UNRWA, la educación para la muerte tiene un precio

Por: José I. Rodríguez

Niños árabes en escuela de UNRWA

El futuro de Europa se juega en el patio de recreo de UNRWA donde los niños son adiestrados para inmolarse asesinando a judíos y a cristianos.

Las clases de los colegios en casi todo el mundo se han abierto hace pocos días o semanas. La vuelta a la rutina en millones de familias se instala con prepotente firmeza poniendo fin a un verano de calor, playa y de relativo descanso. La educación vuelve a tomar la iniciativa y los niños regresan a las aulas ávidos de normalidad. Los cursos escolares representan una especie de isla de equilibrio en la convulsa vida de estos tiempos definidos como modernos.

Las escuelas administradas por UNRWA, Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina en Oriente Próximo, no son una excepción en cuanto a la rutina, pero sí en cuanto al currículum escolar que las define. El ideario de toda escuela, que se precie como tal, está basado en valores para la vida. Las escuelas de UNRWA son la excepción que confirma la regla de que no es oro todo lo que reluce.

La campaña sistemática de acoso mediático, en primera instancia, contra Israel protagonizada por UNRWA se desarrolla todo el curso y todos los años en curso. Las vacaciones de verano en esta clase de escuelas del terror, como algunos las hemos definido, sirven para reforzar la impronta violenta y destructiva que esta organización imprime a unos niños que son el escudo ideológico del terrorismo islamista. Un escudo ideológico que Hamás y resto de grupos islamistas y terroristas, valga la redundancia, usan para recaudar fondos para el adoctrinamiento violento de unos pobres niños, que son educados para la muerte.

Las escuelas de UNRWA son el semillero del terrorismo islamista internacional que siembra de odio las conciencias limpias de los niños que tienen la desgracia de caer en sus manos. La tragedia de esos niños es tener familias cuyo objetivo máximo en la vida es que sean capaces de inmolarse, asesinando a judíos o a cristianos, y así recibir el título honorífico de mártir; además de la jugosa indemnización de por vida que Irán paga a los que se inmolan matando infieles.

Las familias islamizadas, en muchos casos por la fuerza de la espada del Islam, carecen de conciencia cívica, moral, espiritual e intelectual para liberar a sus hijos de una muerte cruel y de una vida deshumanizada. Los hijos para muchas familias, insisto en este punto, islamizadas, son una especie de seguro para vivir sin hacer más que sembrar odio, destrucción y muerte. Cada hijo para los islamistas es una oportunidad de alcanzar el estatus de mártires en medio de una sociedad martirizada, por los grupos islamistas como Hamás y afines.

El soporte ideológico que UNRWA da al islamismo internacional no tiene precio. Bueno, ahora sí, desde que Estados Unidos ha dejado de financiar sus variopintas actividades sociales. La falta de fondos provenientes de los odiados norteamericanos, representados por su presidente Donald Trump, está haciendo temblar las estructuras de UNRWA. Una turba islamizada, de mercenarios adoctrinados, salen todos los días a recaudar fondos para que el trabajo destructivo de esta y otras agencias que anidan en la ONU puedan seguir funcionando.

El ataque de UNRWA contra Estados Unidos, Israel, los judíos y los cristianos, está ahora más que nunca en plena efervescencia ya que los fondos que aportaban los norteamericanos han sido anulados ¿Será este el fin de UNRWA? Lamentablemente no. La Unión Europea se ha apresurado a decir que ellos sostendrán con fondos propios lo que Estados Unidos ha dejado de aportar a estas escuelas del adoctrinamiento para la muerte.

El apoyo, la financiación y el soporte mediático que Europa y la ONU mantiene a UNRWA será juzgado con firmeza por el Cielo ¿No va a tener consecuencias para Europa en particular financiar a estas escuelas del terror y la muerte? En pocos días lo sabremos o al menos lo atisbaremos. El futuro de Europa se juega en el patio de recreo de UNRWA donde los niños son adiestrados para ser mártires. Unos niños que son educados para amar la muerte ¿Estás aportando en alguna manera fondos para UNRWA? Los cómplices de los malvados son igualmente juzgados por las Leyes del Cielo y las de la tierra.

La sentencia de Yom Kipur está al caer y aquella Europa que persiguió y aniquiló a millones de judíos sigue alimentando el odio mortal contra todo un pueblo cuyo único “delito” es amar la vida y ayudar al progreso de la humanidad. El curso escolar ha empezado y las primeras evaluaciones, con verdaderas consecuencias, están a la vuelta de la esquina. La educación para la muerte también tiene un precio, y no es el título de una película.

Fuente Muro Defensivo
Comentarios