Noticias de Israel en español 24 horas en directo

Maduro de Venezuela toma medidas enérgicas contra su ejército en un intento por retener el poder

Por: Anatoly Kurmanaev e Isayen Herrera

voanews.com

MARACAY, Venezuela – Una semana después de que las fuerzas de inteligencia de Venezuela detuvieran a un capitán de la Marina retirado, apareció en un tribunal militar un hombre destrozado, en una silla de ruedas y mostrando signos de tortura.

“Ayúdame”, le dijo a su abogado.

El capitán, Rafael Acosta, murió ese día. Fue enterrado tres semanas después, el 10 de julio, contra la voluntad de su esposa, rodeado de guardias de seguridad, en una parcela asignada por el gobierno. Los cinco miembros de la familia a los que se les permitió asistir no pudieron verlo: El cuerpo estaba envuelto en plástico marrón.

El Capitán Acosta sufrió un traumatismo por objeto contundente y electrocución, de acuerdo con partes filtradas de su informe de autopsia, y el gobierno admite que se usó fuerza excesiva contra él. Su muerte es un indicio de cómo el gobierno del dictador Nicolás Maduro ha convertido un brutal aparato de represión contra sus propios militares, en un esfuerzo sin límites para retener el control de las fuerzas armadas y, a través de ellas, del Estado.

Los principales líderes militares han declarado repetidamente su lealtad a la administración de Maduro. Pero en los últimos dos años, mientras la economía petrolera se desmoronaba y la mayoría de los venezolanos se quedaban sin suficiente comida y medicinas, las facciones dentro de las fuerzas de seguridad han realizado al menos cinco intentos de derrocar o asesinar al presidente.

El gobierno afirma haber frustrado por lo menos una docena de parcelas más en ese período, incluyendo un plan en el que el Capitán Acosta y otros cinco detenidos fueron acusados de participar.

Los medios de comunicación estatales venezolanos llaman a la corriente de amenazas reales e imaginarias “un golpe continuo”. El Partido Socialista de Maduro está recurriendo a esta mentalidad de asedio para justificar la vigilancia ubicua, las detenciones arbitrarias y la tortura de supuestos enemigos, incluidos los que están dentro de las 160.000 fuerzas armadas de Venezuela, según las Naciones Unidas, los defensores de los derechos humanos y las familias de las víctimas.

El abuso de oficiales militares ha crecido porque representan una amenaza real para el gobierno de Maduro”, dijo el general Manuel Cristopher Figuera, ex jefe de inteligencia de Venezuela, quien desertó en abril y habló desde Estados Unidos.

En la actualidad hay 217 oficiales activos y retirados en cárceles venezolanas, entre ellos 12 generales, según la Coalición por los Derechos Humanos y la Democracia, una organización sin fines de lucro con sede en Caracas que representa a varios de los hombres.

La coalición ha documentado 250 casos de tortura cometidos por las fuerzas de seguridad venezolanas contra oficiales militares, sus familiares y activistas de la oposición desde 2017. Muchas de las víctimas han pasado años en la cárcel sin juicio. Pocos han sido condenados por delitos y la mayoría ni siquiera han sido acusados, según la organización.

Cuanto más débil es el gobierno, “más fuerte es la tortura contra las personas que consideran peligrosas”, dijo Ana Leonor Acosta, abogada de la coalición. La Sra. Acosta no está emparentada con el Capitán Acosta.

Estos abusos fueron señalados a la atención internacional el mes pasado, cuando Michelle Bachelet, comisionada de derechos humanos de las Naciones Unidas, publicó un informe mordaz que decía que el gobierno venezolano sometió a los prisioneros considerados como opositores políticos a “descargas eléctricas, asfixia con bolsas de plástico, embarque de agua, palizas, violencia sexual, privación de agua y alimentos, posiciones de estrés y exposición a temperaturas extremas”.

Desde que Maduro asumió el cargo, Venezuela ha perdido dos tercios de su producto interno bruto, según el Fondo Monetario Internacional. Las condiciones empeoraron después de que la administración Trump, enojada por la retórica y las tácticas represivas de Maduro, apoyó a la oposición e impuso sanciones que paralizaron la industria petrolera.

Las Naciones Unidas estiman que cuatro millones de venezolanos han huido del deterioro de las condiciones. Mientras que Maduro ha buscado asegurar la lealtad de los altos mandos militares con ascensos y contratos lucrativos, los oficiales de rango medio y bajo y sus familias se ven cada vez más afectados por la crisis. Eso los hace inquietos.

“El hambre llegó a los cuarteles y las filas militares se infestaron de disidencia”, dijo la abogada Acosta. “Las fuerzas armadas están atrapadas por la paranoia, la sospecha y la división entre los que apoyan a este gobierno y los que no lo hacen”.

El Ministerio de Información de Venezuela no respondió a las preguntas detalladas sobre las acusaciones de tortura enviadas por The New York Times para este artículo. La Fiscalía General de la Nación, que se ocupa de las investigaciones penales y de derechos humanos, se negó a hacer comentarios. En el pasado, el gobierno ha negado las acusaciones de tortura sistemática, culpando de casos específicos a excesos aislados cometidos por agentes de base.

En el caso del capitán Acosta, el gobierno detuvo a los dos soldados de bajo rango que firmaron su orden de detención. Diosdado Cabello, jefe del partido gobernante de Venezuela, dijo que una investigación del gobierno encontró que los dos soldados habían usado fuerza excesiva cuando el capitán se resistió al arresto.

“Estos son los responsables, pero esta no es una política de Estado”, dijo el Sr. Cabello.

Los críticos del gobierno de Maduro creen que los dos soldados son chivos expiatorios de las decisiones tomadas en el palacio presidencial.

Esta ha sido una decisión de Maduro”, dijo el general Figuera, ex jefe de la inteligencia venezolana. “Él es el que da las órdenes allí”.

La familia del Capitán Acosta también cree que lo que le sucedió se enmarca dentro de un patrón de abuso por parte del estado.

“Todo es una cortina de humo”, dijo la esposa del capitán Acosta, Waleswka Pérez, en una entrevista. “Lo que le pasó a mi marido ha estado pasando desde hace tiempo y hay mucho miedo, porque son capaces de hacer cualquier cosa”.

La creciente dependencia de Maduro de la tortura es un giro de 180 grados para un gobierno socialista que llegó al poder hace dos décadas prometiendo eliminar los abusos de derechos humanos de sus predecesores. Maduro firmó una ley contra la tortura en 2013, poco después de asumir la presidencia tras la muerte de su predecesor y mentor, Hugo Chávez.

“El gobierno socialista tiene que ser un gobierno humanista, no puede torturar a nadie”, dijo Chávez en 2006, durante la inauguración de una escuela que lleva el nombre del político izquierdista Jorge Rodríguez, que fue torturado y asesinado por las fuerzas de seguridad venezolanas en 1976.

Los hijos de Rodríguez, Jorge y Delcy, se han convertido en los principales asesores de Maduro, y han asumido un papel protagónico en la justificación de la represión política del presidente. En un discurso televisado, Jorge Rodríguez afirmó que el Capitán Acosta y los otros hombres detenidos el mismo día planeaban asesinar a líderes del gobierno. También compartió un video que dijo que mostraba al Capitán Acosta discutiendo los planes para un golpe de Estado.

Para mantener a las fuerzas de seguridad bajo control, Maduro ha recurrido a tácticas cada vez más brutales, dijo la Sra. Acosta, la abogada.

Juan Carlos Caguaripano, un capitán de la Guardia Nacional que lideró un asalto fallido a una base militar en 2017, sufrió lesiones en los testículos durante una golpiza en la cárcel, según su familia y sus abogados. Le dijo a sus abogados que se alegró porque el fuerte sangrado que le siguió le dio un respiro en los interrogatorios.

Óscar Pérez, un oficial de policía que dirigía una pequeña unidad guerrillera antigubernamental, recibió por lo menos 15 disparos a corta distancia de agentes de seguridad en enero de 2018 después de ofrecerse repetidamente a rendirse en un tiroteo que transmitió en vivo por los medios sociales.

Andrik Carrizales, un mayor de la Fuerza Aérea Venezolana, recibió un disparo en la cabeza de oficiales de seguridad por unirse a un intento fallido de tomar posesión de una fábrica de armas en Maracay el 30 de abril. Su abogado dijo que después de rendirse, el mayor Carrizales fue esposado, obligado a arrodillarse y disparado a quemarropa.

Sobrevivió, sólo para ser detenido en un hospital militar, a pesar de haber quedado ciego y enfrentarse a lesiones que ponían en peligro su vida.

“Está siendo juzgado por rebelión, pero nadie persigue a sus agresores”, dijo su abogado, Martín Ríos. “El mayor está siendo torturado sistemáticamente para criminalizar las protestas, infundir terror y asustar a la gente para que no denuncie o busque justicia”.

El clima de miedo es más palpable aquí en Maracay, la capital militar de Venezuela, donde se encuentran las principales bases aéreas y academias militares del país.

El pedigrí militar de la ciudad la ha convertido desde hace mucho tiempo en un semillero de conspiraciones. Fue desde aquí que Chávez, comandante paracaidista, dio un golpe de Estado contra el gobierno democrático de Venezuela en 1992. Fracasó, pero llegó a ser presidente siete años después. En 2002, los paracaidistas de Maracay se levantaron de nuevo, esta vez en un contragolpe para devolver a Chávez, que había sido depuesto, al poder.

Hoy, Maracay es el epicentro de las purgas del cuartel de Maduro. Entre sus residentes se encontraban al menos cuatro de los cinco oficiales de seguridad activos y retirados detenidos junto con el Capitán Acosta.

La prima del capitán Acosta, Carmen Acosta, uno de los pocos miembros de la familia unida que pudo asistir a su funeral, dice que creen que es inocente.

Vía New York Times

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More