Noticias de Israel en español 24 horas en directo

Ante inminente entrega de misiles S-400 a Turquía, se especula sobre motivos de Erdogan

© israelnoticias.com

Los Estados Unidos y Turquía siguen en curso de colisión con la inevitable entrega de los misiles rusos S-400. Los analistas afirman que una batería tendrá su base en Ankara y creen que el presidente turco Recep Tayyip Erdogan está personalmente interesado en agravar la crisis.

El portavoz del Departamento de Estado estadounidense, Morgan Ortagus, advirtió el martes sobre las “consecuencias reales y negativas” de la compra de misiles rusos. El portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de Turquía, Hamy Aksoy, dijo el miércoles que Estados Unidos debe evitar “medidas equivocadas que dañen las relaciones bilaterales”.

Washington dijo que los misiles comprometerán los sistemas defensivos de la OTAN, en particular la tecnología de ocultación del avanzado caza F-35, y amenazaron con imponer sanciones contra Ankara si llega a concretar la compra.

A pesar de la creciente presión diplomática y de la propuesta de Washington de un sistema alternativo de misiles Patriot, Erdogan se mantiene firme. El año pasado, una de las fuentes presidenciales declaró repetidamente que Erdogan decidió comprar el sistema de misiles S-400 a los rusos.

ARCHIVO - Un militar ruso pasa por los sistemas de defensa de misiles S-400 en el centro de Moscú, el 29 de abril de 2019.
ARCHIVO – Un militar ruso pasa por los sistemas de defensa de misiles S-400 en el centro de Moscú, el 29 de abril de 2019.

Los medios de comunicación progubernamentales informan que una de las dos baterías de misiles tendrá su base en Ankara esta semana, lo que explica la posición de Erdogan, según el analista de Global Source Partners, Attila Yesilada, un consultor de gestión empresarial con sede en Nueva York.

¿Proteger Ankara?

“Si una de las baterías estuviera realmente en Ankara, donde no tendría un propósito defensivo para proteger las instalaciones vitales de amenazas extranjeras, creo que el presidente Erdogan tendría un interés personal”, dijo Yesilada, “porque el único activo que vale la pena proteger en Ankara es el parlamento y el palacio”.

“Pero no quiero pensar que nuestro presidente o cualquier otro presidente se haya vuelto tan paranoico que tenga miedo de su propia fuerza aérea. Me parece irracional”.

Según los informes, la batería S-400 se instalará en la Base Aérea de Akinci, cerca de Ankara. La base aérea fue el cuartel general de conspiradores condenados por un intento fallido de golpe de estado en 2016, que se saldó con 251 muertos. El palacio y el parlamento de Erdogan fueron bombardeados repetidamente durante el golpe.

Tres años después del intento de golpe, continúan las detenciones masivas de personal militar. El lunes, los fiscales emitieron 176 órdenes de detención contra personal militar en una operación que abarcaba el ejército, la fuerza aérea y la marina. Tras el intento de golpe de estado, Turquía degradó a 716 pilotos de combate.

ARCHIVO: el clérigo islámico Fethullah Gulen aparece en su residencia en Saylorsburg, Pa., El 28 de diciembre de 2004.
ARCHIVO: el clérigo islámico Fethullah Gulen aparece en su residencia en Saylorsburg, Pa., El 28 de diciembre de 2004.

Ankara acusa al clérigo turco Fetullah Gulen de organizar el intento de toma del poder. Gulen, que reside en los Estados Unidos, rechaza categóricamente la acusación.

“Cuántas veces esperas que tu fuerza aérea te bombardee”, dijo Soli Ozel, experto en asuntos exteriores de la Universidad de Estambul, Qadir Hasa, y agregó: “La elección de la ubicación del sistema S-400 también sugiere de dónde esperas a tus enemigos”.

“Si el país no resuelve estos problemas [supuestas amenazas militares], tendremos problemas más profundos”, dijo Ozel. “Esta ya no es una cuestión sobre el sistema antiaéreo S-400. Se trata del sistema político de Turquía, la legitimidad del sistema, la unidad del sistema y mucho más”.

Ankara acusa a Washington de que la decisión de comprar un avión S-400, se justifica por la renuencia del entonces presidente Barack Obama y del Congreso a vender misiles Patriot, lo que lo habría obligado a mirar hacia Moscú. Sin embargo, siguen existiendo dudas sobre la justificación militar de las compras de misiles rusos.

“No es lógico en absoluto”.

“Desde un punto de vista militar, no hay lógica”, dijo el ex general turco Khaldun Solmazturk, que ahora dirige el Instituto Turco del Siglo XXI, una organización de investigación con sede en Ankara.

“La defensa aérea requiere la máxima integración”, dijo. “Se trata de la integración en toda la OTAN, incluidos los aviones de combate, el mando y control de la defensa aérea, etcétera. El sistema de defensa antiaérea de la OTAN es un sistema robusto e integrado”, dijo, y “la introducción de un sistema S-400 hecho en Rusia sería impensable”.

ARCHIVO - Dos aviones F-35 llegan a la Base de la Fuerza Aérea Hill en el norte de Utah, el 2 de septiembre de 2015.
ARCHIVO – Dos aviones F-35 llegan a la Base de la Fuerza Aérea Hill en el norte de Utah, el 2 de septiembre de 2015.

Las largas fronteras de Turquía significan que la defensa aérea del país ha dependido de aviones de combate durante décadas, no de una cantidad reducida de misiles transportables. Hace dos años, varias ciudades turcas en la frontera siria fueron objeto de ataques con cohetes de corto alcance , por los que se  acusó a los rebeldes kurdos sirios. Sin embargo, los observadores dicen que cualquier amenaza de misiles ha pasado.

“Turquía no necesita un sistema de defensa antimisiles”, dijo Yesilada. “¿Quién puede atacarnos con misiles?  Los únicos países con este potencial son Rusia e Irán, y son aliados. Nadie más tiene un arsenal de misiles de largo alcance.

Sin embargo, Ankara insiste en que el S-400 también contribuirá al rápido desarrollo de la industria de defensa local mediante la transferencia de tecnología. “Con la voluntad de Aláh, comenzaremos la producción conjunta. No hay problema”, dijo Erdogan a los periodistas el miércoles.

La transferencia de tecnología ha sido y sigue siendo un obstáculo en los esfuerzos de Ankara para adquirir los misiles Patriot estadounidenses. Sin embargo, los observadores consideran que sigue sin estar claro qué parte de su tecnología de misiles más avanzada está dispuesta Rusia a compartir con otros países, dada la adhesión de Turquía a la OTAN.

Washington también advirtió que si se completa la venta de los misiles S-400, las empresas de defensa turcas serán expulsadas del consorcio que construye el caza F-35, perdiendo miles de millones de dólares en contratos.

El aumento del coste de adquisición del sistema antiaéreo S-400 para Ankara sólo puede llevar a un análisis más profundo de las razones por las que Erdogan sigue decidido a completar esta compra.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More