelí de los palestinos”, la realidad es que el 98% de los árabes palestinos viven bajo el gobierno palestino. Por lo tanto, no hay colonos ni soldados en las ciudades donde viven Daraj y Anqawi. Cuando decidieron que querían asesinar a algunos judíos, tuvieron que abandonar sus aldeas y conducir a cierta distancia.

Junto con un tercer amigo (cuyo nombre aún no ha sido publicado), condujeron a un área donde los soldados israelíes a veces patrullan. Sin duda, el trío no podía creer lo que veían cuando vieron un vehículo israelí que se había averiado y varios soldados intentaban ayudar a sus ocupantes.

Las personas normales que ven un automóvil descompuesto al costado de la carretera se detendrán para echar una mano, o al menos pedirán ayuda. Pero no si las personas paradas son judíos y los transeúntes son árabes palestinos en una cacería de judíos.

Daraj, Anqawi y su amigo probablemente no podían creer su suerte. Judíos desprevenidos, patos sentados, blancos fáciles. Y Daraj tenía el arma perfecta a sus órdenes: su auto. Giró bruscamente el volante y se dirigió directamente hacia los judíos, hiriendo gravemente a dos de ellos.

Pero esto no es 1939, es 2019, estos judíos se defienden. Los soldados dispararon a los atacantes, mataron a Daraj y Anqawi e hirieron a su amigo. En el auto de los terroristas, los soldados israelíes encontraron varias bombas incendiarias sin explotar. El terrorista capturado confesó que antes del ataque con el automóvil, él y sus amigos habían conducido a la Ruta 443, que conecta Jerusalem con Lod a través de Modiin, e intentaron quemar vivos a algunos judíos allí.

Eso es lo que sucede cuando una bomba incendiaria golpea un automóvil. Envuelve el vehículo, al conductor y los pasajeros en un infierno. Esa era la intención de los terroristas.

A pesar del descubrimiento de las bombas incendiarias y la admisión del terrorista, el alcalde de una aldea cercana de la Autoridaa Palestina dijo inmediatamente a los reporteros que no eran terroristas en absoluto. El alcalde Khaldoun Al Seek, de la aldea de Kafr Nima, anunció que la colisión fue “un accidente de tráfico, no un ataque de embestida”. El Ministerio de Relaciones Exteriores de la Autoridad Palestina emitió un comunicado acusando a Israel de llevar a cabo “una ejecución brutal” de dos palestinos inocentes.

Puede pensar que el alcalde y sus compañeros en el Ministerio de Relaciones Exteriores de la Autoridad Palestina son lunáticos o mentirosos psicópatas. Ellos no lo son. Son solo propagandistas cínicos que se lanzan a la defensa de los terroristas árabes palestinos porque realmente consideran a los terroristas como héroes y consideran a todos los judíos como criaturas malvadas que merecen ser atropellados o quemados vivos.

No importa cuán clara sea la evidencia de que un ataque fue perpetrado por terroristas, los principales medios de comunicación occidentales buscan formas de minimizar la culpabilidad de los palestinos.

El Washington Post asignó la historia solo a un párrafo, con el titular “automóvil golpea a las tropas israelíes; dos palestinos muertos”, como si hubiera sido un accidente automovilístico. The Guardian (de Londres) enfatizó que “la frecuencia de tales ataques” ha disminuido recientemente, y “muchos fueron llevados a cabo por individuos en lugar de miembros de grupos militantes”. ¡Ves, así que no es tan horrible! Y, además, no son terroristas, solo “militantes”.

Por último, pero no menos importante, The Associated Press intervino con su dosis habitual de equivalencia inmoral. “Desde 2015, los palestinos han matado a más de 50 israelíes en apuñalamientos, tiroteos y ataques con coches, y las fuerzas israelíes han matado a más de 260 palestinos en ese mismo período”, informó AP.

¿Lo captas? Los israelíes que disparan en defensa propia no son diferentes de los agresores terroristas palestinos. Las víctimas son lo mismo que los perseguidores. Los policías son lo mismo que los ladrones. Por supuesto, en una ecuación de este tipo, cualquiera de las partes con más bajas es de la que se supone que debemos sentir pena. Así es: la moral del conteo de cuerpos. ¡Trágico!

Este artículo se reimprimió con el permiso de JNS.org.

Stephen M. Flatow, un abogado en Nueva Jersey, es el padre de Alisa Flatow, quien fue asesinada en un ataque terrorista palestino patrocinado por Irán en 1995. Su libro, “Historia de un padre: Mi lucha por la justicia contra el terrorismo iraní”, acaba de ser publicado.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More