14 israelíes sospechosos de dirigir una red de tráfico sexual de menores en Colombia

(captura de pantalla a través de Twitter del fiscal general de Colombia)

Catorce israelíes son sospechosos para las autoridades colombianas de dirigir una red de tráfico sexual de menores que comercializa paquetes turísticos desde Israel al país latinoamericano dirigido a hombres de negocios y soldados recientemente dados de alta, según los informes del lunes.

Ocho sospechosos están bajo custodia, incluidos dos ciudadanos colombianos, con órdenes de detención internacionales emitidas para los individuos restantes. Uno de los colombianos era un oficial de policía que supuestamente pasó información clasificada a uno de los presuntos líderes, Mor Zohar, lo que le permitió dirigir la red de tráfico sin la interferencia de las autoridades.

Según un informe de Hadashot, uno de los israelíes también está detenido bajo sospecha de asesinato y otros también son sospechosos de lavado de dinero.

Las autoridades colombianas dijeron que los turistas israelíes se quedarían en hoteles y tomarían yates para ir a fiestas privadas donde consumían drogas y alcohol, donde se ofrecía a mujeres y menores como “esclavas sexuales”.

 

Se informó que a los niños y adolescentes se les pagaba $ 63-126 por cada “reunión” con turistas israelíes, y se les obligó a unirse a un grupo de WhatsApp llamado “Purim”, supuestamente llamado así por las celebraciones que tienen lugar durante la festividad judía, informó el sitio de noticias Ynet.

Todos los sospechosos fueron buscados por la agencia internacional de policía Interpol bajo sospecha de proxenetismo y prostitución de menores.

Las autoridades allanaron varias propiedades, entre ellas un spa en Santa Marta, un albergue en Bogotá y un edificio conocido como “Casa Medellín”. Los sospechosos fueron arrestados en varios lugares del país y se incautaron bienes por un valor aproximado de $ 45,000.

La oficina del fiscal general colombiano publicó un tweet con un video de lo que dijo que eran propiedades utilizadas por la organización.

Los miembros de la red establecieron sitios y hoteles de turismo en todo el país, dando a la operación una apariencia externa de respetabilidad. Sin embargo, al mismo tiempo, se dirigieron a los niños y niñas que venían de hogares con problemas o tenían antecedentes de dificultades financieras, y los obligaron a realizar trabajos sexuales.

Las ganancias de la red de tráfico se reinvirtieron en propiedades y empresas.

Los fiscales dijeron que la investigación comenzó en junio de 2016 con el asesinato del ciudadano israelí Shai Azran en Medellín, quien se cree que fue asesinado en un golpe organizado por otro israelí debido a una disputa por una venta de propiedades, informó Ynet.

El principal sospechoso, Assi Ben-Mosh, fue deportado de Colombia en noviembre de 2017 bajo sospecha de delitos relacionados con drogas, prostitución de menores y delitos fiscales.

Captura de pantalla del video que muestra al presunto señor del crimen Assi Ben-Mosh, a la derecha, en un vuelo después de haber sido expulsado de Columbia. (Captura de pantalla: YouTube)
Captura de pantalla del video que muestra al presunto señor del crimen Assi Ben-Mosh, a la derecha, en un vuelo después de haber sido expulsado de Columbia. (Captura de pantalla: YouTube)

El israelí supuestamente había estado dirigiendo un hotel resort cerca de la ciudad de Santa Marta, en el norte de Colombia, donde había establecido una red de delitos sexuales y de drogas. El Hotel Benjamin, en el pueblo pesquero de Taganga, fue una atracción para muchos israelíes en sus viajes posteriores al ejército, pero era impopular entre los residentes locales debido a las actividades asociadas con él. Sus operaciones también se extendieron a Ecuador, Brasil y México, informaron medios locales.

Ben-Mosh y sus socios eran sospechosos de tráfico de drogas, obligar a menores a prostituirse, y evadir impuestos, informaron los medios hebreos cuando se emitió la orden de expulsión en su contra. Ben-Mosh había intentado sin éxito evitar su deportación de Columbia, incluso solicitando ser residente.

En agosto, Colombia emitió una orden de arresto internacional para Ben-Mosh bajo sospecha de estar involucrado en una red de tráfico sexual de menores. Las autoridades en Bogotá sospechan que estuvo involucrado de manera remota en una supuesta red de tráfico sexual que rompió en redadas, según informaron los medios colombianos en ese momento.

La policía en Colombia arrestó a 18 personas en una redada en el Hotel Benjamin en Cartagena en julio. Los sospechosos están acusados ​​de dirigir un círculo sexual, reclutar a jóvenes de Colombia y Venezuela y obligarlas a trabajar como esclavas sexuales. Reuters informó que más de 250 menores de entre 14 y 17 años fueron obligadas a tener relaciones sexuales con locales y turistas.

Vía The Times of Israel
Comentarios

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More