Noticias de Israel en español 24 horas en directo

Afectado por las sanciones de EE. UU., Maduro ataca a oposición en Venezuela

© israelnoticias.com

El régimen de Nicolás Maduro en Venezuela continuó atacando después de haber sido sometido a sanciones económicas a principios de este mes, acusando a tres legisladores de la oposición de traición y otros delitos.

Sin embargo, el liderazgo del país no pudo disolver la Asamblea Nacional -el equivalente venezolano del Congreso- ni celebrar elecciones parlamentarias anticipadas, como algunos temían.

El lunes, la Corte Suprema del país, dominada por los jueces del partido gobernante, acusó a tres congresistas de la oposición; entre otros cargos, de traición, conspiración y revuelta.

Unas horas más tarde, la Asamblea Nacional Constituyente, también controlada por el Partido Socialista Unido de Venezuela, despojó a los legisladores de su inmunidad parlamentaria, lo que fue el preludio de su encarcelamiento.

Después del 5 de agosto, Washington impuso nuevas sanciones severas que impiden a las empresas estadounidenses y extranjeras interactuar con el gobierno venezolano. Aunque las sanciones prevén exenciones para los alimentos, medicinas, ropa y ayuda humanitaria, el régimen de Maduro afirma que provocarán más privaciones y hambre en el país asediado. Y acusa a la asamblea controlada por la oposición de apoyar este movimiento.

El domingo, el líder de la oposición, Juan Guaidó, considerado por Estados Unidos y más de 50 países como el único líder legítimo del país, advirtió que la Asamblea Nacional Constituyente, o ANC, se prepara para disolver la Asamblea Nacional, que es considerada el último bastión de la democracia representativa en el país.

Pero el cuerpo combativo no lo ha hecho. El presidente de la ANC, Diosdado Cabello, dijo que no necesitaba disolver la Asamblea Nacional.

“Ya ha sido eliminada, a nadie le importa”, dijo. “Ellos aprueban las cosas entre ellos y luego no los siguen, ¿entonces nos culpan? De ninguna manera.

Pero Cabello acusó a los congresistas de quebrantar la ley al apoyar sanciones “ilegales” de Estados Unidos.

“No importa quién eres”, dijo. “Si rompes la ley y la Constitución, la justicia te espera”.

Washington y otros dicen que Maduro ha convertido a la ANC y a los tribunales en palizas políticas para atacar a sus enemigos.

Sólo este año se han presentado cargos contra al menos 17 legisladores de la oposición.

Aunque Guaidó ha perdido su inmunidad parlamentaria y ha sido acusado de insurrección, el régimen no lo ha detenido, aunque ha actuado contra su jefe de gabinete y otros aliados.

“Cualquier ataque a la Asamblea Nacional es un ataque a la democracia, informó la embajada de Estados Unidos en Venezuela a través de Twitter. “La Asamblea Nacional es la única institución democrática y legítima en Venezuela y expresa las esperanzas y aspiraciones de todos los venezolanos contra el régimen tiránico”.

Los tribunales han nombrado a tres legisladores: Juan Pablo García Canales y José Angela Guerra Brito de la coalición opositora MUD y Thomas Guanipu Villalobos del Partido Primera Justicia.

“La ANC es ilegal e inconstitucional y no tiene autoridad para privar a los diputados de ningún poder”, escribió Guanipu en Twitter poco después de la votación. El hecho de que el Tribunal Supremo “condene a la ANC a protestar directamente contra los diputados es otra manifestación de la dictadura en la que vivimos en Venezuela”.

El paso en contra de los diputados no fue sorprendente. Y muchos esperaban medidas más dramáticas después de que Maduro y las fuerzas armadas dijeran este fin de semana que los que apoyaron las sanciones de la administración Trump deberían ser llevados ante la justicia.

Daniel Eriksen, ex asesor de la Casa Blanca/Departamento de América Latina en la administración de Obama, dijo que no le sorprendió que Maduro se retractara de su amenaza. Y no estaba claro cuánto habría afectado el curso de los acontecimientos.

“Dado que ni Juan Guaidó ni Estados Unidos consideran a Maduro un presidente constitucional, no está claro por qué considerarían que tal decisión es válida desde el punto de vista constitucional o político”, dijo. “Aunque tanto Estados Unidos como la Asamblea Nacional le piden a Maduro que se retire y haga espacio para nuevas elecciones, no sólo ha ignorado estos llamados, sino que parece que está tratando de expandir su poder”.

La oposición venezolana tomó posesión de la Asamblea Nacional en 2015 para socavar su autoridad. En marzo de 2017, la Corte Suprema trató de asumir todas las funciones del Congreso, pero se retiró con el telón de fondo de la protesta internacional. Meses más tarde, Maduro creó la ANC, que crearía una nueva constitución, pero en cambio actuó como cámara legislativa.

La Asamblea Nacional planea celebrar nuevas elecciones en diciembre de 2020, pero no está nada claro que puedan durar tanto tiempo.

“Podemos convocar elecciones cuando queramos”, dijo Cabello. “No necesitamos el permiso de nadie”.

Vía Miami Heralld

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More