Los líderes de Sudán, Etiopía y Egipto mencionaron que tenían la esperanza de que la Unión Africana (UA) les ayudara a negociar un acuerdo para poner fin a una disputa de un decenio sobre el suministro de agua en un plazo de dos o tres semanas.

Etiopía, cuya Gran Presa del Renacimiento Etíope (GERD) preocupa a sus vecinos aguas abajo, Egipto y Sudán, afirmó que llenaría la presa en unas pocas semanas, según lo previsto, dando tiempo suficiente para que concluyan las conversaciones.

Las tortuosas negociaciones celebradas a lo largo de los años han dejado a las dos naciones y a su vecino Sudán sin un acuerdo para regular la forma en que Etiopía operará la presa y llenará su embalse, protegiendo al mismo tiempo los escasos suministros de agua de Egipto procedentes del Nilo.

El Ministro de Agua de Etiopía, Seleshi Bekele, mencionó que se había alcanzado un consenso para ultimar un acuerdo en un plazo de dos o tres semanas, un día después de que los líderes de los tres países y el presidente de Sudáfrica, Cyril Ramaphosa, que preside la UA, celebraran una cumbre en línea.

Billene Seyoum, portavoz del primer ministro de Etiopía, indicó que en el acuerdo del viernes no había “ninguna divergencia con la posición original de Etiopía de llenar la presa”.

La presidencia egipcia anunció en una declaración después de la cumbre que Etiopía no llenaría la presa unilateralmente.

El presidente de la Comisión de la UA, Moussa Faki Mahamat, reafirmó en una declaración separada que más del 90% de los temas de las conversaciones se habían resuelto, y que un comité de representantes de los tres países, Sudáfrica, y personal técnico de la UA, trabajaría para resolver los puntos jurídicos y técnicos pendientes.

El comité emitiría un informe sobre el progreso de las negociaciones en una semana.

La GERD se está construyendo a unos 15 km de la frontera con Sudán en el Nilo Azul, la fuente de la mayoría de las aguas del Nilo.

Etiopía afirma que el proyecto hidroeléctrico de 4 mil millones de dólares, que tendrá una capacidad instalada de 6 450 megavatios, es esencial para su desarrollo económico. Su Oficina del Primer Ministro declaró que los tres países habían acordado que el Nilo y la GERD “son cuestiones africanas a las que hay que dar soluciones africanas”.

La ronda de conversaciones del viernes con la mediación de la UA es el último intento de avanzar en las negociaciones que se han estancado repetidamente debido a desacuerdos técnicos y políticos. También señalan la intención de resolver el tema sin intervención extranjera.

La declaración de Etiopía menciona que la UA ayudará en las conversaciones y proporcionará apoyo técnico, y no el Consejo de Seguridad de la ONU.

El Cairo había apelado al Consejo en una última medida diplomática destinada a impedir que Etiopía llene la presa. Se esperaba que el Consejo celebrara una reunión pública el lunes para discutir el tema.