Noticias de Israel
Las noticias de Israel, en español, 24 horas en directo.

Manifestantes de Hong Kong agradecen a Trump por su apoyo

Cientos de personas en Hong Kong, incluyendo muchos ancianos, marcharon el domingo al consulado de Estados Unidos para mostrar su “gratitud” por el apoyo de Estados Unidos a las protestas antigubernamentales que han asediado el centro financiero durante casi seis meses.

Agitando banderas de Estados Unidos, con algunas gorras y camisetas con el logo de Donald Trump, los manifestantes desplegaron una pancarta que representaba al presidente de Estados Unidos parado a horcajadas sobre un tanque con una bandera de Estados Unidos detrás de él.

Otra pancarta decía “presidente Trump, por favor libera Hong Kong”.

Trump firmó esta semana una ley legislativa en el Congreso que apoyaba a los manifestantes en la ciudad gobernada por China, a pesar de las enojadas objeciones de Pekín.

Gracias presidente Trump por su gran regalo a Hong Kong y que Dios bendiga a los Estados Unidos”, gritó un orador que sostenía un micrófono mientras se dirigía a una multitud al comienzo de la marcha.

El domingo pasado, cientos de manifestantes, incluyendo muchas familias con niños, marcharon en protesta contra el uso de gas lacrimógeno por parte de la policía.

Cargando globos amarillos y ondeando pancartas que decían “No más gas lacrimógeno, salvemos a nuestros hijos”, los manifestantes corrieron por el distrito comercial central de la ciudad hacia la sede del gobierno en la isla principal de Hong Kong.

La semana pasada hubo una calma relativa en Hong Kong, pero los activistas se han comprometido a mantener el impulso del movimiento con tres marchas previstas para el domingo. Todos han sido aprobados por las autoridades.

Las protestas contra el gobierno han sacudido a la antigua colonia británica desde junio, obligando a veces a cerrar oficinas gubernamentales, empresas, escuelas e incluso el aeropuerto internacional.

“Queremos que la policía deje de usar gas lacrimógeno”, dijo una mujer de apellido Wong, que marchó con su esposo y su hijo de cinco años.

“No es una buena manera de resolver el problema. El gobierno necesita escuchar a la gente. Es ridículo”.

La policía ha disparado alrededor de 10.000 rondas de gas lacrimógeno desde junio, dijo esta semana el secretario de Seguridad de la ciudad, John Lee.

NUEVAS PROTESTAS

Las marchas del domingo llegaron cuando un alto funcionario de Hong Kong dijo que el gobierno estaba considerando la creación de un comité independiente para revisar el manejo de la crisis, en la que las manifestaciones se han vuelto cada vez más violentas.

Los manifestantes de Hong Kong están enfadados por lo que consideran una intromisión china en las libertades prometidas a la antigua colonia británica cuando ésta volvió al poder en 1997.

China niega haber interferido y dice que está comprometida con la fórmula de “un país, dos sistemas” puesta en marcha en ese momento y ha culpado a las fuerzas extranjeras de fomentar los disturbios.

El sábado, estudiantes de secundaria y jubilados se unieron para protestar contra lo que llamaron brutalidad policial y arrestos ilegales.

Mientras que las manifestaciones del sábado fueron en su mayoría pacíficas, la emisora pública RTHK informó que la policía disparó gas lacrimógeno y balas de goma para dispersar a los manifestantes después de una vigilia en las afueras de la estación de metro Prince Edward. Algunos residentes creen que algunos manifestantes fueron asesinados por la policía hace tres meses. La policía ha negado esa cuenta.

Se prevén nuevas protestas a lo largo de la semana y se espera una gran prueba de apoyo a la campaña antigubernamental el 8 de diciembre con una manifestación planeada por el Frente Civil de Derechos Humanos, el grupo que organizó millones de marchas en junio.

Otra marcha está prevista para el domingo en el popular distrito comercial de Tsim Sha Tsui.

Esa marcha está programada para terminar en Hung Hom, un distrito cerca del campus en ruinas de la Universidad Politécnica de Hong Kong.

El campus se convirtió en un campo de batalla a mediados de noviembre cuando los manifestantes se atrincheraron y se enfrentaron a la policía antidisturbios en violentos enfrentamientos de bombas de gasolina, cañones de agua y gas lacrimógeno.

Alrededor de 1.100 personas fueron arrestadas la semana pasada, algunas mientras intentaban escapar.

El viernes, la policía se retiró de la universidad tras recoger pruebas y retirar artículos peligrosos, entre ellos miles de bombas de gasolina, flechas y productos químicos que se habían esparcido por todo el lugar.

Vía Jerusalem Post

Deja una respuesta

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More