Noticias de Israel
Las noticias de Israel, en español, 24 horas en directo.

Venezuela e Irán son más parecidos de lo que piensas

Por: Alireza Nader

El colapso de la sociedad venezolana bajo el régimen dictatorial y socialista de Nicolás Maduro no puede dejar de recordarnos a Irán bajo la República Islámica. Al igual que Maduro, el líder supremo del ayatolá, Ali Khamenei, puso el enriquecimiento de su clan mafioso y su ideología revolucionaria explotadora por encima de las necesidades del pueblo iraní. Al igual que Venezuela, Irán está sufriendo cortes de electricidad, escasez de agua y alimentos y la destrucción del orden en algunas partes del país. Y, como Maduro, Khamenei están usando el Basij, que literalmente significa “Colectivos” o “fuerzas armadas irregulares de Maduro” para esparcir el miedo entre la población. Pero también hay algunas diferencias fundamentales entre ellos.

Si Maduro cae, Estados Unidos puede aprender de los éxitos y fracasos de su estrategia y cómo aplicarla a Irán. Muchos iraníes, como los venezolanos, están listos para deshacerse del régimen dictatorial, como lo demuestran las protestas masivas, huelgas y desobediencia civil que han ocurrido en la última década. Y acogen con agrado el apoyo estadounidense. Por difícil que parezca ahora, este camino puede abrirse en el futuro, en el que tanto la oposición democrática iraní como sus amigos estadounidenses e internacionales pueden desempeñar un papel decisivo en la libertad de Irán.

El principal obstáculo para el cambio en Irán ha sido y seguirá siendo siempre una fuerza de seguridad masiva y eficaz. Khamenei gasta miles de millones de dólares en la guardia revolucionaria, Basij, las fuerzas del orden y otras estructuras de seguridad oficiales y no oficiales y organizaciones represivas. El iraquí Hasheed al-Shaabi y Hezbolá libanés también han sido reclutados para mantener el orden en el suroeste de Irán, que recientemente sufrió inundaciones devastadoras.

Khamenei ha logrado crear terror en todo Irán y mantener su dominio por la fuerza bruta, a pesar de la resistencia civil generalizada. Maduro puede ser brutal, pero el régimen de Khamenei es el amo del terror y la violencia. Las organizaciones internacionales, incluidos los organismos de las Naciones Unidas, han documentado en detalle graves violaciones de los derechos humanos a lo largo de cuatro décadas de existencia de la República Islámica de Irán.

Sin embargo, al igual que las fuerzas armadas venezolanas, el ejército iraní, incluyendo la Guardia Revolucionaria y el ejército convencional, Artesh, está profundamente insatisfecho e incluso incapaz de pagar salarios a las bases. Muchos soldados reclutados en Artesh están desnutridos e incluso sin hogar.

La seguridad siempre es mejor, pero el bloqueo económico de facto de Irán debido a su apoyo del régimen al terrorismo, junto con muchas otras medidas perjudiciales, puede llevar a un descontento generalizado incluso dentro del santuario interior de la Guardia Pretoriana de Khamenei. No olvidemos que existe un precedente de deserción en los más altos niveles del régimen, como lo demuestra la “desaparición” del General Ali Reza Asgari en 2007, que es ampliamente conocida como deserción. Esto llevó algún tiempo, pero los altos oficiales de Maduro se separaron.  Entonces, algunos de los principales comandantes de Khamenei pueden hacerlo, si la situación se pone tan mal en Irán que no ven otra salida.

Finalmente, Venezuela tiene la suerte de que Juan Gerardo Guaidó Marche, líder de la oposición, sea reconocido en más de cincuenta países como presidente de Venezuela. Un joven sin miedo, Guaidó se ha convertido en el cerebro y el espíritu dirigente de la revuelta contra la dictadura de Maduro.

Todavía no hay un Guaidó en Irán. Sin embargo, hay una oposición generalizada y bien organizada que no siempre trabaja en sintonía, pero que sigue socavando la legitimidad del régimen de Khamenei. Hay destacadas figuras y grupos de la oposición que desempeñan un papel eficaz, como el Príncipe Reza Pahlavi, Masih Alinejad, el nuevo grupo de oposición del Renacimiento de Irán, numerosos activistas por la libertad de las mujeres, activistas medioambientales, sindicatos de maestros, estudiantes e incluso agricultores, camioneros y activistas por los derechos de los homosexuales.

Khamenei sigue siendo fuerte. Su gente tiene armas. Pero cada día las mujeres iraníes se niegan a obedecer el secuestro obligatorio, multitudes de personas las salvan del acoso de la policía moral, y disidentes ocasionales gritan consignas contra el régimen y en apoyo de Pahlavi. Los iraníes quieren un cambio fundamental: la disolución de la República Islámica de una vez por todas, que sea sustituida por un gobierno de su elección. Esto puede lograrse mediante un referéndum nacional abierto y libre, elecciones libres y una constitución totalmente nueva. Pero Khamenei debe irse primero.

Cuando llegue el momento de que los iraníes salgan a las calles, Washington debe permanecer inequívocamente al lado de la oposición democrática y sus representantes. Estados Unidos también debe dejar la puerta abierta a los desertores y, al mismo tiempo, idear formas de empoderar a los iraníes que buscan la libertad para su país. Los iraníes observan atentamente la reacción de Washington ante los levantamientos populares en todo el mundo, desde Sudán hasta Argelia y Venezuela. El éxito en el logro de la libertad en Venezuela aumentará el entusiasmo y la esperanza de los iraníes para un cambio positivo. Pero Estados Unidos debería ser menos vacilante en ponerse del lado de las fuerzas que determinarán el futuro de Irán. Esas fuerzas estallarán más poderosas que nunca, una vez que Khamenei y el control de los Guardias en Irán se debiliten. Ese momento aún no ha llegado, pero el camino hacia él está muy abierto.

Vía isicrc

Deja una respuesta

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More