Durante su visita a Medio Oriente, Pompeo hace una parada inesperada en Irak

El secretario de Estado de Estados Unidos se reúne con funcionarios del parlamento de Bagdad, en contraste con la visita del mes pasado de Trump, que no se reunió con ninguno.

Andrew Caballero-Reynolds / Foto de piscina a través de AP

El secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, se reunió con funcionarios iraquíes, en una visita no anunciada a Bagdad el miércoles, dijo un comunicado del parlamento de Bagdad.

El Departamento de Estado de Estados Unidos no confirmó de inmediato que Pompeo estaba en Bagdad y no hizo comentarios sobre los informes de los medios de comunicación sobre su visita.

Las conversaciones de Pompeo, en la segunda etapa de una gira clave por Medio Oriente, se producen menos de dos semanas después de que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, fura criticado por no haberse reunido con un solo funcionario iraquí durante una visita sorpresa de Navidad a las tropas estadounidenses.

El principal diplomático estadounidense viajó desde Amman y también tiene previsto visitar El Cairo, Manama, Abu Dhabi, Doha, Riyadh, Muscat y la ciudad de Kuwait en su viaje más largo desde que asumió el cargo el año pasado.

Politico informó el lunes que Pompeo también podría visitar Israel e Irak, aunque la semana pasada el Departamento de Estado dijo que Jerusalem no estaba en su cronograma.

El viaje se produce en medio de las declaraciones de Trump y de altos funcionarios estadounidenses sobre un retiro planificado de tropas estadounidenses de Siria, donde Irán respalda al presidente Bashar Assad en la guerra civil de ese país.

En Jordania el martes, Pompeo dijo que la retirada no restaría valor a los esfuerzos de Estados Unidos por contrarrestar la influencia de Irán en Medio Oriente. La Casa Blanca restableció las sanciones contra Irán el año pasado por presuntamente violar el acuerdo nuclear de 2015 promovido por el ex presidente Barack Obama. Los inspectores nucleares internacionales habían dicho que no había pruebas de que Irán estuviera violando el acuerdo.

La visita de Pompeo es la tercera visita de alto perfil de un funcionario estadounidense a Irak en el último mes. Los políticos iraquíes se indignaron cuando el mes pasado Trump realizó una visita no programada a una base estadounidense en el oeste de Irak sin reunirse con el primer ministro Adel Abdul-Mahdi, como habían hecho sus antecesores Obama y George W. Bush.

El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, habla a los miembros del ejército estadounidense durante un viaje inesperado a la Base Aérea Al Asad en Irak el 26 de diciembre de 2018. (Saul Loeb / AFP)
El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, habla a los miembros del ejército estadounidense durante un viaje inesperado a la Base Aérea Al Asad en Irak el 26 de diciembre de 2018. (Saul Loeb / AFP)

 

Trump dijo en su visita del 26 de diciembre que Estados Unidos podría usar sus bases en Irak como plataforma para continuar las operaciones contra el grupo del Estado Islámico en Siria.

La visita dejó a los legisladores malhumorados y provocó llamadas para anular el acuerdo de 2014 que llevó a las fuerzas estadounidenses a Irak.

Unos 5.200 soldados estadounidenses están estacionados en el país.

A principios de diciembre, el secretario de Energía de los Estados Unidos, Rick Perry, instó a Irak a cortar su dependencia energética de Irán y abrir su sector energético a la inversión estadounidense. Estaba en Bagdad con una delegación comercial organizada por la Cámara de Comercio de los Estados Unidos.

Se espera que Pompeo esté en El Cairo más tarde el miércoles.

Trump utilizó su visita de diciembre, su primera a las tropas estadounidenses en una zona de conflicto desde su elección, para defender el retiro de Siria y declarar el fin del papel de Estados Unidos como “policía” del mundo.

Trump causó una tormenta política cuando anunció la retirada, insistiendo en que se había ganado la batalla contra el grupo del Estado Islámico, a pesar de la continua lucha mortal entre las fuerzas respaldadas por Estados Unidos y los jihadistas por su último bastión en el Este de Siria.

Desde entonces, Trump ha remontado, prometiendo que la retirada se haría de manera “prudente”, y los miembros de su administración han ido más lejos, diciendo que la línea de tiempo de la retirada sigue dependiendo de los eventos en el terreno.

Irak declaró la victoria sobre el Estado Islámico en diciembre de 2017, pero los jihadistas conservan una red de células durmientes en las principales ciudades y continúan realizando ataques relámpago desde escondites de montañas o desiertos.

Vía The Times of Israel
Comentarios

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More