Noticias de Israel en español 24 horas en directo

Guerra de Yom Kipur: cuando los árabes de Israel no se levantaron

Por: Abraham Rabinovich

AP

En una rotonda cerca de Nazaret, vi mesas con refrescos, sándwiches, pasteles, preparados para las tropas. Hubo escenas como esta a nivel nacional, pero aquí las mujeres eran árabes.

A medida que Israel apresuró sus reservas para enfrentar el sorpresivo ataque sirio-egipcio que abrió la Guerra de Yom Kipur en 1973, envió simultáneamente contingentes de la policía fronteriza a los enclaves árabes israelíes por temor a disturbios.

Pero los árabes de Israel no se levantaron. En cambio, en este período tan difícil de la historia de Israel, se ofrecieron como voluntarios para reemplazar reservistas judíos movilizados, trabajaron en granjas de kibbutz, se inscribieron para el trabajo de defensa civil, donaron sangre y compraron bonos del gobierno para ayudar a financiar la emergencia.

Durante casi dos décadas después de la fundación de Israel en 1948, sus árabes vivieron bajo la ley marcial, restringidos en su movimiento y vigilados de cerca por los servicios de seguridad. Han aplaudido a los ejércitos árabes que intentaron aniquilar a Israel en el momento de su nacimiento y su lealtad al Estado judío siguió siendo sospechosa, en el mejor de los casos. Sin embargo, en 1966 el gobierno abolió el gobierno militar en el sector árabe, ofreciendo a los residentes una sensación de normalidad por primera vez.

“Han vivido estos últimos años en una atmósfera tranquila y positiva”, dijo Shmuel Toledano, asesor del primer ministro en asuntos árabes, en una entrevista en ese momento, en referencia a los siete años desde el final de la ley marcial. “Han tenido la sensación de que es posible vivir en Israel como minoría”.

Tropas israelíes que se precipitan hacia la frontera norte con el estallido de la Guerra de Yom Kippur, 7 de octubre de 1973. (GPO / Eitan Harris)
Tropas israelíes que se precipitan hacia la frontera norte con el estallido de la Guerra de Yom Kipur, 7 de octubre de 1973. (GPO / Eitan Harris)

El gobierno inicialmente se abstuvo de involucrar a la población árabe en los esfuerzos por estabilizar el frente interno. “Pero después de unos días”, dijo Toledano, “vimos que esta actitud los ofende”. Se abrieron oficinas en siete comunidades árabes para registrar voluntarios. Los bonos vendidos a miles en el sector árabe eliminaron la palabra “guerra” de los “certificados de bonos de guerra” que recibieron. De esta manera, los árabes israelíes podrían expresar su apoyo al Estado sin apoyar abiertamente una guerra contra los Estados árabes.

Jefe de Estado Mayor de las FDI David Elazar (R) durante la Guerra de Yom Kippur en 1973. (David Rubinger / Oficina de Prensa del Gobierno)
Jefe de Estado Mayor de las FDI David Elazar (R) durante la Guerra de Yom Kipur en 1973. (David Rubinger / Oficina de Prensa del Gobierno)

Algunos observadores israelíes advirtieron en contra de leer demasiado en tales demostraciones de lealtad. “Gran parte de ella está organizada por líderes árabes que quieren establecer un crédito que pueda aprovecharse en el futuro”, dijo un líder del kibbutz familiarizado con la comunidad árabe. “No hay nada de malo en eso y el voluntariado es ciertamente un paso positivo. Pero necesitamos mantener la perspectiva”.

Dada la feroz guerra, virtualmente no se tomó ninguna nota en el resto de Israel, ni después, de este momento excepcional en las relaciones árabe-judías. Durante los primeros días de la guerra, los ejércitos sirios y egipcios rompieron las defensas israelíes y parecían ganar. Al ofrecer voluntariamente sus servicios en ese momento, los árabes israelíes que lo hicieron se identificaron efectivamente con el Estado. (Los árabes israelíes no fueron reclutados.) De los mapas militares sirios que quedaron en el campo de batalla del Golán se sabría que el único objetivo específico designado por Siria dentro de Israel era Nazaret.

Me tropecé con la historia durante la segunda semana de la guerra cuando volvía a Jerusalem desde el Golán, donde había estado trabajando para The Jerusalem Post. Al pasar una señal de tráfico, la miré sin hacer ruido y luego frené. “Nazaret”, decía. Hasta ese momento, no había pensado en el impacto de la guerra en los árabes israelíes. ¿Qué estaba pasando con ellos? Nazaret era la ciudad árabe más grande de Israel. Giré el auto.

Al subir las colinas de Galilea, encontré una rotonda que se extendía entre el Nazaret Árabe y la ciudad judía de Nazaret Illit, que había sido fundada en la década de 1950 como un centinela que dominaba la ciudad árabe. El borde de la rotonda estaba bordeado de mesas con refrescos, sándwiches y pasteles. Varios vehículos militares se detuvieron y los soldados salieron a tomar refrigerios apresurados. En las aldeas y pueblos de todo el país, las mujeres locales habían establecido puntos de refresco similares en el camino para los soldados que se dirigían a los frentes. Pero había algo diferente acerca de este. Todas las mujeres en las mesas que atendían a los soldados eran árabes.

Seif e-Din Zouabi (Théodore Brauner, Colección Nacional de Fotografía de Israel, GPO)
Seif e-Din Zouabi (Théodore Brauner, Colección Nacional de Fotografía de Israel, GPO)

En su oficina en Nazaret Illit, el alcalde Mordecai Allon me dijo que los residentes de la Nazareth árabe y las aldeas cercanas habían estado subiendo la colina desde que comenzó la guerra para ofrecer sus servicios voluntarios al municipio. Las relaciones entre judíos y árabes nunca habían sido mejores, dijo. Me instó a visitar “Seif”, su homólogo en Nazareth, el alcalde Seif e-Din Zouabi. Lo llamó por teléfono para decir que un periodista pronto estaría abajo para verlo. Los dos charlaron amistosamente, como viejos amigos.

Zouabi me dijo que él y el alcalde Allon habían hablado telefónicamente el uno al otro al menos dos veces al día desde que comenzó la guerra. En el segundo día de la guerra, Zouabi realizó una manifestación en la ciudad árabe “para expresar su apoyo al Estado”. Aparecieron seiscientos residentes.

La manifestación fue claramente conveniente desde el punto de vista político en las circunstancias: Israel estaba en guerra con los Estados árabes y las autoridades observaban de cerca la reacción de los árabes israelíes. Pero Zouabi ofreció una idea que sonó más como empatía que conveniencia. “Los árabes israelíes aprecian que los judíos hayan enviado a sus hijos a la guerra”, dijo, “mientras nos sentamos en casa por la noche y contamos a nuestros hijos”.

El escritor es autor de “The Yom Kippur War” (Schocken), “The Boats of Cherbourg” y “The Battle for Jerusalem”. Fue reportero de The Jerusalem Post y Newsday. Su sitio web es aberabinovich.com

Vía The Times of Israel

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More