China utiliza la pandemia de coronavirus para expandir su influencia en Asia

Por: Con Coughlin

China utiliza la pandemia de coronavirus para expandir su influencia en Asia

Reuters

Mientras que el resto del mundo está preocupado por hacer frente a la pandemia de coronavirus, China está intensificando sus esfuerzos por extender su influencia en el Mar de China Meridional intimidando a sus vecinos asiáticos.

La llegada del portaaviones chino Liaoning, junto con cinco buques de guerra que lo acompañan, al Mar de China Meridional a principios de este mes ha dado lugar a un aumento significativo de las tensiones en la región de Asia y el Pacífico, ya que Beijing trata de aprovechar la pandemia de coronavirus para flexionar sus músculos.

En lo que va del mes de abril, se ha afirmado que un buque de la guardia costera china embistió y hundió deliberadamente un barco pesquero vietnamita que operaba cerca de las disputadas Islas Paracel. Todos los pescadores sobrevivieron y fueron transferidos a otros dos buques pesqueros vietnamitas que operaban en las cercanías.

El incidente provocó una respuesta furiosa del gobierno de Vietnam, que acusó a Beijing de violar su soberanía y amenazar la vida de sus pescadores. El Departamento de Estado de los Estados Unidos dijo estar “seriamente preocupado” por el incidente y pidió a Beijing “que siga centrándose en el apoyo a los esfuerzos internacionales para combatir la pandemia mundial, y que deje de explotar la distracción o la vulnerabilidad de otros Estados para ampliar sus reclamaciones ilegales en el Mar de China Meridional”.

En otros incidentes, se ha acusado a buques chinos de acosar a barcos pesqueros indonesios, así como de seguir a los barcos de exploración petrolífera malayos.

Al mismo tiempo, China ha provocado una controversia diplomática con Filipinas tras la declaración de Beijing de que una región sobre la que Manila reclama la soberanía en el Mar de China Meridional es territorio chino.

La controversia se refiere al reciente anuncio de China de que tiene la intención de administrar dos grupos de islas y arrecifes en disputa en la vía fluvial. Un distrito abarca las islas Paracel y el otro tiene jurisdicción sobre las Spratlys, donde China ha construido una red de islas fortificadas hechas por el hombre. Filipinas tiene presencia propia en al menos nueve islas e islotes de la zona, y se opone amargamente a los intentos chinos de extender su influencia.

Beijing ha reclamado durante mucho tiempo el control del Mar de China Meridional y la zona circundante debido a su importancia estratégica como una de las vías fluviales más transitadas del mundo. Alrededor de un tercio de la navegación mundial pasa por él y lleva un comercio de alrededor de 3 billones de dólares. Además, las aguas contienen pesquerías lucrativas y se cree que hay enormes reservas de petróleo y gas bajo su lecho marino.

La invasión gradual de la zona por parte de China ha sido resistida por otros países de la región como Vietnam, Filipinas, Taiwán, Malasia y Brunei, todos los cuales tienen reivindicaciones propias que compiten entre sí.

Como potencia dominante de la región, China ha mostrado poco interés en tratar de resolver estas reivindicaciones conflictivas de forma pacífica. En lugar de ello, ha recurrido a la fuerza bruta, utilizando su armada cada vez más poderosa para afirmar su dominio acosando a la navegación de los estados rivales, incluso, a veces, en sus propias aguas territoriales.

La acción cada vez más agresiva de China, conocida en Beijing como “diplomacia del guerrero lobo”, ha llevado al Secretario de Estado de los Estados Unidos, Mike Pompeo, a advertir que China está aprovechando la preocupación mundial por la pandemia del coronavirus para impulsar sus ambiciones territoriales en el Mar de China Meridional. En una reciente reunión informativa con los ministros de relaciones exteriores de los 10 miembros de la Asociación de Naciones del Asia Sudoriental (ASEAN), el Sr. Pompeo declaró:

Beijing se ha movido para aprovechar la distracción [sobre el Covid-19], del nuevo anuncio unilateral de China de distritos administrativos sobre las islas y zonas marítimas en disputa en el Mar del Sur de China, su hundimiento de un buque pesquero vietnamita a principios de este mes, y sus ‘estaciones de investigación’ en el Arrecife de la Cruz Ardiente y el Arrecife Subi”.

A pesar de la preocupación de la administración Trump por hacer frente a la pandemia de coronavirus, Washington no está preparado para tolerar las acciones agresivas de China. Tres barcos de la Séptima Flota de los Estados Unidos, junto con una fragata australiana, han respondido navegando a través de las aguas en disputa en una demostración de fuerza.

Los líderes comunistas de China pueden creer que pueden aprovechar la pandemia de coronavirus para intimidar a sus vecinos asiáticos. Pero esta demostración de fuerza de la Marina de los EE.UU. debería enviar un oportuno recordatorio a Beijing sobre qué país es el verdadero poder militar de la región.