Noticias de Israel en español 24 horas en directo

Expulsar a Turquía de la OTAN

Por Jed Babbin

En un desafío a las advertencias de Estados Unidos, Turquía comenzó a recibir sistemas de misiles antiaéreos rusos S-400 el 12 de julio. Esta acción del gobierno del presidente turco Recep Tayyip Erdoğan, es la última de una serie de acontecimientos a lo largo de los años que han demostrado que Turquía no es un aliado, sino un adversario.

Después de llegar al poder en 2014, Erdoğan rápidamente comenzó a transformar el gobierno secular de Turquía en un Estado islámico. El ejército turco, que se comprometió constitucionalmente a preservar el carácter laico del Gobierno turco, se opuso a ello. En 2016, poco después del intento de golpe militar turco contra él, Erdoğan firmó un tratado con Rusia e Irán que obligó a los tres países a concluir una alianza con el régimen terrorista de Assad en Siria para mantener a Bashar al-Assad en el poder.

Erdoğan acusó a los Estados Unidos de un intento de golpe de Estado y depuró a las fuerzas armadas turcas de todos los oficiales seculares que logró identificar.

Las fuerzas turcas lucharon contra los aliados kurdos de los Estados Unidos en Siria y amenazaron a nuestras fuerzas allí.

Con estas acciones, Erdoğan ha demostrado que él y su gobierno son nuestros oponentes.

En los meses previos al primer embarque del sistema S-400, Estados Unidos comenzó a presionar a Turquía. A Turquía se le advirtió que no podía comprar un F-35 americano y un S-400 ruso.

La Fuerza Aérea Turca, como muchos de nuestros aliados, quería comprar el F-35, nuestro caza más avanzado. Estos contratos ahora serán rescindidos. Ocho empresas turcas que producen componentes para el F-35 también dejarán de operar.

La compra por parte de Turquía del avión F-35 debe detenerse, ya que las pruebas del S-400 revelarán si los radares del S-400 serán capaces de detectar a un caza furtivo y obligarán a los ingenieros rusos a ajustar estos radares para garantizar que se detecten, lo que supone una enorme ventaja táctica para Rusia.

El mes pasado, el Pentágono completó el entrenamiento de pilotos turcos para volar el F-35 y les ordenó que abandonaran los Estados Unidos a finales de julio. Sin embargo, Erdogan continuó con la compra de los sistemas S-400.

El primer resultado de la entrega del S-400 será la rescisión de los contratos F-35 de Turquía y el reembolso de los anticipos a Turquía. Se sustituirán ocho empresas turcas que fabrican piezas de aviones.

Un factor tácito pero inevitable es que la capacidad de Turquía para intercambiar información con nosotros está bloqueada. Como aliado de la OTAN, Turquía tiene acceso a mucha -pero no a toda- la información que nosotros y nuestros aliados hemos recopilado. Este intercambio de información ha disminuido gradualmente, al menos desde la firma del tratado de 2016 con Rusia e Irán. Ahora debe ser completamente cortada.

La segunda consecuencia debe ser la aplicación de sanciones contra Turquía en virtud de la Ley de Sanciones contra los Enemigos de América (CAATSA) de 2017. La CAATSA requiere que el Presidente Trump imponga sanciones a cualquier persona o gobierno que lleve a cabo operaciones importantes con el sector de defensa o inteligencia del gobierno ruso. El acuerdo de Turquía de 2.500 millones de dólares para adquirir los sistemas de misiles S-400 es indudablemente importante tanto desde el punto de vista militar como político.

CAATSA define 12 sanciones diferentes, de las cuales el presidente debe elegir cinco. Las sanciones van desde la prohibición de transacciones monetarias en la jurisdicción de Estados Unidos hasta la prohibición de que algunos funcionarios turcos viajen a Estados Unidos.

Erdoğan declaró que Trump debería abandonar las sanciones económicas contra Turquía o posponer su aplicación. Sería un gran error hacerlo. Trump debería ordenar cualquier sanción que elija inmediatamente.

La tercera consecuencia debería ser la expulsión de Turquía de la OTAN, que sería la más difícil de conseguir. Esto es tan importante como los otros efectos y, hasta cierto punto, el más importante.

Trump tenía razón al criticar a la mayoría de nuestros aliados de la OTAN por no contribuir a su propia defensa. Pero su imparcialidad lo hizo aún más impopular entre los jefes de Estado de la OTAN. Los líderes más influyentes de los países de la OTAN, excepto Estados Unidos -la alemana Angela Merkel, el francés Emmanuel Macron y, hasta ahora, Teresa May (Gran Bretaña)- tienen una opinión muy baja del presidente. Fueron insensibles a las advertencias de Trump sobre los gastos de defensa.

Macron y Angela Merkel siguen liderando los esfuerzos europeos para mantener el acuerdo nuclear de 2015 con Irán, a pesar de la retirada de Estados Unidos y de las violaciones del acuerdo por parte de Irán.

No hay ninguna disposición en el Tratado de la OTAN para expulsar a un miembro, por lo que cualquier intento de EE.UU. de expulsar a Turquía debería ser apoyado por todos los miembros excepto Turquía. Este sería un ejercicio arriesgado que debería intentarse, incluso si es probable que fracase.

Si Trump hubiera exigido la expulsión de Turquía, estos esfuerzos podrían haber sido la dosis de realidad que nuestros otros aliados europeos necesitan para resucitarlos de las amenazas a las que todos nos enfrentamos y su responsabilidad de ayudarnos a contenerlos o derrotarlos.

Cualquier Estado, como Turquía, que haya hecho una alianza con nuestros dos enemigos más agresivos, Rusia e Irán, ya ha renunciado a sus obligaciones en virtud del Artículo V del Tratado de Defensa Mutua de la OTAN, según sea necesario. Cualquier Estado de la OTAN que haya sido reconstruido de acuerdo con nuestros enemigos ya no puede ser miembro de la OTAN.

Si los miembros de la OTAN se niegan a negociar con Turquía y siguen negándose a invertir en su defensa, la OTAN se habrá convertido en insignificante.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More