Noticias de Israel
Las noticias de Israel, en español, 24 horas en directo.

Accidente nuclear en Rusia: los médicos temen a los “pacientes radiactivos”

Los médicos rusos que trataron a las víctimas de la radiación tras la explosión militar en el Ártico no tenían protección y ahora temen que ellos mismos se encuentren irradiados.

Dos médicos de Arkhangelsk hablaron anónimamente sobre la evacuación de las víctimas.

Cinco ingenieros nucleares murieron el 8 de agosto cuando un motor de combustible isotópico explotó en el sitio de pruebas de Nyonoksa, dijeron las autoridades. También murieron dos soldados.

El presidente Vladimir Putin dijo que las pruebas implicaban un nuevo sistema de armas.

Seis personas resultaron heridas en el accidente, pero las autoridades proporcionaron pocos detalles.

El 14 de agosto, el servicio meteorológico Rosgidromet de Rusia descubrió que el nivel de radiación en Severodvinsk, 47 km al este de Nunoxa, era 16 veces mayor de lo normal.

Según datos oficiales, la radiación que golpeó Severodvinsk no fue lo suficientemente fuerte como para causar enfermedad por radiación.

Accidente nuclear en Rusia: los médicos temen a los “pacientes radiactivos”
Accidente nuclear en Rusia: los médicos temen a los “pacientes radiactivos”.

Los expertos en Rusia y en Occidente dicen que esta prueba probablemente está relacionada con un nuevo misil de crucero “Burevestnik” 9M730, llamado “Skyfall” por la OTAN. El año pasado, Vladimir Putin dijo que la tecnología daría al cohete un alcance de vuelo “ilimitado”.

Los médicos de Arkhangelsk que hablaron con Pavel Aksyonov, de la BBC, informaron que al menos 90 personas habían estado en contacto con las víctimas, pero los militares no les alertaron sobre el peligro de la contaminación nuclear.

Temor a la contaminación

Los médicos estaban en el hospital civil regional de Arkhangelsk, donde tres resultaron heridos, y otros tres fueron trasladados al hospital de Arkhangelsk llamado Semashko, que está equipado para prestar asistencia de emergencia en relación con la radiación.

Los médicos dijeron que ahora hablaban porque tenían miedo de su salud y no querían que se repitiera una situación así.

“No queremos que nos traigan la próxima vez no tres, sino diez personas, Dios no lo quiera, y que nos vuelvan a ocultar información”, dijo uno de ellos.

El grado de secreto que rodeó la explosión hizo posible compararla con la catástrofe de Chernóbil de 1986, cuando los funcionarios soviéticos no tenían prisa por admitir la verdad.

Los médicos de Arkhangelsk dijeron que estaba claro que las tres personas que fueron llevadas al hospital regional estaban muy enfermas. Los médicos los examinaron en el servicio de urgencias y los enviaron al quirófano.

Pero el servicio de urgencias siguió recibiendo a otros pacientes durante una hora, dijeron los médicos, hasta que se dieron cuenta de que los tres “recibieron una dosis muy alta de radiación”. El hospital trata complicaciones durante el embarazo y otras condiciones médicas graves.

“La imagen de la radiación se desarrolló cada hora. La sangre era analizada, y cada hora que pasaba se podía ver que el número de células caía por debajo de lo normal. Eso significaba una dosis muy alta de radiación”, apuntaron.

El personal del hospital continuó tratando a las víctimas, a pesar de que conocían la dosis de radiación. El personal tuvo que improvisar algunos equipos de autoprotección, como máscaras faciales de un kit de helicóptero de emergencia.

Al día siguiente, tres de las víctimas fueron trasladadas a un hospital en Moscú, donde trabajan especialistas en radiación. Su estado es ahora desconocido.

Descontaminación nuclear

Más tarde, en el hospital de Arkhangelsk, la brigada militar llevó a cabo trabajos de descontaminación.

Los médicos dijeron que la ropa de las víctimas, la camilla y un “baño de alta radiactividad” fueron retirados.

“Nuestros limpiadores deberían haber sido avisados, sólo eran aldeanos, sólo recogían bolsas y paquetes y los llevaban”, dijo uno de ellos.

Otro médico dijo que el personal del hospital está ahora en un estado de estrés mental, sabiendo que no les proporcionaron información sobre la seguridad de la radiación durante la emergencia.

Dos semanas después de la explosión, el Ministerio de Salud de Rusia declaró que ninguno de los médicos del hospital de Arkhangelsk recibió una dosis peligrosa de radiación. Su informe se basó en el examen médico de 91 empleados.

Datos incompletos

El lunes, la agencia nuclear internacional informó de que dos estaciones rusas de vigilancia de las radiaciones cerca de Nyonoksa se averiaron poco después de la explosión. Esta revelación levantó sospechas de que la radiación podría ser mayor que la declarada oficialmente.

La Organización del Tratado de Prohibición Completa de los Ensayos Nucleares (OTPCE) declaró que al fallo técnico de esas instalaciones le siguieron otros dos. Una animación que muestra la columna de radiación de la explosión apareció en Twitter.

La Federación de Rusia declaró que los ensayos de armas no eran competencia de la OTPCE y añadió que la transferencia de datos de radiación era voluntaria. Desde entonces, dos de las estaciones de control han vuelto a estar en funcionamiento.

Vía BBC

Deja una respuesta

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More